Páginas vistas en total

lunes, 15 de noviembre de 2010

extensa crónica de La Prensa sobre el suceso militar. el desfile que contó con la presencia del más alto jefe militar de Chile. "ffaa socialistas"?ojo


El comandante general del Ejército, general Antonio Cueto, declaró ayer a esta institución castrense “socialista, antiimperialista y anticapitalista” y anunció una transformación total para acompañar al “proceso de cambio” iniciado por el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales.
La declaración fue hecha durante el acto de celebración por el Bicentenario de creación del Ejército Nacional, en el Colegio Militar Gualberto Villarroel, y mereció el inmediato respaldo del presidente Evo Morales. El Mandatario llamó a los jefes militares a “estar preparados” para defender la soberanía y dignidad ante un poder extranjero. “Quiero decirles, si cualquier imperio nuevamente intentara, con cualquier pretexto, lucha contra el narcotráfico o terrorismo, intervenir militarmente, mi pedido a los comandantes, a los futuros comandantes, a los cadetes de las FFAA, estar preparados como antes, como el año 1810 se prepararon en guerrillas para la independencia, prepararnos en guerrillas mediante la republiqueta para defender la dignidad y soberanía y fundamentalmente los recursos naturales”, dijo el Presidente.
El discurso del Comandante del Ejército fue explícito en sostener su independencia de Estados Unidos cuando declaró que no se permitirá, “bajo ninguna circunstancia, la instalación de bases militares de potencias extranjeras en nuestro territorio”. Desde enero de 2006, el Gobierno de Morales imprimió un modelo contestatario a Estados Unidos, país que durante varias décadas transmitió su doctrina anticomunista a través de la formación de los cuadros de mando castrense bolivianos y se encargó de proveer ayuda y equipo militar. A través de estos medios, la influencia estadounidense sobre la institución armada también jugó sus cartas en la política interna de Bolivia.
El general Cueto ubicó su declaración en el contexto histórico de los cambios sociales y políticos incluidos en la actual Constitución Política del Estado, vigente desde febrero de 2009, y la adopción de un modelo de Estado plurinacional, soberano y democrático. Estas circunstancias hacen que “el Ejército surja como una institución socialista, comunitaria y, como tal, nos declaramos antiimperialistas, porque en Bolivia no debe existir ningún poder externo que se imponga. Queremos y debemos actuar con soberanía y vivir con dignidad”. El Ejército se declara “anticapitalista” porque este sistema está destruyendo a la Madre Tierra, “la Pachamama”, y por ello los militares deben unir todos sus esfuerzos y capacidades para defenderla, expresó. “La historia demuestra que el Ejército nace con una posición antiimperialista porque ha combatido al imperio europeo desde 1810 y por eso estoy convencido de que el gran pensamiento y sentimiento de las Fuerzas Armadas son antiimperialistas desde su nacimiento, desde su organización, su movilización”, expresó el presidente Morales para refrendar su respaldo al jefe militar. En la oportunidad, el Jefe de Estado aprovechó el acto de celebración para ratificar a los generales y almirantes en las funciones del Alto Mando militar por una nueva gestión, para continuar apoyando el “proceso de cambio”.
El comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Ramiro de la Fuente; el comandante de Ejército, Antonio Cueto; el comandante de la Fuerza Aérea, Víctor Gandarillas, y el comandante de la Armada, Hugo Contreras, prolongarán su mandato en un año. El general Cueto denunció que los anteriores “gobiernos neoliberales” pactaron con el sistema capitalista buscando la destrucción de las Fuerzas Armadas, con planes para disminuir la capacidad operativa. Cueto dijo que su institución inició un proceso orientado a cambios estructurales para acompañar al proceso de cambio. El presidente Morales otorgó un papel fundamental a las Fuerzas Armadas por su acción dirigida a sentar soberanía en zonas fronterizas ricas en yacimientos de oro y maderas, y por su actuación en la nacionalización de los recursos naturales y empresas que retornaron al control del Estado. Un jefe chileno en visita protocolar El Comandante en Jefe del Ejército chileno, general Juan Miguel Fuente Alba, destacó los vínculos amistosos con sus pares bolivianos, aunque se abstuvo de hablar sobre el diferendo marítimo. Luego de participar en la celebración por los 200 años del Ejército de Bolivia, en el Colegio Militar Gualberto Villarroel, expresó: “No soy autoridad para referirme a dicho tema”, explicó. “Es más, en un estado de derecho a las instituciones castrenses, por expresa disposición de la Constitución Política de la República, le corresponde la defensa de la patria, velar por su soberanía y, en tal virtud, en la oportunidad que son requeridas para opinar o dar su parecer, lo hacen en términos reservados y con la prudencia que corresponde a las autoridades del Estado”, manifestó.
El jefe militar anunció que el 17 de noviembre llegará a Bolivia el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Chile, el general Guillermo Castro, quien estará acompañado por otros tres generales militares, con el objetivo de afianzar más las relaciones militares con sus pares bolivianos a través de las futuras reuniones. Piden usar ley anticorrupción La aplicación de la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz sobre quienes participaron en la entrega de los misiles chinos a los Estados Unidos, fue reclamada al Gobierno, por el comandante del General del Ejército, general Antonio Cueto. “Con la finalidad de lavar el honor del Ejército —subrayó—, solicitamos a las autoridades pertinentes que, a través de la Ley anticorrupción Marcelo Quiroga Santa Cruz, se actúe en consecuencia contra los que entregaron para desactivar misiles que fueron adquiridos para la defensa del Estado”. El pedido del general fue formulado durante el discurso por la celebración del Bicentenario del Ejército. En 2005, el entonces candidato presidencial Evo Morales denunció la desaparición de 28 misiles tierra-aire MHN-5, de fabricación china, que se encontraban en depósitos de las Fuerzas Armadas y que fueron entregados a EEUU para su desactivación.

