Páginas vistas en total

jueves, 23 de septiembre de 2010

Con Dante Pino nos preguntamos quién invadira Bolivia? EEUU no necesita hacerlo será Brasil que detendrá la cocaína con fuerza y Chile y...

Como si la invasión de la intolerancia fuera poca, o la invasión de la ignorancia hecha gobierno no fuera bastante, ahora resulta que, se espera la invasión de los norteamericanos. El señor de Todos los Poderes anuncia ese extremo.

En una confesión poco sincera, pero elocuente de la preocupación que le invade el Presidente Morales dijo que le tenía miedo al narcotráfico. Y sabe bien porque lo dice. La familia Andrade fue una de las que pasó por las manos de estos delincuentes. Y quien manda, ordena yprotege la sobreproducción de la hoja de coca, tiene que conocer el alcance del negocio que es la base del narcotráfico.

Para dejar en claro este miedo, el Vicepresidente se apresura a denunciar la amenaza de una posible invasión norteamericana. Con la poca sutil intención de generar, otro escenario de polémica nacional, tener en vilo a sus movimientos cocaleros y campesinos, y advertirles de que mientras ellos presionan a “su gobierno” el imperialismo alista una invasión.

Y entre la coca y el miedo nada mejor que buscar al mejor culpable, para cerrar filas. Solo que los cocaleros, que saben, con quién comercializan la coca que producen, se ríen por dentro, ante la ocurrencia del señor que verdaderamente gobierna Bolivia. Ellos conocen la dimensión del negocio y la tienen muy clara. Conocen el poder del narcotráfico.

Pero la realidad tiene varias caras. Y una de ellas se llama Brasil. País hermano, que es un decir, que viene soportando la invasión de la cocaína, gracias al territorio libre para la producción de la hoja de coca (hoja declarada constitucionalmente: patrimonio cultural de los bolivianos) y junto con la droga el creciente comercio de armas que va pari pasu con la violencia en sus ciudades.

Así que el señor Vicepresidente debería tener en cuenta esta verdad. Los Estados Unidos no necesitan invadir Bolivia. Lo probable es que el Brasil después de las elecciones que se avecinan, sea quien le ponga el cascabel al gato. Bolivia es para el Brasil lo que México es para los Estados Unidos. Exportamos droga y le creamos factores de inestabilidad en su seguridad nacional muy importantes.

Estas son las razones que hacen pensar que la comunidad internacional, liderada por el Brasil, comenzará a solicitar que Bolivia ponga más atención a lo que está pasando en su territorio, donde se produce cocaína en pueblos originarios y donde la policía no tiene pisada. Lo que significará tener que asumir la alternativa de seguir protegiendo al narcotráfico vía sobreproducción de la hoja de coca y sus derivados o comenzar a reducir la producción de la hoja de coca en serio con las consecuencias de perder el apoyo de “sus bases”.

Difícil la tiene, por cierto. Ya que no debemos olvidar que este gobierno tiene una cuna: la coca y un padrino la cocaína.