Páginas vistas en total

jueves, 29 de marzo de 2007

Navegando en un mar de contradicciones

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada día ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico.
El despido del ex-ministro Dalence ha sacudido el tema de la explotación minera. Dalence formado en la escuela del PRIN, fundado y sostenido por el legendario líder obrero Juan Lechín, fue convocado al equipo de Evo Morales en el momento de gran crisis político-sindical provocada por el enfrentamiento de dos grupos rivales en el centro minero de Huanuni que causó la muerte de 14 trabajadores mineros. Dalence tuvo el acierto de convocar a los tradicionales mineros a incorporarse a la Empresa Huanuni, que forma parte de la otrora muy poderosa Corporación Minera de Bolivia.
Dalence trabajó con denuedo y singular esfuerzo para desplazar a los "jukus" (ladrones de mineral del interior de la mina) que a su vez entregaban el fruto de su rapiña a las denominadas Cooperativas Mineras.
Para muchos la existencia de estas Cooperativas resultó siendo una revelación porque poseen miles de seguidores, mucho dinero, apreciable número de unidades de transporte y controlan un centenar de unidades productivas, al punto que conforman un poder tan grande que ha terminado por tumbar al Ministro Dalence.
Esta pugna entre asalariados (La COMIBOL y la Federación de Mineros o lo que queda de ella) y los denominados "cooperativistas", ha creado fricciones en medio del MAS y del propio Gobierno que ha dado señales de contradicción. En un determinado momento, se inclinó por las cooperativas y nombró un ministro del grupo, luego de la masacre de Huanuni, transfirió el poder a los asalariados, pero bastó una demostración de fuerza de los primeros que desplazados a la sede de Gobierno armados de dinamita e identificados con sus cascos de mineros, asolaron la ciudad durante muchas horas y repitieron sus ya tradicionales consignas "no hablamos con intermediarios, queremos al dueño del circo" para indicar que no se marcharían de La Paz, hasta firmar acuerdos directamente con el Presidente Evo Morales.
Y es que "los cooperativistas", son un factor de poder real y Morales sin pesar alguno, les devolvió sus privilegios y la alícuota de poder. De ahí a cortarle la cabeza al sector de asalariados (Vale decir el Ministro Dalence) no tardaría sino algunos dias.
De modo que por el momento, los "pobres trabajadores mineros" han vuelto al abandono y de nuevo se sientan a la mesa "los cooperativistas", que no son sino grupos de presión caudillista, con enormes recursos para imponer sus consignas.
Causa pesar por ello, la notoria contradicción estatal en este peligroso pendular.