Páginas vistas en total

martes, 23 de octubre de 2007

Oremos por los californianos

Se ha desatado el infierno en la tierra. Arde California en escenas dantescas, nunca vistas en la historia de la humanidad. Zonas de enorme extensión han sido arrasadas por vientos huracanados de 80 kilómetros por hora.

Miles de viviendas han virtualmente desaparecido y se convirtieron en cenizas, incluyendo las casas de estrellas de cine, muchas de ellas valoradas en millones de dólares. La vanidad y el lujo que exhibían compitiendo unas con otras se han convertido en humo. El Presidente ha declarado estado de catástrofe y el gobernador ha decretado estado de sitio, con toque de queda para evitar los saqueos y establecer cierto orden. La Reuter nos lo informa con éstas palabras:

La decisión del presidente autoriza a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) a coordinar "todos los esfuerzos para paliar el desastre" en el área, de acuerdo con un comunicado divulgado por la oficina de prensa de la Casa Blanca.Al menos 13 incendios, avivados por fuertes vientos secos que soplaban desenfrenados en la parte sur del estado, han quemado 81.000 hectáreas y han causado la muerte de una persona y heridas a más de 30.La oleada de rápidos incendios consumieron el lunes una gran franja del sur de California, destruyendo cientos de viviendas y obligando a evacuar a más de 250.000 personas de barrios, colegios y hospitales.Las autoridades prepararon un estadio de fútbol y una enorme zona ferial como refugio para miles de evacuados proporcionándoles comida y agua.Las tormentas causadas por los incendios cerraron importantes autopistas estatales, colegios y empresas y nubes de espeso humo negro se deslizaban por gran parte del sur de California, haciendo desaparecer el Sol.Con los bomberos y los servicios de emergencia del estado abrumados por la situación, el gobernador Arnold Schwarzenegger dijo que se ha llamado a 1.500 efectivos de la Guardia Nacional, incluyendo a 200 de la frontera mexicana, para ayudar en la lucha contra el fuego y en las evacuaciones.El comunicado de la Casa Blanca señala que las medidas de emergencia, incluida la asistencia federal directa, será otorgada en un 75 por ciento por fondos federales.