Páginas vistas en total

sábado, 18 de abril de 2009

texto y foto del Nuevo Heraldo de Miami. Todos celebraron la disposición del Presidente Obama de iniciar un nuevo trato, mens Evo quién debería callar

Por NESTOR IKEDA
The Associated Press


PUERTO ESPAÑA -- El presidente boliviano Evo Morales declaró el sábado que no coincidía con el presidente Barack Obama en la necesidad de "olvidar el pasado" y buscar un "nuevo inicio" en las relaciones de Estados Unidos con el resto del hemisferio.
"No podemos olvidar nuestra historia: es sagrada", afirmó en la V Cumbre de las Américas. "Olvidar el pasado sería un gran error".
Obama había marcado un "nuevo inicio" en las relaciones de Estados Unidos con el resto hemisferio con dos anuncios y un pedido: una iniciativa en el campo de la energía y otra para el crecimiento de las microfinanzas, y la petición de olvidar el pasado.
Morales respondió que si bien le gustó el tono del discurso de Obama, todavía no había visto cambio alguno en las relaciones hemisféricas.
El nuevo inicio que se propone Obama carece de las aristas que caracterizaron esas relaciones en los últimos ocho años y las llevaron a su nivel más bajo en años: el libre comercio y terrorismo.
Hablando en la inauguración en presencia de gobernantes de otras 33 naciones, Obama usó palabras que sonaron a música en los oídos de algunos de los asistentes: asociación, igualdad de condiciones, libertad e intereses compartidos.
Pero Morales denunció que Estados Unidos seguía todavía interviniendo en países como Bolivia y culpó al capitalismo de los problemas que enfrentan.
No estaba todavía claro cómo Obama iba a implementar sus dos propuestas: la Asociación para Energía y Clima de las Américas y el Fondo para el Crecimiento de las Microfinanzas. Pero dijo que todo se haría en igualdad de condiciones.
Obama usó apenas una sola vez la palabra "comercio" en su discurso de 2.200 palabras. Pero no para referirse al comercio convencional sino al comercio ilegal de las drogas.
La palabra "terrorismo", bandera de las relaciones exteriores de su antecesor, George W. Bush, estuvo totalmente ausente.
Morales, quien ha expulsado de Bolivia al embajador de Estados Unidos acusándolo de intervención, dijo que el libre comercio está muerto. Su país, además, está suspendido de las preferencias comerciales andinas, acusado de no cooperar con la lucha internacional contra las drogas.
En una rueda de prensa manifestó que escuchó con interés a Obama, especialmente cuando dijo que en el nuevo inicio "no hay socios grandes ni socios pequeños".
"Pero en Bolivia no se siente ningún cambio: siguen las políticas de conspiración", afirmó, aunque aceptó que Obama llevaba recién 90 días en funciones. "Entiendo que es difícil cambiar algunas cosas".
Morales habló de problemas que afectan a muchos países, especialmente los pequeños de la región: deuda, crisis financiera, préstamos.
"Este evento internacional siento que es un buen momento para expresar nuestras profundas diferencias sobre el capitalismo", dijo. "La crisis financiera no es provocada por los países en desarrollo. Viene del capitalismo".
Obama aceptó que Estados Unidos, pese a haber hecho "mucho para promover la paz y prosperidad en el hemisferio, hemos estado en momentos separados, y a ratos tratamos de imponer nuestros términos".