Páginas vistas en total

sábado, 3 de enero de 2009

guillermo capobianco describe un cierto paralelismo entre la revolución del 52 y la toma del poder por el MAS. describe también las diferencias

Se parecían tanto aquella mañana del 22 de enero de 2006. El presidente Evo Morales y su ‘estado mayor’ ingresando en Palacio y aquella otra mañana, la del 11 de abril de 1952, el Dr. Hernán Siles Zuazo y su ‘estado mayor’ de obreros, fabriles, campesinos, policías y combatientes de clase media, haciendo lo propio en la Catedral para asistir al tedéum de acción de gracias por el triunfo.Durante la primera mañana, la del 22 de enero, no se disparó un solo tiro, pues se trataba de una revolución en democracia; la otra, en cambio, fue la culminación de tres jornadas sangrientas de combate entre las fuerzas populares frente al Ejército de la oligarquía minero-feudal.Tres años después, la Revolución Nacional del 52 había destrozado ya, en lo esencial, la estructura del poder oligárquico nacionalizando las minas e implantando la Reforma Agraria y el voto universal.
Ahora, tres años después, la revolución ‘democrática’ de 2006 ha desmantelado el Estado de derecho y ha despojado al país del Tribunal Constitucional, del Consejo de la Judicatura, de la independencia de poderes, de la imparcialidad de la CNE, y, en estos días, ha destituido al contralor de la República.Tres años después, la revolución del 52 culminó la obra de infraestructura de carretera más importante del país en función del objetivo estratégico de la unidad y la integración social y cultural de la nación.
En tres años de revolución ‘democrática’ el alma de la nación ha sido lastimada por el enfrentamiento entre regiones del oriente y del occidente, entre cambas y collas, entre indígenas y mestizos, entre campesinos y citadinos, y entre ricos y pobres.Cuatro años después de la insurrección del 52 continuó el desplazamiento de miles y miles de campesinos del occidente hacia el oriente, a fin de establecerse en las tierras del Norte Integrado y cultivar caña de azúcar, arroz y algodón bajo el perfil de las chimeneas del ingenio Guabirá y el nacimiento de la agroindustria básica del modelo productivo de la ‘media luna’.
Tres años después de la revolución ‘democrática’, la unidad e integración entre cambas y collas ha sido profundamente lastimada al haber desatado el Gobierno una ofensiva comunicacional sin precedentes, tanto por su intensidad como por su contenido, repleta de calumnias como aquélla de las ‘autonomías separatistas’, la de ser ‘nido’ de la extrema derecha y refugio de ‘oligarcas y terratanientes’.Al siguiente año de la revolución del 52 comenzó la ejecución del Plan Bohan, conocido en la historia como el emprendimiento estratégico fundamental de la época, para expandir la presencia del Estado hasta el centro geográfico del continente y dar inicio a la ‘articulación’ del ‘corazón’ de América del Sur.Durante los primeros años de la Revolución Nacional del 52, el partido de Gobierno instauró un régimen represivo abriendo campos de concentración, promoviendo apresamientos y persiguiendo a los opositores.
¡En eso sí, desgraciadamente, ambos procesos tienen un parecido sorprendente!
* memocapobianco@gmail.com