Páginas vistas en total

viernes, 6 de agosto de 2010

reconocer que los problemas mayores son el narcotráfico y la corrupción como señaló la Iglesia ha sido lo más positivo del discurso de Evo en S. Cruz


Morales expresó su "profunda preocupación" por estos "problemas", en su discurso pronunciado a propósito de la celebración de los 185 años de la fundación de Bolivia, realizada con una sesión de honor en el salón Chiquitano de la Feria Exposición de Santa Cruz.
Sobre el narcotráfico, el mandatario afirmó que proviene de "redes internacionales" delictivas y no del productor de hoja de coca y admitió que lo hecho por su Gobierno contra ello "todavía no es suficiente".
"Reitero mi sentimiento de que el narcotráfico está más equipado que el Estado (...) Lo enfrentamos, pero los datos dicen que no es suficiente", sostuvo, a la vez que instó a un trabajo con toda la comunidad internacional para que la lucha contra la droga "tenga cierta efectividad".
Morales aún es máximo dirigente de los productores campesinos de la zona del Chapare, donde se cultiva la hoja de coca que es usada para fabricar cocaína, pero también es usada en Bolivia para fines culturales y medicinales y otro tipo de industrias legales.
A propósito del contrabando, Morales se mostró contrariado por la actuación de "algunos importadores que corrompen" a funcionarios de aduanas para poder pasar su mercancías, y reiteró la voluntad de su Gobierno para luchar contra ello.
"Luchar contra el contrabando es defender el mercado interno y el producto nacional, y es nuestra obligación defender la producción nacional", aseguró.
El jueves los diputados bolivianos aprobaron la Ley General de Aduanas para combatir el contrabando en el país con la misma dureza como se castiga el narcotráfico, aunque la norma ha sido rechazada de plano por las asociaciones de comerciantes en diversas protestas.
El presidente boliviano reconoció además debilidades en la inversión pública, lo cual, en su opinión, es producto de presiones de movimientos sociales y dirigentes regionales que piensan en sus sectores y no en la patria, según dijo.
Señaló su confianza en que en el siguiente semestre mejorará la inversión del Estado, lo que comportará un "crecimiento económico, mercado interno" para el desarrollo del país.