Páginas vistas en total

lunes, 25 de agosto de 2008

bolivia se encuentra navegando en aguas tormentosas. ha llegado la hora de asumir una dolorosa decisión

"La decisión de Sofía" novela de William Styron que dio lugar al film con el mismo nombre, plantea el desgarrador drama de una mujer que escapando del régimen nazi tiene que escoger entre salvar un hijo o abandonar a la muerte al otro.
¿Cómo escoger a un hijo frente al otro? ¿Cómo decidir entregar a uno para salvar al otro? Lo cierto es que el momento límite marca el reloj crucial, porque desde el purgatorio que precede al infierno que se abrirá ante Sofía a partir de su decisión, ella, no podrá salir ilesa, porque tras su elección el ángel exterminador se ocupará de marcar las puertas sentenciadas.
El cerco de púas se ha tendido sobre Santa Cruz y sabemos que los holocaustos carecen de estética, salvo aquella que sale del alma de los que se ofrendarán a defender la libertad y la justicia. Nada podrá redimirnos del dolor desgarrador de vernos emplazados a la difícil decisión de defender o entregar todo lo que amamos, de pelear o ceder justamente esa libertad que es nuestro símbolo, que está en las notas de nuestro himno, que está en las raíces aborígenes y mestizas que confluyen en lo cruceño. "Siempre libres", dice el eco de nuestras voces "cuales son nuestras aves y flores" siguen diciendo nuestros niños desde las escuelas más recónditas de esta tierra que el creador nos legó en su inmensa sabiduría y justicia.
Las cartas están jugadas, fueron barajadas, repartidas y aceptadas por quienes se prestaron al referéndum revocatorio, esa antesala que dio las llaves al gobierno para legalizar su juego de avasallamiento, dando paso al cerco y la opresión. Por eso algunos nos opusimos con tanta obstinación, aún a costa de haber sido difamados como enemigos de nuestra tierra.
Muchas(os) ciudadadanas(os) hemos sido difamados por habernos opuesto a que nos conviertan en leños de la tragedia. La difamación salió de quienes precisamente no vieron, o no quisieron ver ni enterarse de este peligro. De todos modos, esto lo volvemos a traer a cuenta de posibles nuevas cegueras, para evitar nuevos errores, para no dejarnos enfilar a nuevos cadalsos.
Por todos los peligros, agravios y posibles crímenes que se ciernen sobre nuestra tierra es que nos empeñamos en advertir que la tibieza y las medias tintas son la filosofía que tarde o temprano acaba empujando a los pueblos a las graderías del infierno, que los destina a arder en uno u otro de los círculos de Dante.
Por ese mismo motivo defendimos siempre a la Unión Juvenil Cruceñista, en torno a la cual el Ejecutivo actual se ha empeñado en construir una red de intrigas que incluso han traspasado las fronteras de nuestro país; raya lo ridículo el hecho de que Rafael Correa, presidente del Ecuador, está propagando por estos días que la Unión de Jóvenes cruceños amenaza ir a cometer desmanes a su país, lo que nos demuestra que esta farsa tiene aliados internacionales y que Correa, sólo está empedrando el camino del infierno, anticipándose al crimen que sus aliados intentan perpetrar sobre el pueblo cruceño.
Pero, hoy, que la amenaza se cierne sobre nosotros, "Sofía" tendrá que tomar la fatal decisión de jugar la única carta a la que en el papel de víctima tiene derecho y que puede emplazarla a condenar a un hijo para salvar al otro ¿Cuál escogerá? Es el acertijo que ahora prueba la cruel e insensible esfinge a las puertas de una nueva Tebas.
Volvemos a alertar sobre el carácter trascendental de esta decisión límite en la que se juega la sobrevivencia de lo cruceño, puesto que la sentencia de un poder que pretende ser omnímodo nos va emplazando a la tragedia. Esperamos que no nos entrampemos en nada que nos conduzca a privarnos de la libertad, puesto que al privarnos de este principio destruimos los cimientos de nuestra existencia.
La dirigencia vuelve a tener la palabra. (Artículo de Centa Reck publicado en hoybolivia)