Páginas vistas en total

jueves, 29 de julio de 2010

muy suelto de cuerpo nos anuncia la etapa quinta de copamiento del poder olvidando que Bolivia jamás aceptó la dictdura de Melgarejo, de Bánzer u otra

Al copamiento del poder total

Mauricio Aira

Enterados por García Linera que Bolivia ingresa a la etapa del copamiento del poder total por la autocracia dominante, sobreviene la automática asociación con una monarquía absoluta en la que no existe división de poderes puesto que “el soberano” no tiene que responder ante nadie de sus actos. Resulta elemental que convertido en déspota se despoja de toda constitución, o simplemente no la observa porque la legalidad reside en “el monarca”, frente a la ausencia de una oposición real tiene poder absoluto sobre los ejércitos y cierto control de grupos pseudo religiosos.

Sin repetir lo enunciado de la guerra del agua, del gas, el triunfo masista del 2005, la derrota de los sectores adversos habría llegado la ofensiva para la construcción y toma no sólo del Gobierno sino de la capacidad de decidir y mandar sobre la economía y la política lo que se interpreta como el inicio de un absolutismo similar a la monarquía totalmente fuera de tiesto e impensable en Bolivia que nunca jamás toleró a ningún dictador llamado Melgarejo, Bánzer o García Meza y siempre terminó por vencer y soterrar al villano.

Ha despertado un rechazo fornido la voluntad estatal del copamiento anunciado y la vocación libertaria del ser boliviano se está manifestando para resistir “las distintas tomas preanunciadas por el número dos de la Administración. Algunos incidentes públicos que tienen que ver con protagonistas de la noticia “como el amauta y el alemán” acuden a favor de la ciudadanía no oficialista y los varios casos de corrupción, abuso de poder, acciones inaceptables de autoridades, policías y políticos están mostrando el lado flaco de las pretensiones monárquicas y absolutistas.

La lucha autonomista no ha concluido por cuanto las regiones empiezan a cuestionar la concepción centralista que persigue castrarla y arrinconarla con pequeñas concesiones que no hacen al fondo de la justicia. Más de uno ha comparado la valentía de Luis Espinal y cuatro mujeres obreras que se ofrendaron hasta volver a la Democracia, con las marchas y manifestaciones nunca tan masivas a favor de una Autonomía.

Notable que el primer anuncio tuviera por auditores a los cocaleros que están “boyando” con su producto que nutre, por desgracia, el inconmensurable narcotráfico motivo de escándalo y alarma en Brasil, EEUU, Europa, Chile para nombrar a los más afectados jactándose de haber obtenido victorias al expulsar a la DEA evitando así todo control sobre los agentes de la droga que producen y venden y distribuyen por el mundo entero. Victorias que no existen en las empresas de telecomunicaciones o mineras que no registran las ganancias prometidas al confiscarlas. Deberían aprender de Cuba que para sobrevivir se encuentra de regreso del absolutismo más secante y clama ante el mundo por alimentos y medicinas cansada de medio siglo de hambre y necesidad. Lo que le faltó a García Linera es decirle a Bolivia que el modelo cubano está agotado no obstante su decantado socialismo. La arenga que motiva estas líneas ante los cocaleros de El Chapare ha servido para confirmar que los otros, de los Yungas no son la nueva burguesía que le da rostro al Gobierno, no son los indígenas sino que se perfila como auténtico productor de coca. El resto es demagogia y falsedad.

En Bolivia como en Francia los súbditos del monarca, incluyendo militares tendrán que obedecerle en forma vertical, porque su autoridad viene del dios sol y la pachamama, según Richelieu este sometimiento garantizará “el bienestar del pueblo y alcanzará la Justicia del Estado” para que cada cual cumpla su tarea sin entrometerse en las demás. Demás está anadir que la utopía de tal estado jamás llegó a la realidad no obstante la brutalidad de las tiranías absolutistas totalitarias.