Páginas vistas en total

martes, 4 de noviembre de 2008

aumento en la producción de cocaína y menores posibilidades de detectar el tráfico con la expulsión de la DEA

La expulsión de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) del país, favorece a las mafias del narcotráfico que operan en las zonas productoras de hojas de coca y, en general, al aumento de esta actividad ilegal, coinciden los parlamentarios opositores y un ex jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn). "Este es un día muy feliz para los narcotraficantes y triste para los bolivianos, porque ya no se trata de la relación con los Estados Unidos, sino un tema que ya fue desplazado a un segundo nivel", dijo ayer el senador Luis Vásquez (Podemos).
En tanto, Samuel Doria Medina, de Unidad Nacional (UN), afirmó que la determinación del mandatario, anunciada el sábado, provocará "menos opciones" de comercio con EEUU. Doria Medina expresó sus dudas de que se ampliarán las preferencias arancelarias de EEUU (Ley Atpdea), que terminan a fin de año, y dijo que tal vez el plan anticrisis del Gobierno es "aumentar la producción de coca y derivados". "Los datos que contamos no revelan que Bolivia produce más coca y el doble de droga que se producía hace tres años y eso debe llamar la atención de las autoridades encargadas de la erradicación de cultivos de coca y la interdicción de la producción de droga", precisó el senador Vásquez.
El coronel Luis Caballero, ex jefe policial que dirigió durante años la Felcn dijo que "los más beneficiados en que se vaya la DEA son precisamente las organizaciones criminales. A ellas les va a convenir mucho". Según Wálter Guiteras, senador de Podemos, "Evo Morales primero resistió la erradicación y ahora estimula el crecimiento de las plantaciones. Lógicamente tenía que sacar a los fiscalizadores, Usaid y DEA.
La política del Gobierno es narcotráfico y producción de cocaína. Las consecuencias serán demasiado grandes". El presidente Evo Morales determinó, suspender de manera indefinida cualquier actividad de la DEA (Administración de Drogas y Narcóticos) de los Estados Unidos en Bolivia, debido a la injerencia política, financiamiento a cívicos, labores de espionaje y haber sido parte del frustrado "golpe cívico prefectural" que buscó derrocarlo entre agosto y septiembre pasado. (las diversas agencias noticiosas dieron fondo a la elaboración del texto por L.T.)