Páginas vistas en total

viernes, 30 de abril de 2010

al menos 6 grandes conflictos ante el uno de mayo mientras Evo disfruta en Venezuela


El gobierno del presidente Evo Morales, en los cuatro años, tres meses y seis días de gestión, incluido el periodo de reelección, atraviesa uno de sus peores momentos cuando enfrenta seis conflictos con sectores laborales, sindicales, cívicos y con la Policía a un día de celebrar el Día del Trabajo.

Desde 1996, año en el que asumió el Gobierno, el Jefe de Estado dedicó la jornada del 1 de mayo a aprobar decretos a favor de los trabajadores, así como a anunciar el incremento salarial anual. En su primera gestión, incluso nacionalizó los hidrocarburos.

Pero para este año el panorama es distinto porque los seis conflictos se generan a partir del rechazo al aumento salarial del 5%, a la disconformidad con los resultados electorales, a la paralización del trabajo en el Mutún, a la pugna por la instalación de una planta de cítricos en Caranavi, a la oposición de la Policía a la transferencia del Servicio de Identificación a la Corte Nacional Electoral (CNE) y a la pelea interna de los campesinos, uno de los principales aliados del Gobierno, en su XIII congreso en la ciudad de Sucre.

Con miras a este 1 de mayo, el último lunes, el vicepresidente Álvaro García oficializó la propuesta del Gobierno de aumentar en 5% el salario de los trabajadores para este año. Esa decisión provocó el rechazo de los gremios laborales principalmente fabriles, salubristas, del magisterio y policías.

El anuncio del Vicepresidente también desató una serie de protestas, como la instalación de una huelga de hambre de dirigentes del sector fabril el martes 27 y la marcha de protesta de este sector realizada ayer. Además, los maestros urbanos de La Paz anunciaron un paro de 24 horas para hoy, mientras que la Central Obrera Boliviana (COB) declaró una huelga nacional de 24 horas para el martes 4 de mayo.

Ayer, García reiteró que el 5% de aumento es todo lo que puede ofrecer el Ejecutivo, porque tiene que destinar dinero a la industrialización.

Otra huelga de hambre es protagonizada por militantes de Unidad Nacional (UN), quienes exigen la anulación de una directiva que —dicen— favorece en la asignación de escaños de asambleístas departamentales al Movimiento Al Socialismo (MAS).

El Gobierno también enfrentó ayer el paro cívico de Puerto Suárez, localidad que anuncia otro paro para el próximo lunes si no atienden su demanda de lograr que Jindal continúe con su trabajo en el Mutún.

Otro frente de conflicto fue activado por la Policía, institución que asegura que el traslado de Identificación a la CNE es inconstitucional y generará una crisis económica y política. Este conflicto está al margen de los policías de base que también rechazan el incremento salarial del 5%.

A ellos se suma la crisis en el congreso compesino, sector que tiene problemas para elegir a sus nuevos dirigentes por la queja de dirigentes disidentes del MAS que denunciaron que no les dejan participar en el evento.

El aumento salarial

El presidente en ejercicio, Álvaro García, afirmó ayer que el aumento salarial del 5% “es lo que puede hacer el Gobierno” y descartó un aumento superior. El diputado opositor Mauricio Muñoz rechazó el alza del 5% y dijo que los $us 37 millones destinados a la compra del avión presidencial debían ir a los salarios.

Padres piden sustituir a los maestros huelguistas

Los padres de familia de La Paz rechazan el paro de 24 horas de los maestros anunciado para hoy. Amenazan con reemplazar a los docentes huelguistas con profesores desocupados.

“Nuestras juntas escolares ya tienen instrucciones: maestro que no quiera trabajar en nuestras unidades educativas debe ser reemplazado por aquellos que sí tienen ganas y vocación de trabajo”, dijo el presidente de los padres de familia, Franklin Gutiérrez. Indicó que sólo en el departamento de La Paz hay cerca de cinco mil profesores desocupados que pueden reemplazar a los inasistentes.

Sectores con los que el ejecutivo tiene problemas

Salarios Sectores afiliados a la Central Obrera Boliviana, principalmente fabriles y maestros, además de policías, se movilizan para rechazar el aumento salarial sugerido por el Gobierno. Caranavi En Caranavi hay un bloqueo de caminos para constituirse en sede de una planta procesadora de cítricos, la misma que se busca instalar en la región de Alto Beni. Escaños Militantes de Unidad Nacional (UN) mantienen una huelga de hambre para que se anule una directiva que —dicen— favorece al MAS en la asignación de escaños. Identificación La Policía rechaza la transferencia del Servicio de Identificación a la Corte Nacional Electoral porque, señala, es inconstitucional y generará crisis económica y política. Jindal Dirigentes cívicos de Puerto Suárez, Santa Cruz, demandan que la empresa india Jindal reanude los trabajos de explotación de hierro en el yacimiento del Mutún. Campesinos El sector de los campesinos tuvo problemas internos en la ciudad de Sucre, cuando realizaba su XIII congreso para elegir a sus nuevos dirigentes.