Páginas vistas en total

viernes, 15 de agosto de 2008

contra la extrema violencia policial protestará santa cruz a los pies del Cristo Redentor horas más

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. Luego de unas 10 horas de enfrentamientos, petardos, gases lacrimógenos, amenazas, detenidos, heridos y negociaciones, la tranquilidad volvió a la ciudad de Santa Cruz, aunque durante la noche se seguían escuchando cohetes como una advertencia de que había una vigilia y de que el pueblo se reunirá este sábado a los pies del Cristo Redentor para protestar contra la extrema violencia policíal.
Este viernes las víctimas de esa violencia policial, --no aplicada a los ponchos rojos cuando tomaron el Congreso ni cuando los masistas defendían las políticas de gobierno cortando corbatas en La Paz--, fueron personas discapacitadas, muchas en silla de ruedas, con muletas o con parálisis en gran parte de sus cuerpos.
La ciudad vivió un clima de alta tensión durante la jornada del viernes luego de que la Policía Nacional golpeara y agrediera brutalmente a un grupo de personas con discapacidad que desde hace más de tres semanas reclaman al Gobierno de Evo Morales el pago de un bono solidario que les prometió cuando hacía campaña en 2005.
Ante la difícil situación que se vivió este viernes en la capital de Santa Cruz, luego de que centenares de jóvenes salieran a defender a los minusválidos agredidos que protagonizaban una manifestación, el prefecto Rubén Costas se reunió con el Comandante de la Policía Nacional.
La autoridad policial le ofreció entregar el mando de la institución al prefecto cruceño, a quien como primera autoridad del departamento le corresponde, de acuerdo a la Constitución Política del Estado, asumir esa responsabilidad en este tipo de situaciones. Sin embargo, instrucciones emanadas desde La Paz impidieron una solución y obligaron a la autoridad policial a retractarse de su posición inicial.
Por ello, el gobernador de Santa Cruz, junto a otras instituciones cívicas y municipales, hizo un llamado a la población cruceña a “permanecer de pie y en vigilia, con tranquilidad y firmeza, para evitar cualquier intento de violencia o nuevas agresiones”, que comenzará este sábado a las 11 de la mañana en El Cristo, característico lugar de encuentro de los habitantes de esta ciudad.
Este llamado se realiza en medio de una creciente amenaza de militarización de la ciudad, con la toma del edificio prefectural, la llegada de un avión con cargamento químico y el arribo de dos camiones cargados de militares.
Luego, enfatizó en que “la única salida a este conflicto es la atención al reclamo de las personas con discapacidad y el cese de los atropellos al pueblo cruceño”. De esta manera, Costas se unió al reclamo de los ciudadanos con problemas de invalidez, para que el Presidente Morales les pague los cerca de 300 dólares anuales que les prometió.
Finalmente, destacó el valor de los centenares de personas que acudieron a defender los derechos de las personas y la justicia este viernes por la tarde y junto con lamentar el saldo de 20 heridos de la jornada, recordó a Evo Morales que van más de 40 muertos en su gestión y enfatizó en que las acciones de los cruceños no buscan “la violencia ni la muerte, pero no nos intimidarán las amenazas y el atropello del masismo”.
La ciudad está amenazada. Anoche fueron traídas en un avión del gobierno, decenas de cajas cargadas con agentes químicos para que la policía pueda volver a hacer frente a la gente en las calles.
Los gases lanzados este viernes contra los minusválidos y la gente que se aglutinó para defender a este grupo de gente discapacitada fue reprimida con gran cantidad de gases disparados a quemarropa.
20 personas resultaron con lesiones producto de los gases que impactaban en la gente y de los palazos que recibían de parte de los policías. Los intoxicados por los gases también fueron varias decenas, incluso a varias cuadras a la redonda del Comando de la Policía.
También se informó que habían 20 detenidos, la mayoría jóvenes que fueron duramente golpeados. Las imágenes de la televisión son claras en este aspecto y muestran cómo los policías de civil, infiltrados entre los manifestantes, agarraban a los jóvenes, los arrastraban hasta los uniformados y los metían al comando a patadas.
En un caso concreto, un adolescente que asegura que defendió a un amigo de la golpiza de los policías, era llevado por 6 uniformados a punta de palos y patadas. Esa fue la violenta represión contra los discapacitados que reclaman el pago de un bono prometido por el gobierno y que no cede en sus demandas.
Este grupo de minusválidos fue sacado a la fuerza de las instalaciones de YPFB, por orden del ministro de Gobierno, quien no tiene ninguna contemplación a la hora de mandar a los policías a enfrentarse con mujeres, ancianos y ahora, minusválidos.