Páginas vistas en total

viernes, 17 de octubre de 2008

carlos mesa regresará a la política activa con su propuesta de futuro, por el respeto a la libertad, los derechos humanos, la libre expresion

El ex presidente de Bolivia Carlos Mesa (2003-2005) elogió hoy que el Gobierno de Evo Morales haya mostrado una actitud "de dignidad" ante Estados Unidos, pero pidió lo mismo ante Venezuela respecto a sus supuestas intromisiones en la política interna. Mesa se refirió al asunto en una rueda de prensa en la que habló del quinto aniversario de su investidura como Jefe de Estado el 17 de octubre de 2003, tras la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada a causa de una ola de violentas protestas.
"Me gusta mucho que haya una línea de dignidad en el Gobierno de Evo Morales, pero ojalá que fuera la misma con Washington que con Caracas", afirmó. El ex mandatario subrayó que "es importante que Bolivia haya marcado una línea de soberanía" con Estados Unidos, si bien consideró un "exceso" la expulsión del embajador de ese país en La Paz, Philip Goldberg, el pasado mes de septiembre.
Las relaciones entre los gobiernos de EE.UU. y Bolivia quedaron gravemente deterioradas después de que Morales echara a Goldberg, al que acusó de conspirar con la oposición contra su Gobierno. "Lo que sí me parece muy bien es que se le dijera a Estados Unidos que no podía seguir siendo el factótum de la política boliviana", dijo Mesa, tras indicar que tiene la impresión de que no hay pruebas contra Goldberg que justifiquen su expulsión. El Gobierno de Washington replicó echando al embajador boliviano, Gustavo Guzmán, y suspendiendo a Bolivia del programa de preferencias arancelarias andinas.
La Cancillería boliviana informó ayer de que en los próximos días enviará a Washington el pedido de extradición de Sánchez de Lozada, que está acusado en su país de genocidio por su presunta responsabilidad en las 60 muertes ocurridas entre septiembre y octubre de 2003 durante la represión de una serie de protestas sociales. Mesa criticó hoy la "ineficiencia jurídica" y responsabilizó de "negligencia" al Gobierno de Morales por el retraso en el pedido de extradición autorizado por la Corte Suprema hace más de un año. En su conferencia de prensa, Mesa lamentó además haber aceptado en las elecciones del 2002 la candidatura a la vicepresidencia con Sánchez de Lozada porque, a su juicio, quizás entonces no hubiera ganado esos comicios y la historia del país "sería distinta y menos violenta".
También habló de su intención de volver a la política, si bien dijo no haber definido aún si será como candidato a presidente de la República, como senador o miembro de un frente o un partido. No obstante, presentó una "propuesta de futuro" para Bolivia en la que destaca su respeto por los derechos humanos, la libertad de expresión y la seguridad personal y propone un "pacto social" y un consenso para lograr una Carta Magna para todos los bolivianos. AFP