Páginas vistas en total

lunes, 27 de agosto de 2007

Reposición de los bonos de lealtad?

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. A las pocas semanas de ocupar el Palacio en forma abusiva y cruenta, García Meza dispuso de un ingreso a Caja del Tesoro de la Nación (por devolución de un cargamento de cereales en mal estado) y pagó a sus más próximos empezando por (en aquellos días jefe de la Casa Militar y Asesor de Seguridad) Faustino Rico "bonos de la lealtad" con sendos memorandums que se conocieron más tarde. En la práctica no era sino el pago vil por la traición a la CPE y la defenestración de un Gobierno Constitucional, era el pago a la villanía, que quedó para la historia. Según Dante Pino que escribe para el portal hoybolivia.com se está reponiendo la figura. Veamos:

Hay algunos que dicen que estamos viviendo "grandes transformaciones", y hay quienes creen que "la revolución cultural democrática" avanza. Pues bien, ni tenemos alguna pequeña transformación ni mucho menos existe alguna revolución cultural. Pero eso sí, las viejas costumbres políticas, las marrullerías, las bellacadas, la demagogia y la impostura, esta no sólo intacta, sino fortaleciéndose cada día.
Yo recuerdo que el General García Meza, repartió Bonos de Lealtad, a sus seguidores para que al menos con ellos le sean sumisos, le sigan y le alaben las estupideces que hacía cada día. Se dijo que danzaron millones y que con ese dinero se hicieron fortunas. El ex dictador, afirma eso en el libro Testimonio de un Dictador de Molina Céspedes. Los trata de vivillos, de oportunistas y por supuesto de desleales.
El dinero provenía del narcotráfico, el recaudador Arce Gómez, se encargaba de llevar los billetes hasta el Palacio y el reparto de hacía sin rubor en la cara. En eso se basaba la seguridad del régimen narco- delincuencial. En eso Bonos, en ese dinero mal habido y en esas conciencias que pensaban que nunca serían juzgadas y menos condenadas. Pues lo fueron.
Esos señores, militares, hombres de armas y de juramento a la bandera, que creyeron que iban a perpetuarse en el Poder, se fueron en dos años. El pueblo se encargó de eso. Ahora tales asuntos parecen revivir, en medio de un silencio que me parece atroz y ciertamente peligroso.
El periódico La Razón en su edición del 25 de agosto, muestra en la página A17 una fotografía donde se mira al Presidente Morales abrazando al máximo representante del Alto Mando Militar y explicando que en ese abrazo y en el casino del Colegio Militar se entregaron cheques.
La danza de los millones. La nota nos comunica que el Presidente Evo Morales entregó 5.491.462 dólares americanos a las FFAA, desglosándolos de la siguiente manera: 3.568.000 dólares para el Ejército; 1.181.000 para la Fuerza Naval Boliviana y 771.395 para la Fuerza Aérea. Esto ocurrió el 27 de julio del presente año.
Pero ahora el Ministro Quintana, comunica que existen otros seis millones de dólares para las FFAA para "mejoramientos básicos". Se abrieron unas cuentas fiscales, donde se depositan estos recursos hasta un techo de cincuenta mil dólares americanos. Tres Ministerios elaboraron el reglamento. Presidencia, Hacienda y Defensa.
Usted dirá no es lo mismo. Por supuesto. García Meza repartía en efectivo y directamente a los interesados, Ahora hay cuentas fiscales, se depositan en ellas, y se entregan cheques que deben ser depositados en las cuentas fiscales de las FAA. Esto, implica una modificación substancial del Presupuesto de las FAA. que redefine, a su vez, el Presupuesto General de la República. Y se redacta un Reglamento, que no puede estar por encima de la Ley SAFCO cuya aplicación, tiene un decreto reglamentario. Así que vaya uno a saber para que se necesita el Reglamento de marras.
Más allá de lo descrito, está claro que se quiere tener a las FFAA sujetas a estos Bonos Extraordinarios, importantes para la institución castrense. Se quiere que recuerden que es el Presidente Morales quien da el dinero, que le envía el Presidente Chávez. Por eso, llegan militares venezolanos y cubanos sin que el Alto Mando diga chi ni mus. Por eso el embajador venezolano habla de intervención armada en Bolivia, si existieran zarpazos al Gobierno del MAS. Y por eso se plantea una reelección indefinida sin necesidad de mirar por sobre el hombro, a las charreteras.
Seamos claros, el silencio de las Fuerzas Armadas, no es por otra cosa, que el debido respeto a los futuros desembolsos que deben operarse poco a poco. Ese techo de 50 mil dólares americanos para llegar a seis millones es una manera de controlar ímpetus no deseados. Lo normal en todo caso, hubiera sido que las FFAA presenten proyectos que requieren financiamiento y estos sean atendidos mediante una negociación con Venezuela. Lo extraño es que primero llega la plata, luego se ve en qué se gasta y mientras tanto se disponen los recursos.
Para yapa, se decide modificar las normas de contratación de servicios, eliminando el precio referencial y abriendo las puertas para que los malos manejos se multipliquen milagrosamente. Bueno, los que defienden el cambio, ahí tienen los hechos. Los que piden con poses jesucristianas que se convoque a una cumbre, al diálogo, al consenso, para que la Asamblea Constituyente, base substancial para la prorroga totalitaria, no se termine, son los que mañana deberán, calladitos, mirar el paso de parada con el que se saludará al nuevo dictador.