Páginas vistas en total

jueves, 26 de marzo de 2009

los satucos, llamados así porque se amamantan con los fondos de la corrupción generada por Santos Ramírez. en la jerga política siempre existieron...

ahora Palo Santo nos lo describe con algún detalle, pero falta más. en tiempos del MNR, en cada ministerio existía una célula directamente dependiente del Comando Departamental, con recursos de la Secretaría Ejecutiva o de alguna caja abierta, aduanas, tránsito, municipalidad, ministerio de gobierno, ministerio de Finanzas, de la Presidencia y del Control Político, según la ocasión y según el mandamás de turno. durante la dictadura de Dr. Rosas en Argentina fueron los famosos "mazorquistas", con una pañoleta roja atada al cuello como distintivo, salía todas las noches a cometer tropelías, al mando del tirano, ejecutaban al pie de la letra cada uno de sus deseos. a los opositores les propinaban sendas palizas, les daban "purgantes y chocolate", o simplemente los eliminaban deshaciéndose de los cadáveres de modo que no podrían ser hallabos. La Mazorca, aterrorizó a los bonaerenses, pero terminado el caudillo, el pueblo se encargó de cobrar venganza, y se puede decir que no quedó vivo ninguno de ellos...ver más sobre la Mazorca o los Santucos en las novelas de la época...

Como es norma y costumbre dentro de los jerarcas del MAS, todos los funcionarios que recibieron este favor, tenían que devolverlo entregando el diez por ciento de su salario a su padrino, en este caso Torrico. Las áreas de influencia de Torrico estaban ubicadas principalmente en la Cámara de Diputados, el Fonvis en liquidación, Cotel y los ministerios de Justicia y de Desarrollo Rural.
Como es fácil suponer, este diezmo pagado religiosamente por los favorecidos con una pega, so pena de ser inmediatamente destituidos, permitió a Gustavo Torrico acumular un gran poder dentro del MAS al punto que dispone de estructura paralela que cuenta entre sus componentes al llamado “comité cívico popular”, conocido por sus tropelías contra periodistas, además de un frente, el Bloque Marcelo Quiroga Santa Cruz, que terció, con muy poca suerte, en las últimas elecciones realizadas para la Federación Universitaria Local de la UMSA.
Pero al parecer los “satucos” han ampliado sus expectativas y desde algún tiempo están sentando sus reales en la judicatura paceña. Desde los sucesos del 11 de septiembre en Pando se ha hecho más que evidente la existencia de un grupo de fiscales y jueces afines u orgánicos al MAS. Se trata de esos abogados que de acuerdo a lo expresado por el propio Evo Morales tienen que “legalizar lo ilegal” cuando él “le mete nomás”.
Es así que los “satucos” fiscales y jueces, han posibilitado tener más de seis meses encerrado en el penal de San Pedro, al prefecto pandino Leopoldo Fernández y a otros dirigentes y activistas cívicos de Pando y Santa Cruz, vulnerando todos sus derechos y garantías constitucionales.
Son ellos mismos los que han prometido todos los beneficios y garantías al llorón Reynaldo Bayard, exdirigente cívico tarijeño, si es que logra involucrar al prefecto Mario Cossio en un supuesto atentado contra un gasoducto de Transredes.
La cabeza más visible del entorno masista inscrustado en la judicatura paceña es el Fiscal de Distrito, Jorge Gutierrez, cuyos antecedentes es bueno recordar. Fue elegido por la Cámara de Diputados a pesar de ser el tercero en puntaje, después de las también postulantes Audalia Zurita y Gilka Hinojosa. En esa oportunidad, el diputado Torrico, quiso explicar la incongruencia indicando que Gutierrez “había estudiado en un colegio fiscal”.
Otros méritos de Gutierrez, seguramente conocidos por Torrico, son el de haber sido informante durante la dictadura de Luis García Meza y ser suspendido del cargo en marzo de 2006 acusado de los delitos de concusión (exacciones), uso indebido de influencias y beneficio en razón del cargo.
Gutierrez, llegó a ser detenido por esas acusaciones pero, sin embargo, fue restituido al cargo, luego de una cena que tuvo con los también diputados masistas René Martínez y Jorge Silva. Su tarea inmediata fue la de “investigar” los sucesos de Pando y dar la cobertura legal al secuestro y posterior encierro de Leopoldo Fernández.
Una de sus últimas “hazañas” fue conducir el operativo militar en Cobija durante el cual se detuvo violentamente a 13 personas, entre dirigentes cívicos y periodistas y como ya es costumbre, trasladarlos a La Paz , para que sientan el peso de la justicia masista.
Otros conspicuos miembros del grupo de “satucos” en la judicatura son el juez William Dávila, conocido como Chuymanpi, el Fiscal Félix Peralta, antes peleado con Gutierrez y los jueces Roger Valverde y Lucía Fuentes Nina.
De Dávila es conocida su pasada militancia en el MNR y que estuvo involucrado en la desaparición de las máquinas tragamonedas incautadas a Marco Marino Diodato el año 1999. Este caso no ha sido esclarecido hasta ahora pero es conocida su aspiración de ser miembro de la Corte Suprema de Justicia. Por el momento está haciendo méritos más que suficientes ante sus eventuales mandantes.
Pero estos “satucos” no se van con chiquitas y hasta tienen su “alma Mater”. Se trata de la Universidad Informática, ubicada en la calle Murillo de La Paz. Esta “universidad” recoge a todos aquellos que no pudieron ingresar a la Facultad de Derecho de la UMSA, ya sea por incapacidad o porque no tuvieron la suficiente “muñeca”.
En esta pretendida universidad se están formando los futuros profesionales del Derecho dentro de la mentalidad “satuca” por lo que el futuro de la justicia en Bolivia, es todo menos promisorio.