Páginas vistas en total

lunes, 30 de abril de 2007

Evo Morales trueca oro por espejitos y abalorios

Amplia difusión por todo el mundo, del artículo de Soliz Rada ex-ministro de hidrocarburos que fue autor del famoso decreto de "Nacionalización de Hidrocarburos".

La maldición del gas, ha tumbado a diez altos funcionarios hasta la fecha
Se confirmó la 'maldición' que persigue a los principales gestores del sector desde 2002.Un ministro, dos viceministros, tres presidentes de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), dos superintendentes de Hidrocarburos y otros funcionarios de nivel ejecutivo fueron cesados en medio de escándalos o dimitieron alegando diversas razones.Incluso el actual ministro del sector, Carlos Villegas, anunció su renuncia este año, así como el Superintendente de Hidrocarburos, Mario Adrián, pero Morales les disuadió de abandonar el barco de la nacionalización.Villegas afirmó el viernes, en entrevista con Efe, que Morales confía en que las frecuentes crisis de autoridades petroleras terminarán ya.'Vamos a terminar la reestructuración del sector... Vamos a tener una Agencia Nacional de Hidrocarburos. Implementaremos las políticas y estrategias, y puedo asegurar que se acabó la inestabilidad', afirmó el ministro.Pero la llamada 'maldición' del gas, principal producto de exportación de Bolivia, ya dejó tirado en el camino al equipo que diseñó la nacionalización, formado por Andrés Soliz Rada en el ministerio, Jorge Alvarado en la presidencia de YPFB y Víctor Hugo Sainz en la Superintendencia.


Los dos últimos se 'quemaron' tres meses después de que Morales decretara el control estatal de los hidrocarburos en mayo de 2006, a raíz de denuncias de la Superintendencia y otras instancias de control sobre irregularidades en un contrato de YPFB para exportar petróleo a Brasil con un intermediario.Morales primero defendió a Alvarado, pero terminó relevándolo, y de paso destituyó al superintendente Sainz, al viceministro de Hidrocarburos Julio Gómez y a otros denunciantes de aquel primer gran escándalo de la nacionalización.Un mes después, Soliz Rada, abogado y periodista con un discurso radical contra las petroleras extranjeras, abandonó el Ejecutivo tras haber sido desautorizado por Morales en un enfrentamiento con la brasileña Petrobras, a la que intentó quitar el control de dos refinerías.Su distanciamiento de Morales llegó al punto de que ahora afirma que la nacionalización se 'arrodilló' ante las petroleras, que 44 contratos firmados en octubre con 12 empresas son 'perjudiciales' para Bolivia y que 'el gobierno avanzaría más si sus altos dirigentes mintieran menos'.


Pero la inestabilidad en el sector no terminó con la caída de los tres principales ejecutivos de la nacionalización cuando se decretó, ya que el sustituto de Sainz, Santiago Berrios, duró apenas doce días en la Superintendencia, y el de Alvarado en YPFB, Juan Carlos Ortiz, cinco meses.En otra decisión polémica, el mandatario designó en enero a Manuel Morales Olivera (que no es pariente suyo) como tercer presidente de la petrolera estatal en menos de un año.Ese nombramiento fue objetado por la oposición y la prensa porque Morales Olivera no tiene título universitario ni experiencia en el sector, como exigen los estatutos de YPFB.También fue criticado el vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera, por decir que fue nombrado por sus 'antecedentes familiares', ya que su padre, Manuel Morales Dávila, es dirigente del partido en el poder, el Movimiento al Socialismo (MAS), y una hermana es directora de Aduanas.Finalmente duró menos de dos meses y fue removido a raíz del descubrimiento de numerosos errores e irregularidades en la negociación y en la ratificación parlamentaria de los 44 contratos firmados en octubre.


El gobierno afirmó que eran errores 'de forma', pero la oposición denunció que incluso hubo delitos, y actualmente Morales Olivera y sus asesores están siendo investigados por la justicia.Los 'errores' incluyeron el envío al Congreso de convenios diferentes a los firmados originalmente con Petrobras, la hispano-argentina Repsol YPF y la francesa Total, así como cambios de nombres de empresas y de ubicación de yacimientos en los textos de las leyes de ratificación, lo que llevó a repetir este año el trámite parlamentario.Cuando se cumplen 12 meses de nacionalización y 6 desde su firma, los 44 contratos tienen pendiente aún su protocolización en notaría para poder entrar en vigor.Pero la cadena de escándalos petroleros no es nueva en Bolivia, ni exclusiva de


Evo Morales, pues desde agosto de 2002 hubo diez ministros de Hidrocarburos en cuatro gobiernos.En 2003, Gonzalo Sánchez de Lozada abandonó su segundo mandato tras 14 meses en el poder, en medio de protestas contra un proyecto de exportar gas a Estados Unidos por puertos chilenos.En ese corto periodo tuvo dos ministros de Hidrocarburos, pero le ganó su sucesor, Carlos Mesa, que en 19 meses de gobierno nombró cuatro, y les siguió Eduardo Rodríguez, que sólo estuvo siete meses en la Presidencia pero tuvo dos.


Esta claro que en las encuestas Evo sigue bien y sin quemarse, pero esta tactica de tener una camarilla que actua a lo bonzo puede dar resultado a corto plazo. el Presidente a la larga quedarà mas chamuscado que todos los que ahora han caido, pues el responsable de lo que se hace y se deshace es èl y solo èl.