Páginas vistas en total

domingo, 6 de mayo de 2007

Democracia sinónimo de libertad de prensa

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada día ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico.

Estos días se habla de un proyecto llamado a limitar el acceso a la información que viene del Ejecutivo, nada menos que de Transparencia, autoridad llamada a trasmitir la prístina verdad de cuanto ocurre hacia los medios. El tema es algo complejo y amerita que nos vayamos adentrando en su contexto. Adelantemos que la libertad de prensa debe ser amplia, irrestricta y real. En las viejas democracias, en Suecia especialmente, un comunicador puede llegar a un Ministerio o Dirección General y pedir el listado de la documentación que ingresó al despacho y de la que salió, el funcionario tiene obligación de exhibir las cartas, legajos, documentos en forma irrestricta. El comunicador no recibe copia, pero puede anotar los textos del interés de su crónica. Este hecho tiene una enorme trascendencia, despoja de secretos y reservas y permite que el ciudadano conozca cuanto sucede.

Ahora bien se objeta que el proyecto, además de limitar el acceso a la información que debería brindarse se niega su conocimiento con el sello de "reservada" o "secreta" aduciendo razones de seguridad o sospecha de corrupción. Como sea, las organizaciones de los periodistas advierten un peligro de ocultar ciertos hechos en desmedro de justamente "la transparencia" que debe existir en el tratamiento de la documentación oficial. Antonio Vargas sostuvo que la combinación de ambos puede desatar una ''cacería de brujas'' contra opositores, periodistas y propietarios de medios de comunicación.

En un comunicado, la Asociación Nacional de Prensa (ANP aludió a la polémica al manifestar su ''firme propósito de lograr una conjunción en torno al derecho a dar y recibir información''.

La ANP ha conferido el Premio Libertad por su tarea en favor del respeto de los derechos humanos, la democracia y la libertad de expresión al primado de la Iglesia Católica en Bolivia, cardenal Julio Terrazas.

El prelado, en declaraciones a la red de diarios Líder, al exhortar al gobierno y a las asociaciones de prensa a buscar el entendimiento, señaló que ''sin libertad de prensa, no hay democracia''.

No podemos clausurar el debate sin adelantar que bien merece otras consideraciones antes de que el tal proyecto sea remitido a una Comisión de la Constituyente.