Páginas vistas en total

viernes, 1 de enero de 2010

Fides en su progrma Dialocracia entrevista a Juan del Granado que lanza críticas certeras a Evo y al MAS

“NO LE PODEMOS IMPONER LA IDEOLOGÍA DEL MAS A NADIE”

Tenemos que hacer la Bolivia productiva, tenemos que hacer la transformación productiva de nuestras materias primas y para ello tenemos que ser mucho más eficientes en la gestión pública. No puede ser que en Yacimientos tengamos 3% de ejecución. Aprecio enormemente al presidente de Yacimientos, es una excelente persona pero está claro que no hay un equipo, no puede ser que tengamos 3% de ejecución en la columna vertebral de lo que va ser el nuevo modelo económico.

O que, en el resto de la administración pública, el promedio no estemos pasando del 30% de ejecución, imagínate ese crimen ¿Qué significa una ejecución baja? Que la plata se quedó en el Tesoro, que la plata no se invirtió, que no se realizaron las obras, no se ejecutaron los proyectos. Que no se crearon los empleos, que no se mejoró y que no se mejoró ni cambio la calidad de vida de al gente, entonces, eso no puede repetirse.

No puede ocurrirnos nuevamente, porque nos ha ocurrido en estos 3 años y medio. Hay razones, la inexperiencia de los primeros días, de los primeros meses, la oposición cavernaria que los sectores conservadores de la derecha nos hicieron y que nos distrajeron.

LUCHAR CONTRA LAS LOGIAS, EL PREBENDALISMO, LA CORRUPCIÓN, EL AUTORITARISMO

Hay necesidad de un manejo inteligente, incluso drástico para evitar que las lógicas del poder, el prebendalismo, la corrupción, el autoritarismo sean parte de lo que luego nos carcoma.

Porque nada es irreversible y estos elementos pueden carcomer, pueden empezar cierta reversibilidad que seguramente llevará mucho tiempo pero, que podrá marcarnos negativamente en el mediano plazo. Porque no es solamente prebendalismo, no es solamente corrupción que viene de los sectores intermedios, sino que en el seno mismo del poder se puede instalar la visión uniquista, hegemonista, excluyente, o sea está visión que la han estado difundiendo mis compañeros, mis amigos del MAS en estos días: no necesitamos del Movimiento Sin Miedo, ya no los necesitamos, somos los únicos. Unquismo, hegemonismo, y a partir de ello autoritarismo, o sea falta de visión democrática.

Mire el desafío que tenemos; la construcción de una sociedad pluricultural, plurinacional y entonces el concepto democrático debe ser muchísimo más amplio, muchísimo más abarcante, muchísimo más tolerante; esas 36 naciones que tenemos en la única nación boliviana tienen que tener espacios.

No le podemos imponer la ideología del MAS a nadie, no le podemos imponer a nadie el color del MAS, la sigla del MAS, por eso es que nosotros hemos lamentado un poquitín que algunos dirigentes de relevancia del MAS se reunieron en Cochabamba nuestros amigos del MAS, los dirigentes, la dirigencia y la dirigencia social y decidieron ir a las municipales y a las prefecturales sin alianzas con nadie, o sea no necesitan de nadie, falso, necesitan de todos.

Entonces, estos son los problemas que una dirigencia y una conducción tan inteligente como la del presidente Evo y del vicepresidente Álvaro tienen que ejercitar adecuadamente para que no empecemos a tener problemas estructurales.

La decisión la respetamos, la comprendemos, pero la lamentamos no tanto porque se rompa una alianza o un acuerdo electoral, porque nuestro acuerdo con el presidente Morales va más allá de las elecciones, de las nacionales y de las municipales, es un acuerdo estratégico de acción conjunta sobre el proceso de cambio, que tendrá muchísimas elecciones de por medio.

¿Por qué lamentamos? Porque está demostrando ya un primer atisbo de hegemonismo, un primer atisbo de uniquismo, somos el único partido. No es cierto, no lo son, con modestia nosotros hemos definido participar en las elecciones con nuestra sigla propia pero absolutamente abierta a la comunidad, no va el MSM sólo, va el MSM con sus colores, con su papeleta, pero, con todas las organizaciones de la sociedad civil, con las agrupaciones ciudadanas y con las personalidades regionales que se identifiquen con el proceso de cambio y con los postulados del MSM para constituir democráticamente e incluyentemente los poderes locales.

Es probable que nuestra participación alcance a 150 municipios, todavía no tenemos una apreciación final porque estamos conversando. Estamos estableciendo acuerdos, principios, pactos con varias agrupaciones ciudadanas.

El año ’99 nació el Movimiento Sin Miedo en marzo, nació como la primera reacción desde el sistema política en contra del viejo régimen, en contra de la partidocracia, en contra del neoliberalismo y en contra de la corrupción, por ello, pudimos arrebatarle a la derecha conservadora, neoliberal y corrupta su bastión. En marzo nacimos y en diciembre del mismo año estábamos empujando afuera a la a la derecha conservadora, neoliberal y corrupta de su bastión de la Alcaldía de La Paz, asumimos desafío inmenso, claro, estamos cumpliendo 10 años.

Ese esfuerzo supuso y supone una enorme concentración de esfuerzos, porque además recibíamos la Alcaldía más corrupta, más partidizada, más endeudada, la ciudad más compleja de Bolivia. Pero, además recibíamos un fantoche en términos institucionales.

No se ha roto la alianza estratégica, lo que ha ocurrido es que no vamos hacer un acuerdo electoral para las municipales, o sea el MAS decidió ir solo.

La presencia de 4 parlamentarios del MSM, son 3 uninominales de La Paz que además han ganado sus propios votos. Debo decirte que hemos tenido una actitud muy negativa de los compañeros del MAS en La Paz, no de nuestro presidente, no de nuestro vicepresidente, no de Héctor Arce, no, de los niveles intermedios que querían voto cruzado para que no ganen nuestros candidatos.

En las 3 circunscripciones las hemos ganado a pulmón, con gran convicción, tenemos un cuarto diputado Felipe Molleja, gran dirigente de Potosí que conforman los diputados del MSM dentro la bancada del MAS y manteniendo el acuerdo estratégico que dé paso a las coyunturas electorales para la transformación del país pero con personalidad propia.

Existe corrientes de opinión, diversas, en algunos casos encontradas, pero tenemos unanimidad respecto a la visión estratégica del cambio a nuestra participación dentro del proceso de cambio. Hay gente que cree que no debíamos ir en diciembre con el MAS, lo sabe el presidente, he conversado largamente con él, querían que deje la Alcaldía y vaya a la candidatura presidencial pero no tanto en una visión distinta del proceso de cambio. Sino en aquella vez, en ese momento, hace varios meses, estás visión de restablecer con claridad una personalidad propia, frente a sectores sociales que no los representa bien el MAS.

A partir de ahí vendrá el relanzamiento, el refortalecimiento del MSM a nivel nacional para constituir un instrumento vigoroso que respalde al presidente, que respalde al proceso de cambio pero desde su propia identidad y personalidad representando a los jóvenes, a las mujeres, a los empresarios, a los intelectuales, a los artistas, a las clases medias, que las ahuyentado, por suerte las hemos vuelto a enamorar un poquito grande. Y estaremos vigilantes de que no se vuelvan a alejar, que no se las vuelva a espantar con radicalismos verbales innecesarios, con indigenismos exacerbados. Estamos felices del protagonismo de los pueblos originarios, estamos esperanzados y felices del liderazgo indígena nacional de nuestro presidente, pero cuidado con caer en el racismo a la inversa.