Páginas vistas en total

jueves, 28 de junio de 2007

Bolivianos Somos Todos

Nos salvamos juntos o no se salva nadie
Profundamente angustiados por los dramáticos momentos que vive nuestra Patria, alarmados e indignados por la insistencia con que el MAS se empeña en cometer un suicidio nacional, pero optimistas porque a pesar de todo confiamos en que los bolivianos seremos capaces de unir nuestras voluntades para enmendar los errores hasta ahora cometidos y construir un mejor futuro común, manifestamos:
1.- Estamos conscientes de que para preservar la paz, la unidad de nuestro país, y la viabilidad de nuestro futuro común, debemos actuar con un amplio espíritu de concertación, tolerancia, respeto a quienes no piensan como nosotros, lo que nos obliga a hacer algunas concesiones.
2.- Sin embargo, esa nuestra voluntad tiene un límite más allá del cual nos negamos a ceder. Estamos dispuestos a defender una línea trazada por valores, principios, normas e ideales acumulados por una larga experiencia durante la historia de la humanidad y de nuestro país y no por mezquinos intereses circunstanciales. Estos principios básicos son:

- La plena vigencia del Estado de Derecho, lo que incluye:
- Respeto a los principios de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

- Respeto a la libertad de expresión - Respeto a la propiedad privada - Independencia de los tres poderes del Estado - No a la imposición de un supra-poder que someta a los tres poderes del Estado - Preservación y perfeccionamiento de las instituciones republicanas - Preservación de la unidad de nuestro país. NO al Estado plurinacional, SÍ a la sociedad diversa y pluricultural
- Respeto a las minorías en todas las comisiones de la Asamblea Constituyente
3.- Exigimos que se respete el marco legal vigente, los términos en que fue convocada la Asamblea Constituyente. Exigimos que se respeten los resultados del referéndum autonómico vinculante: cuatro departamentos dieron el SI a las autonomías y cinco NO a las autonomías. Con el mismo vigor con que respaldamos a la Junta Autonómica integrada por los Departamentos en los que ganó el SI, apoyamos a los Departamentos en los que ganó el NO. Ello implica que así como se debe respetar la voluntad de quienes optaron por la autonomía, no se puede imponer ninguna forma de autonomía, mucho menos los cinco niveles que propone el gobierno, en los departamentos en los que ganó el NO. Si se quiere reconsiderar esos mandatos del pueblo, proponemos que se convoque a un nuevo referéndum.
3.- Durante los diez meses y 18 días transcurridos desde la instalación de la Asamblea Constituyente, se pudo comprobar que lejos de ser un espacio de concertación, sólo ha servido para agudizar las diferencias, resentimientos, odios entre bolivianos y disminuir nuestros factores de unión. Como si eso fuera poco, las comisiones no han concluido su trabajo en los plazos previstos y con cada día que pasa se aleja la posibilidad de que lo hagan. Es decir, la Asamblea Constituyente no ha logrado ninguno de los objetivos para los que fue convocada, provocando una gravísima crisis de Estado.
4.- Ante el previsible fracaso de la A.C., exigimos que se respete la Ley de Convocatoria, por lo que debe darse por concluida su actividad el 6 de agosto de 2007, lo que implica reconocer la plena vigencia de nuestra actual Constitución Política del Estado. Exigimos a nuestros representantes que a partir de esa fecha retomen su condición de simples ciudadanos sin ningún derecho a tomar decisiones en nuestro nombre. Rechazamos cualquier intento de prolongar su mandato.
5.- Expresamos nuestro total respaldo a todos los sectores de la sociedad boliviana cuyas propuestas no han sido atendidas por la A.C.: diversos movimientos sociales, instituciones educativas (Universidades y sistema educativo en general), Fuerzas Armadas, Policía, cooperativistas mineros, transportistas, y muchos otros, lo que confirma que los aparentes esfuerzos por recoger las demandas de la sociedad, como la gira de asambleístas por todo el país, fue sólo un tramposo espectáculo.
6.- Negamos que la polarización resultante del conflicto de visiones sobre el futuro de nuestro país que se manifiesta en la A.C. tenga como principal causa la división entre Oriente y Occidente y mucho menos la denominada “Media luna” contra el resto del país. Lo que nos divide a los bolivianos es:

