Páginas vistas en total

martes, 9 de septiembre de 2008

está circulando profusamente el memorandum de despido del presidente como funcionario del pueblo

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. La nota que pretende alcanzar varios millones de solicitudes rápidamente es un aviso de retiro, generalmente se cursa 90 días antes de quedar cesante un empleado por incompetente, por deshonesto o porque siemplemente la empresa no lo necesita más.
Por otro lado, encontramos en el comentario de Dante Pino un interesante razonamiento que resumido dice: no es hora de ir a un diálogo simplista y absurdo, lo que está en juego es mucho más serio y no se puede reducir a una encuesta si se quiere o no tener un diálogo como si de él dependiera la suerte del pueblo boliviano. Veamos el texto muy profundo:

Si usted cree que me voy a sumar a las voces que piden “sentarse para dialogar” y de esta forma tratar de aparentar ser un ciudadano “serio”, pues desengáñese, no lo haré. No creo que sea una muestra de seriedad repetir lo que muchos dicen porque no entienden de lo que se trata.
Quienes consideran que el problema nacional se resuelve con “buena voluntad”, como si las regiones autonómicas y el centralismo presidencialista, estuvieran peleando por minucias y por caprichos, no ven a un palmo de su nariz y por eso creen que es cuestión de un poco de luz para resolverlo todo.
En esta cruzada de la “buena voluntad” se ha sumado las Naciones Unidas y con una encuesta de preguntas como: ¿cree usted que los conflictos deben resolverse con el dialogo? Obtiene el 80 por ciento del SI y se deduce, por tanto, que es la voluntad de todos. Si es tan fácil, ¿porque no funcionó antes?
No pues, no podemos en un momento tan crucial ir por las nubes volando sin mirar el fondo y creyendo que debajo de nuestros pies no hay nada. El golpe será muy fuerte para todos estos despistados.
La Constitución masista no es papita para el loro. No es inocente. No es igualitaria. No es democrática y lo único que es: verdaderamente es un desastre para arruinar la economía de todos.
Ante esto, ceder significa “con buena voluntad” retroceder en estos afanes de convertir a Bolivia en “pueblos comunitaristas” y “naciones preexistentes” Si el MAS estaría dispuesto a ello, dejaría de ser MAS y se convertiría en MENOS. Por lo que comprenderá usted eso y la cara de Dios nunca verá. Es un proyecto de país diseñado desde los Andes para todo el territorio de la república. Que en el fondo busca perpetuar el centralismo económico y político en manos de Evo Morales y sus muchachos.
Al frente están “los otros”, que desde la óptica masista son los “oligarcas” y “extranjeros” que quieren dividir a Bolivia porque no quieren perder su Poder. Pero esos “otros” son la mitad del país y no quieren economías comunitaristas ni naciones preexistentes y privilegiadas. Quieren un país con economía de mercado, libertad de empresa, libertad social para decidir por uno mismo y equidad social para distribuir la riqueza, democracia sin reelecciones indefinidas ni votos coaccionados, y justicia igualitaria no “comunitaria”.
Si estos “otros” ceden entonces entregan su libertad al proyecto masista. ¿Usted cree que esto es posible? La respuesta la dieron algunos ciudadanos invocando la “comprensión”: que unos reconozcan a los “otros” lo que precisamente no pueden dar.
Todo esto se llama “lucha de clases”, es decir lucha de intereses de clase y estos intereses no se negocian ni se ceden, sino es por medio de la guerra, de la sangre y de la victoria para coronar esos intereses en la superestructura del Estado, es decir en el marco constitucional. Así que me disculpan los crédulos de la “buena voluntad” y los que invocan la “comprensión” son solo palabras sin sentido a la hora de las definiciones.
Y en esto aparece la gente de Tuto Quiroga colgándose de las encuestas y sus resultados para disfrazar su intención de volver a darle a el MAS oxígeno político y justificar su próximo acuerdo que le permita “juntar” las autonomías con el centralismo. ¡Mire nomás que fácil!
Pero la suerte está echada. Las autonomías le han dicho ¡BASTA! al centralismo explotador y miserable de estos 183 años de vida republicana. La pretendida UNIDAD que invoca el centralismo es la UNIDAD de la MISERIA y la perpetuación del hambre.
Lo que buscan las AUTONOMÍAS es la NUEVA UNIDAD NACIONAL, basada en la capacidad competitiva de cada departamento para dirigir y resolver su desarrollo regional por sí mismos, Así que muera la vieja unidad y que viva la nueva unidad nacional.
Esta es la verdad y el fondo del desencuentro. No se resuelve con encuestas ni con “buena voluntad” se resuelve con valentía, con firmeza y con coraje, que es la única manera que han tenido los pueblos para conseguir y defender su libertad.