Páginas vistas en total

lunes, 9 de marzo de 2009

el diezmo no era sino primer pago de 80 millones. uno de los más corruptos comparable sólo con barrientos, bánzer o garcía meza.de alfonso gumucio.

El ingeniero Bakovic fue encarcelado acusado de corrupción, sin pruebas y sin razón, como se demostró más tarde. El Prefecto electo de Pando, sigue en la cárcel acusado de ser el autor intelectual de una masacre (en la que los muertos son cada vez menos). Pero cuando el profesor rural Santos Ramírez, Presidente de YPFB hasta el sábado 31 de enero se vio en vuelto en una sórdida historia de corrupción que incluye un asesinato y un diezmo de 450 mil dólares, fue inicialmente felicitado por el Presidente de la República por sus servicios al país, y gozó durante algún tiempo su libertad en una casa avaluada en 900 mil dólares, que compró a la familia Bedoya por 1 millón doscientos mil dólares. ¿A Evo Morales le pareció normal que el profesor rural Santos Ramírez comprara una casa por ese monto? Felizmente, las presiones fueron creciendo y Ramírez acabó en la cárcel.
Dijo Evo Morales que "el compañero Santos Ramírez tiene derecho a defenderse"... Es cierto, pero con dos observaciones: la primera, que por lo visto ese derecho solamente lo tienen los del MAS, y no otras personas que fueron derecho a la cárcel porque no son "compañeros" de ruta del Presidente de la República; la segunda, porque los casos de corrupción en los que está envuelto Santos Ramírez son demasiado graves, y quisiéramos que la justicia actúe con celeridad y que las investigaciones arrojen resultados muy pronto, y no dentro de seis meses.
También afirmó el Presidente Morales que con este tema "algunas personas tratan de dañar al gobierno"... Como si este hecho criminal y otros actos de corrupción fueran simplemente rumores maliciosos. Ciertamente, dañan al gobierno los corruptos, que hoy por hoy son parte de una larga lista, y sus encubridores, que tienen también responsabilidad moral y política; suficiente como para ser objeto de un juicio de responsabilidades al más alto nivel. Señor Morales: su gobierno es uno de los más corruptos que hayamos conocido. Se compara solamente con los gobiernos dictatoriales de Barrientos, Bánzer o García Meza.
El caso de santos Ramírez no es aislado, es solamente la punta de un iceberg que esconde mucho más de lo que muestra. Los decretos que ha dictado Evo Morales permiten que los malos manejos de fondos del Estado se produzcan, más aún cuando el gobierno se ha encargado sistemáticamente de eliminar todos los sistemas institucionales de control y supervisión de la cosa pública, descabezando a la justicia, a las superintendencias y a la Contraloría.
Uno no acaba de entender cómo y por qué la primera reacción del Presidente de la República fue en defensa de un personaje tan turbio como Santos Ramírez, que durante los últimos tres años ha estado envuelto en varios escándalos de corrupción (los que hasta ahora se han conocido, seguro que hay mucho más para indagar). Ya sabemos que es su amigo íntimo, "de cama y rancho", y que ambos han vivido juntos en la casa presidencial (esa casa de los presidentes "neoliberales" que, al principio, Evo dijo que no iba a usar), pero la amistad y la camaradería no pueden justificar complicidad ante un crimen.
La desmemoria de los bolivianos y de Evo es aterradora. ¿Ya se olvidaron que el 31 de julio del 2006 Freddy Terceros Cortez, fue encontrado en el aeropuerto de El Alto cuando estaba a punto de tomar un avión con 3.4 kilos de cocaína y una carta de recomendación de Santos Ramírez? ¿Ya se olvidaron que Santos Morales está (o estaba) siendo investigado en relación a las visas chinas? ¿Y el caso Tinguipaya y la empresa Viedsa? Son por lo menos cuatro casos serios de corrupción en los que Santos Ramírez está involucrado.
Queda claro que este caso amerita la cárcel preventiva para Santos Ramírez, pues hubiera podido fugarse del país (o ser nombrado embajador...). Lo lamentable es que probablemente tengamos una "investigación" que nunca termina, realizada por la "hermana" Nardi (así la llama Santos Ramírez) en ausencia de una justicia ordinaria, que funcione independientemente, como corresponde.
Una nota en AulaLibreBol, firmada por Alejo Céspedes, afirmaba lo siguiente: "La sagaz decisión presidencial de despedir expeditivamente a Santos Ramírez, merece aplausos generales. Pero eso no es todo. Antes de asumir el cargo, Santos Ramírez, colocó a Saúl Avalos en el Ministerio de Hidrocarburos, a Guillermo Aruquipa (su ex chofer y ex ayudante en el Senado) como Superintendente de Hidrocarburos y últimamente al Contralor General de la República. Constituyó un blindaje a toda prueba. Y en los escalones inferiores, está nada menos que el ex banzerista Mario Arenas que fue quien redactó los TOR s (Terms of Reference) para los contratos con la empresa fantasma Catler Uniservices. Debe limpiarse YPFB de todos aquellos funcionarios nombrados por Aruquipa y por Santos Ramírez."
Los casos de corrupción en el gobierno no pueden ser ocultados detrás del lenguaje rimbombante y demagógico, ya no podemos tolerar esa sarta de mentiras cuando la realidad es más que apabullante. Si no se hubiera cometido un asesinato a sangre fría, probablemente este caso de corrupción hubiera sido también escondido y solapado por el gobierno, como el caso de los 33 camiones de contrabando o los 145 kilos de cocaína de la familia de la asambleísta Terán (del MAS), para no citar sino algunos de los más recientes.
La investigación de UNASUR sobre la masacre en Cobija se queda muy corta, porque no analiza la relación estrecha que hay entre el contrabando de los 33 camiones, y ese hecho sangriento provocado por personas ajenas al departamento de Pando, con el propósito de dictar el Estado de Sitio, militarizar el departamento y destituir a las autoridades electas. El voto aplastante de la población de Pando por el NO en el referéndum del 25 de enero es una prueba más de que las motivaciones reales del gobierno no tienen que ver con la supuesta defensa de la población, sino con crear un espacio absolutamente libre de control para encubrir el contrabando organizado desde las más altas esferas del gobierno en complicidad con las Fuerzas Armadas. Quien no vea la relación que existe entre los 33 camiones (¿y cuantos más hubo antes y después?) y la masacre en Pando, es que no quiere ver.
La corrupción está institucionalizada. El "diezmo" de los 450 mil dólares volteados al parecer por una mafia paralela no era sino un primer pago por el contrato de 80 millones de dólares. Estos actos de corrupción son posibles porque en el palacio presidencial se firman decretos que levantan los sistemas de control del Estado, y permiten toda clase de arbitrariedades. Habría que analizar uno por uno todos los decretos firmados por Evo Morales, para entender los alcances y consecuencias de gobernar sin instituciones, arbitrariamente.