Páginas vistas en total

miércoles, 7 de abril de 2010

afinando la puntería titula El Dia su editorial. El CAUDILLO ESTÀ FURIOSO no acepta los resultados, prepara la vendetta. periodistas son agredidos

El caudillo está furioso; no acepta ni le gustan los resultados de las elecciones del 4 de abril y afina la puntería para comenzar a tomar represalias. La detención ilegal de dirigentes opositores en Santa Cruz es apenas la reacción más visible, la más hormonal, de las numerosas que han comenzado a surgir desde este lunes.
Que se preparen todos los que no hayan votado por el MAS o que le hayan ganado al oficialismo, porque no habrá ni un solo rincón opositor, o cuando menos, que no sea funcional al Gobierno, que se libre de la gran vendetta que se ha preparado. Y miren que son minuciosos, hasta se han fijado en la Intendencia Municipal de Santa Cruz para quitarle el apoyo de la Fiscalía del Distrito en el control de chicherías, comercios ilegales y mercaditos donde venden objetos robados. Obviamente, la prensa ya tuvo lo suyo el lunes en las oficinas de la Policía y puede venir más, tal como señalan algunas advertencias.
Se lanza el fantasma de la ingobernabilidad en los municipios opositores, se reactiva el juicio contra Rubén Costas, contra Savina Cuéllar y todos aquellos que habían sido señalados antes de las elecciones. Cómo será de larga la lista del Gobierno que hasta figura el alcalde electo de Cotoca y el secretario de Cámara de la Corte Departamental Electoral, Marco Monasterio, uno de los primeros en haber sufrido las consecuencias de la represalia. Nadie se puede quejar de que no fue advertido. El presidente Morales lo machacó hasta el cansancio.
Como se pudo comprobar en las elecciones del domingo, los miembros de la Corte Nacional Electoral (CNE) nunca se dieron por aludidos en relación a las amenazas del Gobierno y actuaron con la mayor transparencia que se le puede exigir a un organismo de esta naturaleza, que de acuerdo a la nueva Constitución, goza de la jerarquía de ser el Cuarto Poder dentro de la estructura del Estado Plurinacional. El presidente Morales acaba de anunciarles que ellos también forman parte del país que tiene que subordinarse a sus designios, caso contrario, pueden comenzar a llevar una vida tortuosa de juicios, insultos y persecución, tal como está sucediendo con una inmensa cantidad de bolivianos.
Ayer mismo, Evo Morales anunció que les iniciará procesos judiciales a los integrantes de las cortes de Santa Cruz, Tarija, Pando y Beni, justamente los departamentos donde la gente no le hizo caso al chantaje. El caso de Pando es muy especial porque se trata de castigar una rigurosidad que hasta el momento está dejando afuera al oficialismo con menos de 60 votos y en Tarija, por haber tenido la osadía de contradecir una orden del ministro de Gobierno, que había ordenado abrir la frontera con Argentina para permitir la avalancha de votantes golondrina. En Santa Cruz y Beni son apenas estrategias para asustar y confundir para tratar de pescar en río revuelto. El tema de fondo es amedrentar, apuntar a la credibilidad y finalmente atrapar el último reducto de institucionalidad que le queda a la democracia boliviana. El próximo paso es conseguir con la Corte Nacional Electoral lo que se ha logrado en el Poder Judicial. El MAS no se puede arriesgar a sufrir otro susto como el del domingo; no se puede dar el lujo de que haya tantos en el país que ya no le hacen caso a sus amenazas.

El Gobierno ha puesto en la mira a las cortes electorales que decidieron no subordinarse a los designios y las amenazas del MAS.