Páginas vistas en total

jueves, 10 de julio de 2008

la prensa del mundo entero se ocupa de Evo desde un plano anecdótico sin tomar en cuenta "la seriedad" informal del mandatario indígena

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. Aquí tenemos párrafos de un artículo de Economía de Buenos Aires:

Mientras esto sucede con Ortega, su “compañero de ruta” boliviano, Evo Morales, debe explicar ante el congreso de su país las razones que lo llevaron a suscribir un “acuerdo marco” con Irán, país al que el propio Mahmoud Ajmadinejad visitara el 27 de septiembre pasado. En función de ese acuerdo, Radio Irán ya transmite en castellano, desde una nueva radioemisora instalada en la región cocalera del “Chapare”, donde Evo Morales tiene uno de sus bastiones políticos. Curiosísimo. ¿O no? Y esa es solo la primera de una “red” de emisoras nuevas que se está instalando, con dinero iraní, “invertido” en Bolivia.

... Diálogos cada vez más ásperos entre Evo y Alan García
La horrenda mala educación del bolivariano Evo Morales es proverbial. Y no sorprendente, pese a su larga “carrera” política y gremial. Su conducta -en el plano de las relaciones internacionales- deja mucho que desear. Lo que presenta -cada vez más- peligros para la paz regional, que no pueden silenciarse. A cada rato se empeña en tratar de imitar a su mentor, Hugo Chávez, sin respetar a los demás, ofendiendo e ignorando los límites de una cortesía, que para él no existe. La última serie de sus acostumbradas “guarangadas” ha sido la iniciada con una descripción -pública y groseramente irrespetuosa- de su colega peruano, el presidente Alan García, como un “gordo poco anti-imperialista”. Increíble, por descortés.

Particularmente cuando Evo Morales -como siempre de la mano de Chávez- está aparentemente empeñado en desestabilizar al gobierno de Alan García en la zona de Puno, en pleno territorio peruano, por lo que debería ser más cauto. A lo que cabe agregar que Alan García está haciendo, en el Perú, una gestión de gobierno digna de aplausos, que reduce la pobreza y Morales, en cambio, tiene a su país, Bolivia, incumpliendo sus compromisos internacionales y, peor aún, al borde mismo de la violencia como consecuencia de una siembra -consciente y constante- de rencores, resentimientos y odios hecha, sin descanso, desde lo más alto del poder.
García, ante la agresión gratuita recibida, podía quizás haberle contestado ubicándose en el mismo “nivel” de Morales, sugiriendo -por ejemplo- que Morales viste extrañas chaquetas a la manera de un disminuido barman de hotel de tres estrellas; o refiriéndose al insólito tamaño de su cabeza; o algo parecido. De haberlo hecho, se hubiera equivocado, y mucho. Es así. En cambio eligió, con algo más de sutileza, refiriéndose al comentario poco amable de Morales, señalar simplemente: “yo no me ando fijando en la esbeltez y la gordura de los hombres, eso se lo garantizo; todavía no está eso dentro de mis inquietudes”. No obstante, según los titulares de la oficialista página “web” de “Infobae”, en la Argentina supone nada menos que “poner en duda la sexualidad de Morales”. Parece una apreciación exagerada. ¿O no? Donde las dan, las toman.
Luego de este episodio, Morales siguió agrediendo a Alan Garcia, instando -desde Bolivia- a los peruanos a “movilizarse” contra la presunta presencia de bases militares norteamericanas en Perú. Ante esta provocativa acusación, que interfiere en los asuntos internos del Perú, este país llamó a consultas a su embajador en La Paz. Queda claro que el gobierno de Bolivia está buscando un incidente con su país hermano, amenazando la paz y seguridad regional. Replicando a Morales, Alan García acaba de “subir la apuesta”. Desde el Palacio de Gobierno, en Lima, dijo: “Habría que decir como Juan Carlos de España, ¿por qué no te callas? Métete en tu país y no te metas en el mío. Ya estás jalando demasiado la pita, así que ten cuidado de las consecuencias de lo que estás diciendo”. La relación bilateral está en dificultades. Atraviesa una etapa de asperezas y rispideces. Morales acusa a Perú y Colombia de “excluir” a Bolivia de las negociaciones de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) con la Unión Europea. Bolivia ha vuelto a votar en la CAN contra la flexibilización de la decisión 486 sobre propiedad intelectual que Perú necesita para el tratado de libre comercio con los Estados Unidos. ¿Se imagina, lector, lo que significaría permitirle a Morales (que odia el libre comercio y a todo lo extranjero) interferir en ese complicado diálogo? Bolivia -mientras tanto- se niega a extraditar a Walter Chávez, periodista peruano con intimidad con Morales que Perú requiere por sus actividades terroristas en su país. García acusa a Morales de fogonear el paro nacional convocado por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) para el próximo 9 de julio. Y el Ministro peruano de Defensa, Antero Flores Aráoz, alerta que las “Casas del Alba”, que funcionan en Perú -vinculadas con el gobierno venezolano- incitan a la violencia, a las agresiones y al desorden. En este caldeado ambiente, según Morales, “cualquier Presidente que manda callar a una persona que es Presidente es antidemocrático”.
Queda visto que para Morales, todos los Presidentes tienen “patente de corso”, lo que es tan insólito como inaceptable. Y peligrosísimo cuando en la región existe el nivel de arrogancia y descaro que caracteriza a personajes patológicos como: Hugo Chávez, Daniel Ortega, Fidel Castro, Rafael Correa, o el propio Evo Morales. Mientras tanto, los sufridos bolivianos que trabajan en el exterior (expatriados porque su tierra sigue sin darles oportunidad de regresar) remesaron a sus familiares, en Bolivia, 870 millones de dólares (un 64,6% más que el año anterior). Toda una suma a la que el vociferante Morales no contribuye. El 36% llegó desde España; el 20,8% de los Estados Unidos; y el 18% de la Argentina. La paz y seguridad de la región están en peligro. Es hora de llamar a la serenidad. Y a la prudencia. © www.economiaparatodos.com.ar