Páginas vistas en total

miércoles, 5 de mayo de 2010

reconocen los medios que hacía tiempo no sucedía algo semejante. los trabajadores mostraron su enojo

Fides revela que "se sintió la furia de los obreros"

Hace años que Bolivia no vivía una jornada como la de este martes, menos el Gobierno del MAS, que en su primera gestión nunca vio protestar a todo el movimiento obrero en su conjunto y con una fuerza inusual para los últimos años. Los trabajadores protestaron en contra del 5% de incremento fijado por el Gobierno.

La violencia se apoderó de La Paz, y tal como sucediera en otros Gobiernos, fue el edificio del Ministerio de Trabajo quien pagó las consecuencias y sufrió varios destrozos, principalmente en la puerta de entrada a sus instalaciones.

Aproximadamente a las 15:00 horas la marcha de los trabajadores utilizó explosivos (presumiblemente dinamita) para atentar en contra del edificio ministerial, destrozando su puerta, además se percibió la presencia de bombas molotov y se quiso incluso iniciar un incendio en la entrada.

Entonces llegó la Policía para dispersar a los marchistas e impedir una toma del edificio ministerial. El coronel Ciro Farfán, comandante de la Policía Departamental de La Pazllegó hasta el lugar de los hechos y lamentó la violencia desatada.

“Se estaba marchando en un principio pacíficamente es por eso que no se estaban usando instrumentos de acción preventiva, pero de pronto operaron este tipo de acciones hemos tenido que vernos en la obligación de traer más efectivos”, señaló.

1 persona quedó herida por corte de ceja como efecto de un vidrio que saltó luego de la explosión de una bomba molotov, la misma fue atendida en el Hospital de Clínicas.

15 personas fueron detenidas durante el operativo de dispersión donde se debió usar gases lacrimógenos, ante el temor de que se desate más violencia.

Luego de la marcha, la ministra de Trabajo, Carmen Trujillo, lamentó las acciones y aseguró que en la marcha de los fabriles participaron infiltrados porqué es difícil creer que los trabajadores hubieran tomado ese tipo de acciones.

“He podido ver en las fotos y grabaciones que no son trabajadores, son gente que se está prestando a destruir, a querer dañar y hacer quedar mal a los trabajadores, no tenemos que prestarnos a que ocurra eso”, dijo Trujillo, reiterando que no renunciará y que su cargo sólo depende del presidente Evo Morales.