Páginas vistas en total

jueves, 19 de marzo de 2009

resulta que arce catacora negó capacidad y posibilidades de controlar los fideicomisos. entró en contracción que enturbia aún más el escándalo YPFB

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico.
El presidente de la cámara alta Oscar Ortiz expuso en conferencia de prensa un documento, en cuál explica que el Ministro de Economía y Finanzas Públicas Luis Arce Catacora, se contradijo en sus explicaciones al declarar ante la Comisión especial del senado que investiga el caso de corrupción de YPFB.
“El ministro declaró a la Comisión Especial del Senado repetidas veces que su Ministerio no tiene ninguna capacidad o potestad para fiscalizar los fondos del Fideicomiso. Las declaraciones del Ministro Arce están en total contradicción con las cláusulas establecidas en el Contrato de Fideicomiso firmado por su persona” comentó Ortiz.
Además, explicó que el contrato de Fideicomiso establece cláusulas de confidencialidad donde los únicos que pueden acceder a la información sobre la ejecución de los recursos del Fideicomiso eran el Ministerio de Hacienda y YPFB.
“Las cláusulas de confidencialidad contradicen nuevamente a las declaraciones del Ministro Arce ya que al ser YPFB y el Ministerio de Hacienda los únicos autorizados para acceder a dicha información, se deduce que la Contraloría no tenía la capacidad de fiscalizar dicho fideicomiso, y solamente el Ministerio de Hacienda tenía la capacidad y la potestad de fiscalización” explicó.
Por otro lado, el titular de la cámara alta exigió trasparentar las cláusulas de confidencialidad que convierten los fideicomisos en una nueva modalidad de “gastos reservados” a favor de las entidades beneficiaras, ya que ninguna entidad pública con excepción del Ministerio de Hacienda puede fiscalizarlos.
Decreto 0014
El 19 de febrero de 2009, el Gobierno lanza el Decreto Supremo 0014. Dicho decreto exime de toda responsabilidad al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas con respecto al uso de los recursos de fideicomisos.
Es clara la intención del Gobierno de blindar a uno de sus ministros sobre posibles malversaciones de fondos y actos de corrupción en el manejo de los fideicomisos.
Llama la atención que el Contrato de Fideicomiso haya sido firmado en Oruro, cuando ni las oficinas principales del Ministerio de Hacienda, ni del Banco Unión, ni de YPFB se encuentran en dicha ciudad.