Páginas vistas en total

viernes, 23 de marzo de 2007

El odio de García Meza contra Emilio Lanza

"Este chico siempre fue conflictivo. Hay cierto tipo de oficiales que no cambian dentro la vida institucional" sostuvo el ex-dictador cuando Tomás Molina, uno de sus biógrafos le pido referirse al primer levantamiento militar en su contra a cargo del entonces coronel Emilio Lanza. "Tipos como Lanza son contrarios a todo, siempre están descontentos, siempre están protestando, siempre están causando problemas. Este es el caso de Emilio Lanza. Es como la mayoría de los bolivianos que nunca están conformes con nada. Si el gobierno hace cosas buenas lo atacan, si hace cosas malas lo atacan. Este chico era siempre así, desde subteniente, renegado, descontento con todo, siempre criticando. Edecán de Ovando fue oficial del CITE, fue paracaidista uno de los buenos, primero del paracaidismo deportivo. Se acercó a mí, quiso hacerse mi amigo y siempre me pedía favores, desde cuando fue mi alumno en la escuela de Comando y Estado Mayor y después que salió quizo ser a toda costa Comandante del CITE, pero yo lo destiné a Tupiza. Después insistió, me traía botellitas de whisky y yo le dije que no hay necesidad de traerme regalitos. Lo nombré comandante y éste se metió en cosas ilícitas, en el narcotráfico. El CITE era un lugar donde guardaban los narcotraficantes su producción y esto sabía inteligencia del Estado. Todo esto lo sabe un coronel Zabala de la Policía, lo sabía todo y me vino a dar parte, entonces cuando lo íbamos a cambiar me hizo ésto. Se me levantó" (Pag. 130. Testimonio de un Dictador)
Insistió el autor. Entonces no hubo motivaciones patrióticas en el levantamiento. "No. Jamás hubo patriotismo, fue para tapar cosas mal hechas. Pretendió detenerme cuando estaba en una reunión: Lanza, qué hace aquí, porqué no está en su unidad? Me respondió: Estoy viniendo a tomarlo preso". Reveló que lo hizo tomar preso, pero que oficiales de la Séptima lo ayudaron a escapar en un turril de gasolina. "Un mal tipo. Mi mujer lo agarró a sopapos en Santa Cruz, porque sabía que era un traidor. Me pagó mal, se metió con el narcotráfico. Hizo quedar mal a la Institución, a su Unidad y todavía habla mal de mí. Tiene un librito que ha hecho. Mi mujer lo encontró en Los Tajibos, estando acompañada del Dr. Vaca le dijo: "Este enano sinvergüenza que no ha tenido la suficiente hombría para hablar con mi marido y así aclarar las cosas y chan chan le tiró dos sopapos delante de sus oficiales. Lanza gritó Policía Militar, Policía Militar pero nadie le hizo caso.
Tomás Molina insistió que si ésto ocurrió siendo Presidente. No. Yo estaba en la clandestinidad. La referencia a Horma Cabrera, la esposa fallecida del reo condenado a 30 años de prisión sin indulto en Chonchocoro, La Paz. Ver: E.Lanza contestatario.