Páginas vistas en total

sábado, 18 de octubre de 2008

bolivia y los derechos humanos titula y reclama atención la nación el más importante diario de américa del sur

Recientemente se conoció el informe sobre derechos humanos en Bolivia que la ONG Human Rights Foundation (HRF) le envió al presidente de ese país, Evo Morales, a quien acusa de promover "la guerra" y el "odio racial". La HRF es una organización internacional y apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano, en la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho de vivir libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia en asuntos de conciencia.
En su documento, la HRF recoge la situación hasta septiembre pasado; son 14 páginas en las que se abordan las causas de la violencia política ocurrida en Bolivia el mes último y que causó la muerte de al menos 21 personas y cientos de heridos. La organización expresó su preocupación "por la violencia política y por los continuos pronunciamientos del jefe de Estado, que hacen propaganda de la guerra, apología del odio racial, amenazan la libertad de prensa y tienden a agravar la situación de los derechos humanos".
Para la organización, mientras el discurso oficial del gobierno boliviano continúe en ese nivel de conflictividad la situación de los derechos humanos en Bolivia tenderá a empeorar. Asimismo, la HRF rechaza categóricamente cualquier llamado en Bolivia a elegir una alternativa entre la muerte y el proyecto político del partido de gobierno. Y señala que resulta imprescindible que se tome conciencia de lo grave que resulta que en un Estado parte de los principales tratados internacionales sobre derechos humanos, el presidente de la Nación convoque a las personas a elegir entre su propio proyecto político y la muerte.
La solución a los conflictos bolivianos debe ser el diálogo y no la represión, y corresponde a Evo Morales facilitar el camino para que pueda llevarse a cabo de manera sincera. También los opositores deberían tomar las medidas necesarias para que cualquier acción de protesta en el uso del derecho de la libertad de expresión y asociación sea completamente pacífica.
Los derechos humanos son universales y, por tanto, inherentes a cada ser humano sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, posición económica o cualquier otra condición social. La violación de los derechos humanos de toda persona debe ser evitada, y sus violadores perseguidos y castigados, sin importar si son opositores o partidarios del gobierno.