NUESTRA VISIÓN
LA VISIÓN DEL MAS

El futuro está hacia delante
El futuro está atrás

El bienestar de todos los bolivianos sólo se podrá conseguir mediante el esfuerzo común y solidario, el trabajo, las inversiones nacionales y extranjeras, la producción de riqueza y la mejor distribución de oportunidades para crearla.
El bienestar de los bolivianos se conseguirá entregándole al Estado la responsabilidad de administrar nuestros recursos, distribuyendo según la voluntad de los burócratas las rentas del gas y el fruto del esfuerzo productivo de empresarios y trabajadores.
Reforzar los lazos que más allá de nuestras diferencias nos unen a todos los bolivianos y nos inducen a trabajar unidos por un país mejor
Reforzar todos los factores que nos dividen, nos inducen al resentimiento, al odio, la intolerancia y la violencia.
Basar nuestras esperanzas de un futuro mejor en nuestros recursos humanos, dedicando nuestros mejores esfuerzos a mejorar la educación, salud y oportunidades de progreso de todos los bolivianos, reforzando los vínculos de solidaridad que favorezcan a los más necesitados.
Delegar nuestras esperanzas a una élite de burócratas que en nombre de todos los bolivianos dispongan de nuestros recursos económicos fomentando una cultura de rentismo, clientilismo, y asistencialismo desviando las energías de la sociedad hacia la disputa por la obtención de limosnas estatales.
Fomentar iniciativas productivas basadas en alianzas de emprendedores de la ciudad y el campo. Unir los esfuerzos de campesinos, profesionales y empresarios.
Enemistar a profesionales, empresarios, obreros y campesinos, para que el Estado sea el único distribuidor de limosnas privilegiando a quienes se someten a su voluntad y castigando a quienes se le resisten.
Reforzar nuestras instituciones republicanas, perfeccionarlas superando sus limitaciones y defectos..
Destruir la instituciones de nuestro país, sustituyéndolas por “movimientos sociales” sometidos al MAS.
Seguir el ejemplo de países como Brasil, Chile o Colombia, que mediante la democracia, la libertad, el respeto al espíritu emprendedor de sus habitantes están obteniendo excelentes resultados.
Seguir el ejemplo de Cuba, Venezuela, Haití, Nicaragua o la Colombia de las FARC (Base del ALBA –TCP), que optan por la distribución de la pobreza.
En el plano internacional, aliarnos a los países más prósperos del mundo: Estados Unidos, Unión Europea, Japón, Corea del Sur, China, India y otros que han encontrado el camino que conduce al bienestar de sus pueblos.
Someternos a la estrategia geopolítica de países como Irán, Siria, Corea del Norte, Libia y otros que, además de sumir a sus pueblos en la miseria, gastan sus recursos económicos en la preparación de una guerra de escala mundial.

7.- Consideramos que es la confrontación de esas dos visiones la que nos está dividiendo a los bolivianos y no nuestro origen étnico o social. Prueba de ello es que el crecimiento de las dos ciudades más pujantes de Bolivia, El Alto y Santa Cruz, es el resultado de las iniciativas emprendedoras y el trabajo productivo de bolivianos que de todos los rincones del país migraron a ellas para desplegar su voluntad de progreso en vez de esperar, pasivamente, lla caridad del exterior.
8.- Nos solidarizamos con los grandes, medianos y pequeños empresarios que durante los últimos años han logrado extraordinarios resultados en sus esfuerzos por proyectarse al mercado mundial, esfuerzos que están a punto de ser condenados a la frustración por la virtual pérdida de los mercados del Norte a raíz del fracaso de las negociaciones para prolongar la vigencia del ATPDEA. Exhortamos al gobierno a que en vez de cerrar los mercados del mundo que se nos han abierto, suscriba tratados de libre comercio con todos los países dispuestos a comprar lo que producimos.
9.- Condenamos la política hidrocarburífera del gobierno que en base a mentiras, falsos datos y múltiples engaños, ha hecho creer a los bolivianos que la supuesta nacionalización de los hidrocarburos nos traerá un futuro de bienestar. Como los hechos ya lo demuestran, denunciamos que al ahuyentar a las inversiones y poner recursos hidrocarburíferos en manos de burócratas inexpertos y sometidos a criterios políticos y no técnicos y económicos, sólo conducirá al mayor empobrecimiento de nuestro país. Las amas de casa tendrán que comprar gas importado de Venezuela, los industriales tendrán que disminuir sus actividades por falta de combustible, muy pronto comenzaremos a sentir escasez de gasolina y energía eléctrica, y tendremos que indemnizar a Argentina y Brasil por no poder cumplir con los contratos suscritos. Todo eso es inadmisible siendo el nuestro uno de los países mejor dotados por la naturaleza en recursos energéticos.
10.- Exigimos a los verdaderos conductores del proyecto político ejecutado por el MAS, los comandantes Fidel Castro y Hugo Chavez, que retiren sus manos de Bolivia y nos devuelvan el derecho a ejercer nuestra plena soberanía.
11.- Instamos a todas las instituciones, asociaciones ciudadanas, grupos cívicos, partidos políticos y ciudadanos en general a hacer un esfuerzo para superar nuestras circunstanciales discrepancias, deponiendo mezquinos intereses individuales o grupales, para unir esfuerzos alrededor de un solo objetivo: la salvación de nuestro país y la recuperación de un futuro común.

Cochabamba, 24 de junio de 2007