Páginas vistas en total

lunes, 27 de septiembre de 2010

como nos lo cuentan las agencias noticiosas. el texto está en EJU.TV.org que lo pueden ver. el fin de la hegemonía caudillista.

Al cierre de los comicios legislativos, los estimativos de la oposición venezolana eran moderadamente optimistas, indicando que la bancada chavista no superará a la opositora en más del 10%, lo que instalaría un escenario de relativo equilibrio de fuerzas en la Asamblea Nacional. Por supuesto, las mañas de siempre del oficialismo de boina roja se han hecho presentes, inquietando sobre todo una postergación en el cierre de mesas que podría ser un indicativo de fraude. La organización civil Súmate recibió un total de 569 denuncias de irregularidades, incluyendo “problemas con las máquinas” y múltiples casos de violencia e intimidación. De manera que la oposición se dispone a salir a las calles de manera pacífica en las próximas horas para defender su voto. De todas formas, la duda es si Chávez perderá mucha o poca influencia, pero sin duda que sufrirá una merma relevante en su control sobre el Legislativo, lo que podría abrir el camino hacia la reconstrucción republicana de la división de poderes. En Bolivia, el gobierno de Evo Morales parece preocupado por el posible resultado de la votación venezolana. Así lo deja entrever el editorial del diario oficialista Cambio, donde se dice que lo que está en juego es “mucho más que una elección”. Y es que saben muy bien que una reducción en el poder de Hugo Chávez puede tener efectos negativos para todos los regímenes satélites que el gobernante “bolivariano” ha sembrado por el continente. Un gobierno chavista que ya no sea omnipotente vería reducida su capacidad de injerencia financiera y militar en el exterior, y entraría en una debacle de cara a las elecciones presidenciales del 2012 que podría arrastrar a sus “amigos”. Es que la fuerza de los gobiernos del ALBA -la tutoría del petropoder venezolano- puede acabar convirtiéndose en su principal debilidad.

Los números rojos de la economía

En abierto contraste con la visión complaciente que el gobierno vende sobre su política económica, hay demasiados números “en rojo” en las cuentas nacionales que desmienten la versión oficial. Veamos:

Fuga de capital

El economista Alberto Bonadona señala que, según datos de la “Cuenta de acumulación y financiación de capital” del Instituto Nacional de Estadística (INE), hay una fuga de capital creciente a partir de 2003, cuando se inicia con 97 millones dólares hasta 1.900 millones en 2008 (última cifra disponible). Con certeza, a fines de 2009 la cifra superó los 2.000 millones. Esto quiere decir que desde 2003 a la fecha Bolivia exportó ahorro interno por un total de 10.000 millones de dólares.

Bajo crecimiento

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) muestra un claro rezago en el contexto regional, de acuerdo a un informe de la Fundación Milenio. Bolivia apenas habría crecido un 3,3% en el primer trimestre del 2010, en comparación con el 8,1% de Perú y el 10,9% de Paraguay. Nuestro país cayó al penúltimo lugar en crecimiento en América del Sur, superando sólo a Venezuela.

Baja inversión

Nada mejor le ha ido a la inversión, situada en Bolivia en el 15,1% en el primer trimestre del año, contra el 25,7% de Perú y el 26,3% de Chile.

Y el ministro Arce habla de los “éxitos de la Evonomics”…

notishots@gmail.com