Páginas vistas en total

lunes, 12 de enero de 2009

tenemos un calco de tiempos de unipartidismo. control de asistencia. multas y promesas para asistir a los actos masistas. qué ha cambiado? nada!

crónica de el deber sobre la asistencia a un acto masista con el monojefe

Es él. El compañero Evo está sentado, quiero acercarme a darle un beso y un abrazo”, fue lo que anheló ayer una cochabambina que llegó a la capital cruceña para ser parte de la concentración que aglutinó al mandatario y a los ministros con los seguidores del MAS, en la rotonda El Chiriguano, pasadas las 15:00. EL DEBER conversó con tres dirigentes de las distintas asociaciones de comerciantes minoristas de hoja de coca y constató que algunas personas vinieron al acto obligados y amenazados por los presidentes de las federaciones.“Venimos porque nos dijeron que si no asistíamos nos cortarían la comercialización de la coca y nos multarían con Bs 200. Da pena que esto suceda, pero qué le vamos a hacer, porque si abrimos la boca hay ajustes de cuentas que pueden cobrar vidas, y eso no queremos que suceda”, contó uno de los dirigentes, que no reveló su identidad.
Así como afirmó este paceño, mientras el Presidente daba su discurso, se corroboró su versión cuando los encargados de las federaciones de cocaleros, con listas en las manos, buscaban a los afiliados para que firmen esos documentos y así comprobar la asistencia. “Es la prueba que ellos tienen para saber que sí venimos, porque si no hay la firma, hasta nos pueden quitar las licencias de comercialización de la hoja de coca”, reveló otro de los allegados.Lo que se vio ayer en el segundo anillo de la av. Grigotá no sólo fue a un grupo de personas (aproximadamente unas 2.000) que con la tricolor, la wiphala, la bandera cruceña y la del MAS se apostaron en ese lugar para dar el espaldarazo al proyecto de Constitución de Evo Morales, sino también a gente preocupada de que su firma figure en la lista de asistencia.Hubo gente del Plan 3.000 que pertenece a la Asociación de Inquilinos Patujú y que también tenía que hacerse registrar en los libros, “porque como el Gobierno nos prometió viviendas, entonces nos comprometieron para que vengamos, o si no la multa era Bs 100”, dijo una mujer de este grupo. EL DEBER constató que los vendedores de coca se reunieron en la plaza Fátima, al final del evento, y se marcharon con sus licencias selladas. Estos paceños, orureños, potosinos, cochabambinos y, en menor número, cruceños tuvieron que esperar hasta que termine el discurso de Evo Morales para regresar a sus lugares de origen, ante el incesante calor. Cuando Morales, sus ministros y otras personas cercanas al Gobierno bajaron de la tarima, no faltaron los seguidores que se abalanzaron a ellos para verlos de más cerca y estrecharles la mano, pero fue un intento frustrado porque la seguridad se los impidió.
En detalle
Presentes. Estuvieron la Asociación de Comerciantes de Hoja de Coca de Montero, la Asociación de Pequeños y Medianos Agropecuarios de San Juan del Piraí, cocaleros de Villazón, Nor y Sud Cinti (Potosí), Bermejo, San Julián, Yapacaní, Aroma (La Paz), San Juan de Pocitos, Tupiza y Oruro. Además de la Asociación de Inquilinos Patujú del Plan 3.000, gente de los distritos 7 y 8, de San Ramón, de la Asociación juvenil Luis Espinal y de la Dirección General de la Hoja de Coca (Digcoin) de la sede de Gobierno.Llegada. Hubo prensa internacional y un grupo de argentinos que vinieron a ver al Presidente.
Al punto
Coca y bebidaEl lugar que albergó el evento quedó como un basural después de que se retiraron los vendedores de coca. Se pudo ver panfletos, vasos, bolsas y latas de cerveza, pues no faltaron los que compartieron un poco de bebida y otros masticaron coca.
Policías, listos Se registró un fuerte resguardo policial desde el segundo anillo de la av. Omar Chávez hasta la av. Piraí, e incluso los policías se apostaron sobre el tercer anillo de la doble vía a La Guardia. Los antimotines causaron sorpresa porque estaban fuertemente armados.
Desde La PazLa mayor presencia cocalera estuvo representada por gente de la sede de Gobierno. Algunos llegaron horas antes del encuentro porque fueron avisados sobre la hora, mientras que otros llegaron días antes. Las mujeres de pollera compraron paraguas para protegerse del sol.
Canto y gritosEn el cierre del evento pusieron la canción Viva Santa Cruz, pero no toda la gente la entonó y tampoco todos gritaron ‘Autonomía-Constitución’. Algunos desmintieron que se haya tratado de un encuentro nacional de cocaleros, pues fue un acto a favor del Sí a la nueva CPE.