Páginas vistas en total

lunes, 6 de octubre de 2008

el cooperativo OPINION pone énfasis en la denuncia de periodistas contra la violencia masista

Los ataques del Gobierno a los medios socavan la libertad de prensa en Bolivia
En el marco de la 64 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se celebra estos días en Madrid se advierte que los ataques a la prensa se intensificaron en Bolivia en los últimos meses.
Madrid/EFE

Los "cada vez más frecuentes ataques verbales del Gobierno, especialmente del presidente Evo Morales, contra los periodistas, la prensa y sus propietarios" han socavado la libertad de prensa y expresión en Bolivia en los últimos meses.Así se puso de relieve en el informe sobre el país andino presentado ayer ante la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que celebra estos días en Madrid su 64 Asamblea General.
Controlar la información
Los ataques a la prensa, destaca el informe, "se intensificaron en la medida en que se deterioraba aún más la situación política, económica, social y regional, y la relación entre el poder constituido y opositores en cinco departamentos del país"."El Gobierno ha avanzado significativamente en su propósito de controlar la información, especialmente en los sectores rurales y en vísperas de los referendos autonómicos realizados desde el 4 de mayo, en Santa Cruz, hasta el 22 de junio, en Tarija", se señaló.
El propósito, según la SIP, era evitar que las poblaciones de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija "aprobaran sus estatutos autonómicos, después de que en otro referendo anterior optaran por la autonomía de sus departamentos".20 repetidorasEl documento llamó la atención sobre el hecho de que para el referendo revocatorio de los mandatos de Presidente, Vicepresidente y prefectos departamentales del 10 de agosto "el canal estatal de televisión instaló 20 repetidores en todo el país para llegar a todos los rincones con la publicidad a favor del Gobierno"."Las irregularidades consistieron en que el Gobierno, en la práctica, despojó de su carácter estatal a la Tv boliviana y a la red de radio emisoras Patria Nueva para ponerlas al servicio del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), se añadió.
La SIP lamentó también que estas "campañas proselitistas" agudizaron los ataques contra medios y periodistas: "inicialmente, fueron grupos oficialistas los que atacaron a los medios privados y golpearon en reiteradas ocasiones a periodistas independientes"."Los ataques verbales del Gobierno a la prensa, que derivan casi siempre en agresiones de sus seguidores a periodistas y medios, son consecuencia de una presunta estrategia de, primero, desprestigiar a la prensa, para que después la sociedad no le crea", se afirmó.“Prensa enemiga"
El informe recuerda que el presidente Morales dijo en un discurso que la prensa miente y que por eso la población "no le ha de creer".Para la SIP, "el Gobierno se resiste a aceptar la crítica de los medios a sus acciones alejadas de la ley y por eso no se cansa de señalar que la prensa es su enemiga".Subrayó esta organización periodística, que agrupa a medio millar de propietarios y directores de medios, que no son tolerables afirmaciones del presidente Morales sobre la prensa como aquella de que "no sé si es legal o ilegal. Yo le meto nomás y después que mis abogados arreglen, porque para eso han estudiado".
Caso Pucarani
El informe documenta los casos de violencia contra profesionales de los medios, empezando por la brutal agresión que sufrió en marzo en Pucarani el periodista Carlos Quispe, que murió dos días después, a manos de campesinos opositores al Alcalde de esa localidad, que asaltaron las instalaciones de la Radio Municipal."Las autoridades policiales y judiciales poco hicieron para dar con los autores del crimen", denuncia el informe de la SIP.A partir de esa fecha, añade, "por lo menos un centenar de periodistas de medios privados de prensa, radio y televisión fueron blanco de diverso tipo de ataque y agresiones por parte de militantes o simpatizantes del Gobierno y de la oposición".