Páginas vistas en total

jueves, 8 de mayo de 2008

Dante Pino se pregunta. Quiénes son los oligarcas?

La definición de oligarquía: Gobierno de pocos. ¿Quiénes gobiernan el país? Unos pocos. Ciertamente son esos que en diciembre de 2005 recibieron, según sus propios cálculos electorales el 29 por ciento del voto ciudadano, comparado con el número de ciudadanos en edad de votar.
Para lograr esto, realizaron todas las acciones delincuenciales que se pueda imaginar. Conspiraron contra un gobierno legítimamente elegido, desataron la violencia sin límites, provocaron la muerte de ciudadanos en el Altiplano, utilizaron su sangre para subir la espiral de la violencia, paralizaron el departamento de La Paz, destruyeron caminos, dinamitaron mercados, calles y dispararon contra los propios movilizados. No dejaron pasar ni las ambulancias con heridos, evitaron que los hospitales tengan energía eléctrica, provocaron la especulación de los precios en los mercados y aterrorizaron al pueblo paceño hasta provocarles el síndrome de Estocolmo.
Por eso se explica que La Paz haya votado por el MAS en una demostración de desesperación para evitar que se repita el terrorismo que desataron en septiembre y octubre de 2003. Esa es la explicación que podemos dar a ese “apoyo” paceño que dice contar el gobierno. Pero el tiempo que todo lo cura, ha comenzado a sanar la psiquis paceña y la ciudad ahora sabe que Evo Morales y sus cómplices han sido la causa y hoy son Gobierno gracias al terror que sembraron.
Es una oligarquía delincuencial la que está gobernando. Sin programa, sin norte nacional, sin sentido. Agarrada como garrapata de la piel chavista y castrista coloca a Bolivia en la lista de países ligados al terrorismo internacional, expande la producción de coca -para la- cocaína, utiliza a las comunidades campesinas para producir droga, corrompe a las Alcaldías con dineros de origen sucio, moviliza lumpen social para provocar derramamiento de sangre y divide a los bolivianos.
Sus principales operadores políticos están ligados a o­nG cuyos objetivos tienen como meta financiar la desestabilización de gobiernos democráticos, cosa que ya hicieron en Bolivia. El señor Quintana como Ministro de la Presidencia es el hombre fuerte encargado de ejecutar las instrucciones que devienen desde el despacho de George Soros, su patrón. El resto del equipo debe acompañar a esta figura central del gabinete masista.
Quintana controla las comunicaciones en el país: canal 7 TVB, Radio Patria Nueva, Radio Illimani y ahora ENTEL, maneja la Aduana Nacional, determina el nivel de las relaciones internacionales por encargo de Soros y tiene el mando real de nexo con las Fuerzas Armadas. A su alrededor gira García Linera, y después vienen los círculos menores que están en la o­nG CEJIS de la cual derivan los actuales Ministros de Estado.
Ahí tienen ustedes a la oligarquía que nos gobierna. Son pocos y muy peligrosos. Nos usaron a todos para coronar sus fines. Ahora usan el territorio nacional como una inmensa pista clandestina que exporta droga e importa armas, ¿para qué será?