Páginas vistas en total

lunes, 8 de octubre de 2007

Sucre exije la continuación de obras viarias

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico.El Comité Institucional ha decretado un paro general de actividades con bloqueo de carreteras, pidiendo que ABC (Administración de Carreteras que sustituye al Servicio de Caminos) continúe con la importante vía que le une con Tarija. La decisión ha sido contundente. Veamos:

El Comité Cívico de Chuquisaca, declaró paro cívico de 24 horas, con bloqueo de carreteras y paralización de actividades públicas y privadas, como protesta contra la Administradora Boliviana de Carreteras, que no da solución a la reanudación de los trabajos en la carretera Potosí-Camargo-Tarija.

El paro que será acatado por los comités cívicos del sur del país, fue coordinado en la reunión del 20 de septiembre en Tarija, oportunidad en la que la presidenta de la ABC, Patricia Ballivián, prefirió reunirse con sectores afines al MAS y no con los comités cívicos.

La presidenta de la ABC no ha demostrado seriedad, al no dar respuesta seria y documental, para la continuidad de las obras en la carretera Potosí-Camargo Tarija, dijo el Presidente del Comité Cívico de Chuquisaca, Jhon Cava.

La ABC, no nos ha dicho cómo va ha garantizar el financiamiento para la reanudación de las obras y cuáles serán los nuevos cronogramas de ejecución, afirmó.

El que hayan rescindido el contrato con la actual empresa es problema del gobierno y la ABC, lo que nosotros queremos es que reinicien las obras que actualmente están totalmente paralizadas y abandonadas, situación que está ocasionando más perdidas cada día de retraso, dijo.

Le medida ha sido coordinada con la Federación de Chóferes, el Sindicato del Transporte Pesado y CIDEPRO. Será con bloqueo de calles en Sucre, de carreteras en el departamento.



La construcción de la carretera Potosí-Camargo-Tarija, estaba a cargo de la empresa brasileña Queiroz Galvao, pero debido a la rescisión decidida por la ABC, abandonó las obras.