Páginas vistas en total

martes, 1 de abril de 2008

los cambios "profundos" que no se pueden ver

www.hoyBolivia.com reapareció con un diagramado más moderno y legible, con mayor espacio para los textos muy bien, renovarse es vivir! Dante Pino toca otra vez "con el dedo en la llaga" cuando repasa las mentiras de un sistema que se va cayendo a pedacitos, y que es víctima de sus propias contradicciones y de una conducta zigzageante. Veamos:

Dos años para poder sentir los “cambios profundos”, nada más. Y ahora el pueblo comienza a entenderlos. Salarios disminuidos, canasta familiar golpeada, tarifas de agua reajustadas, escasez de gas y diesel, mientras las compras del gobierno de harina, arroz, aceite sirven para que se agrande el contrabando y se enriquezcan algunos comerciantes, iniciando el ciclo de las prebendas o cupos de alimentos que en otras épocas convirtieron en millonarios a simpáticos especuladores que eran militantes del partido en función de gobierno.
Mientras el pueblo es golpeado en su estómago y bolsillo, las transnacionales que debían haber abandonado el país, de acuerdo al discurso de Evo Morales cuando era diputado, tienen contratos renovados y premios adicionales por haberlos firmado.
En todo caso la sujeción o dependencia de la que debía librarnos el MAS se ha fortalecido de tal manera que el país para cumplir con sus compromisos externos tiene que esperar la voluntad de las transnacionales para invertir. ¡Valiente cambio el que tenemos!
En cuanto a muertos por causa de la represión, ya no es necesario cuantificar, sino recordar que así como se juzga al ex Presidente Sánchez de Lozada por haber defendido su gobierno constitucional de la subversión encabezada por el MAS y otros, ante el uso de dinamita y armas de fuego, el actual gobierno debe ser juzgado de la misma manera y responder por todo lo actuado desde febrero de 2003 hasta enero de 2008, período en el cual han ocasionado la muerte de más de 150 ciudadanos bolivianos e innumerables heridos.
Es importante remarcar que paralelamente a la destrucción de la unidad nacional y el capricho de querer prolongarse en el poder a través de una constitución antinacional, se ha destruido la economía nacional causando graves e irreparables daños al desarrollo y progreso de los bolivianos. Por esto han perdido el sustento electoral con el que empezaron.
Al haberse opuesto a la modificación del actual Estado en crisis por un nuevo Estado Nacional Autonómico y pretender dividir al país en pequeñas naciones sin sentido ni sustento con la realidad objetiva que vivimos se han colocado al margen del imperativo histórico que convoca a los bolivianos a salir del centralismo y la dependencia que este conlleva ahogando el desarrollo de los departamentos y de pueblos que componen la nación boliviana.
Ese error sin nombre, es el que los obliga a evitar días de enfrentamiento y dolor, aunque siempre han sido los causantes del luto y la muerte, debemos convocarlos a aceptar su derrota y adelantar elecciones que den un nuevo rumbo y orden al nuevo Estado que nacerá el 4 de mayo de 2008.