Páginas vistas en total

lunes, 25 de febrero de 2008

"un gobierno desesperado" afirma Dante Pino

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. Usando la palabra como un sable, Dante Pino analiza y enumera las acciones de las que el gobierno del cambio, salió mal parado en los 26 meses que lleva en el poder:

Las últimas declaraciones nos pintan un Gobierno que está enredado, sin resultados de gestión económica y social, politizado hasta el cuello y sin una agenda nacional que le permita retomar el control del Estado.
No se sorprenda. Es cierto. Casi no tenemos Estado y aunque usted no lo crea casi no tenemos Gobierno.
Lo paradójico es que este Gobierno tuvo un 54 por ciento de apoyo electoral, una apertura internacional pocas veces sentida, un deseo de sumarse al cambio casi unánime y todo esto en dos años y poco se fue por la canaleta de los desechos. ¿Cómo una victoria electoral tan impresionante pudo llegar a este punto?
Los oficialistas del Palacio y el Congreso, dicen que la culpa es de la oposición, de unas cuantas familias cruceñas y de unos Prefectos rescoldos de la vieja partidocracia. ¿Usted cree eso? Si es así, entonces no podemos sino exclamar ¡que inteligente oposición! En dos años logró desbaratar un gobierno con gran respaldo popular. Y a eso deberíamos agregar que la vieja partidocracia juega mejor a la política que estos cachorros llorones y babosos.
Pero eso de echar la culpa “al otro” no es sino el reflejo de la incapacidad para explicar los errores y desaciertos que como Gobierno han tenido. Empezando por su medida estrella: la nacionalización del gas. Obra ejecutada en un acto de voces discordantes y pésima actuación, con el final triste de no tener gas para cumplir con los compromisos externos y de ocasionar el desabastecimiento de este combustible en el mercado interno. Esta primera medida masista merecerá ser recordada como el ejemplo de lo que “no hay que hacer, aunque te sientas revolucionario”.
Luego se vino el Bono Juancito Pinto, sustentado en el gasto que le permiten los ingresos del gas. Como estos ingresos no se incrementan sino por el efecto precio, este Bono no tiene futuro. Menos la imitación absurda del Bonosol, cuya sostenibilidad tiene el origen de la incautación de fondos a las Prefecturas.
Ambas medidas denominadas “sociales” tienen el encanto de convertir el superávit fiscal en déficit para este año y de sumarse a las obligaciones del Estado junto con las pensiones de los jubilados. Entre los tres, hay como 700 millones de dólares que el Estado debe pagar, sin considerar el incremento porcentual de los nuevos niños en edad escolar y de los ancianos cada año.
Después de estas estrellas siguieron los luceros. Ante la oferta menguada del arroz, de la carne, de la harina, del aceite abrieron pulperías Estatales importando alimentos y demostrando que son bien machos como enemigos del empresariado nacional y amigos del empresariado extranjero. Es decir prefieren importar que mejorar la producción nacional. Esta nueva ideología izquierdista merece la nominación a la estupidez sin límites.
Como adorno de los luceros, el Gobierno afirma que la elevación de precios en la economía está ocasionada por los empresarios, ante tan burda teoría, ahora dicen que son los “intermediarios” es decir los comerciantes y por ultimo la Embajada norteamericana que no deja de conspirar. Otra demostración de la inteligencia gubernamental liderada por su excelencia Álvaro García Linera un faro de luz en el gabinete del Presidente Morales, que hasta ahora no le achunta dos a un burro a menos de dos metros de distancia.
Bajan las aguas y con ellas suben los precios. Cae la constitución masista y suben las autonomías. Se reduce el Gobierno a tres departamentos y crecen las autonomías departamentales en seis. Se invoca a las Fuerzas Armadas para defender el Gobierno y se olvidan del Estado Mayor del Pueblo. Se ofertan créditos a la pequeña industria y se reparten dineros a empresarios fantasmas. Suben los precios del Gas y disminuye du producción. ¿Qué mas podemos pedirle a este Gobierno para que joda el país al máximo?
(El artículo está publicado en www.hoybolivia.com)