Páginas vistas en total

jueves, 3 de julio de 2008

quién dice lo que quiere escucha lo que no quiere refrán muy a propósito...

En octubre de 2003 se deslizó la acusación de que el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada había “decidido” aprobar el proyecto de la licuefacción de gas natural (LNG) por puertos chilenos y que esta determinación conllevaba la venta de gas a Chile.
Tal propósito confirmaba a ese gobierno como un “vende patria” por esto, se soliviantó a los ciudadanos de la ciudad de El Alto con tales infundios logrando una paralización, bloqueo, saqueo y resistencia al orden que derivó en el uso de los medios de represión con el resultado de víctimas fatales, que fueron la bandera requerida por los propagadores de esas falacias para derrocar a ese gobierno.
Ya se ha tenido, entonces, una experiencia que demuestra la gravedad que una patraña puede ocasionar en el proceso democrático de un país. Esa clase de rumores que tenían origen en la boca de Evo Morales, dieron como resultado además de las víctimas fatales el quiebre del proceso democrático con las consecuencias que hoy día vive Bolivia.
Transcurrido el tiempo sabemos que tales rumores y acciones ejecutadas en la ciudad de El Alto fueron financiados por George Soros, al mando de Juan Ramón Quintana que penetró a las Fuerzas Armadas y logró la complicidad de los que ahora detentan situaciones de mando e incluso ocupan la Aduana Nacional.
Por estas connotaciones que son de conocimiento reservado en las altas esferas políticas del cono sur, es que el Presidente Alan García no ha dejado pasar el embuste lanzado por el señor Evo Morales con el fin de alentar un movimiento político que agite a sectores sociales para justificar un paro bajo supuestas “Bases Militares” que existirían en el Perú y que gozarían de la condescendencia de ese gobierno.
Se dice que se ha visto volantes impresos con el infundio convocando al paro, por eso el Presidente García Pérez dijo que "Evo Morales venga a alentar el paro del 9 (de julio) me parece a mí sencillamente repulsivo. Es un tema de denunciar internacionalmente. Porque el Perú es un país importante, soberano, grande en el mundo y no se puede permitir que (Morales) se tome esas libertades por más presidente que sea de Bolivia para venir a agitar las aguas dentro del Perú". A su vez el Presidente del Parlamento Peruano remarco: "es un psicosocial lanzado por él, absolutamente falso, y que además viene acompañado de un pedido de movilizaciones, de protestas populares, eso realmente es grave", agregó, Gonzales Posada, quien admitió haber visto inclusive algunos volantes convocando al paro del 9 de julio con el mensaje "no a las bases militares de los Estados Unidos". (Fuente: El Comercio)
Es una intromisión en asuntos internos de un país que pone al Presidente Morales en una situación muy grave y de ahí la frase: “Y, ya estás jalando demasiado la pita, así que ten cuidado de las consecuencias que estás diciendo" respuesta muy dura en el terreno diplomático dirigida a un Mandatario. Este es el nivel de vergüenza nacional en el que coloca a Bolivia la lengua de Morales.
Aleccionado por el bocón venezolano, emulando sus disparates convertidos en “declaraciones” Evo Morales se siente “importante” y según el pequeño entendimiento que tiene de las cosas a “orientado” al Presidente García, a quien le da una lección de democracia "Cualquier presidente que manda a callar a cualquier persona, es un presidente, o somos presidentes antidemocráticos, que no acepta el diálogo, que no escucha al pueblo” Es la muletilla de siempre.
Evo Morales puede decir lo que quiera cuando le venga en gana, cuando se le responde, uno pasa a ser antidemocrático, discriminador y “no escucha al pueblo”
Mientras tanto su Canciller Choquehuanca enterado del problema declara en París que: "En una familia siempre hay problemas. Con nuestros vecinos siempre tenemos problemas, pero tenemos que tener la capacidad de, mediante el diálogo, superar estos problemas” Es decir, reduce todo al ámbito familiar, cosas sin sentido, demasiado insignificantes, baladíes como para darle mucha importancia: total, ¿Qué importancia tuvo en Bolivia la ruptura del orden democrático que hizo de Morales y Choquehuanca dignatarios de Estado? (Medular comentario de Dante Pino aparecido en www.hoybolivia.com con relación a las declaraciones de Morales y la patética respuesta del presidente García de Perú)