Páginas vistas en total

lunes, 23 de junio de 2008

uno de los mayores diarios de estados unidos ha entrevistado a la más alta funcionaria estadounidente

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. sus respuestas son una señal del interés con que se digue la situación en Bolivia. Reproducimos parte de la entrevista con wall street journal

WSJ: ¿Está Hugo Chávez ayudándolo?CR: Hay algún tipo de relación, claramente. Usted sabe que han habido indicadores de fuertes guías en que él ha sido muy útil. Él trató de ser útil en las elecciones, para que sea el elegido y etc. Chávez trata de expandir su influencia a través de gobiernos que él considera, lo pongamos así, protegidos. Pero Chávez tiene sus propios problemas; el problema más grande en Bolivia ahora es que Morales está teniendo un mal momento gobernando. Y el movimiento autonómico es particularmente problemático.
El problema se inició el 17 de junio, cuando el gobierno de EEUU llamó a consultas a su embajador en La Paz, Philip Goldberg, después de las manifestaciones ante su legación diplomática en las que miles de personas intentaran rebasar el cordón de seguridad que la rodeaba con piedras y palos y ha criticado las intervenciones de miembros del Gobierno de boliviano.
"Nos preocupan las declaraciones recientes de algunos funcionarios del Gobierno boliviano que hacen dudar del compromiso de Bolivia para cumplir sus obligaciones según la Convención de Viena de proteger el personal e instalaciones diplomáticas", dijo al día siguiente Gonzalo Gallegos, portavoz del departamento de Estado.
"Las consultas con el embajador darán una oportunidad de sopesar medidas para fortalecer la cooperación de seguridad con el Gobierno de Bolivia", ha señalado el portavoz del departamento de Estado.
Posteriormente, el diario paceño LA RAZON, publicó en su edición digital que Estados Unidos condiciona el retorno a Bolivia de su embajador Philip Goldberg, llamado a consultas por Washington. La condición sería el que se establezca con el Ejecutivo de Evo Morales, según el secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon
El funcionario asegura que no se han determinado plazos de tiempo que Goldberg se va a quedar en su país, lo que significa que la legación diplomática se queda sin su principal representante por tiempo indeterminado.
"Mucho dependerá de las reuniones en Washington DC y de nuestro diálogo con el Gobierno de Bolivia", dijo Shannon a La Razón en una entrevista realizada en Washington.
Estados Unidos está preocupado porque las autoridades de Bolivia relevaron de su cargo al comandante departamental de la Policía de La Paz, coronel Víctor Hugo Escóbar, por defender la Embajada estadounidense y por las críticas del gobierno la actuación de la Policía que usó gases lacrimógenos para dispersar a los miles de manifestantes que intentaron rebasar la seguridad de la legación.
"Para nosotros la combinación de los dos elementos nos mandó una señal muy fuerte, y también a la Policía Nacional y a otras personas, de una falta de compromiso de parte del Gobierno. Para nosotros la seguridad de nuestras embajadas y nuestros oficiales es primordial", dijo Shannon.
El 9 de junio, miles de personas de la vecina ciudad de El Alto se trasladaron a La Paz para protestar a las puertas de la embajada de EE.UU por el asilo político concedido en ese país al ex ministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, acusado de genocidio por más de 60 muertes ocurridas en disturbios durante octubre de 2003.
El embajador Philip Goldberg aún no ha retornado a Bolivia desde que fue llamado a su país por su gobierno para informar sobre estos conflictos.