Una innecesaria subordinación
Las expresiones del comandante general del Ejército, general Antonio Cueto, representan una “innecesaria subordinación” al partido de Gobierno, expresó el ex vicepresidente constitucional (1993-1997) Víctor Hugo Cárdenas. El político y opositor al Gobierno de Evo Morales observa problemas en la declaración del jefe militar: “El principio institucional afirma que las Fuerzas Armadas no deliberan, y esas expresiones (de Cueto) van contra la Constitución Política del Estado porque se trata de la toma de una posición política pocas veces vista”, comentó. “La actitud del mando militar está fuera de lugar” porque la historia reciente demostró que el socialismo, como modelo de Gobierno, está casi extinguido tras los cambios en la ex Unión Soviética y otros países que abandonaron ese esquema, dijo. Demandó de Cueto una aclaración para comprender si la proclama a favor de una adhesión del Ejército a un modelo socialista ha sido personal o institucional. Cárdenas se pregunta si la declaración de Cueto siguió los canales de consulta previa con el Alto Mando militar y de éste con el Presidente del Estado, que de manera coincidente ayer resolvió ratificar al mando castrense por una nueva gestión. No ocultó su preocupación por que “el Ejército se haya sometido al vaivén del partido de turno, en lugar del proceso democrático”.
Consigna no corresponde al Ejército La proclamación de socialismo en las filas del Ejército “es la opinión personal del Comandante (General Antonio Cueto) y no es el criterio de una institución”, dijo el senador de oposición Marcelo Antezana. El congresista, que también se desempeñó en el Comando General del Ejército, calificó a la institución como la “columna vertebral de la vista institucional del país” desde el 14 de noviembre de 1810, y la excluyó del debate político sobre ideologías. A manera de recuento, el congresista recuerda puntos de inflexión en la actividad de las Fuerzas Armadas y admite que en varios episodios de crisis los sectores sociales no aprobaron sus acciones por la interrupción del estado de derecho y gobiernos democráticos. El pensamiento de algunos miembros del Alto Mando militar no compromete una doctrina. “Es la opinión personal de un comandante y no de una institución”, afirmó Antezana. “Cuando pase este Gobierno, la institución perdurará. Su función actual es la sostenibilidad del estado de derecho y la defensa de las conquistas sociales. El Comandante es representante oficial de la fuerza y tendrá que asumir su responsabilidad” sobre el contenido de su declaración, agregó.
Para destacar Preparados. El presidente Evo Morales comparó el momento con la preparación de las guerrillas de la independencia. Comandante. El Comandante del Ejército proclamó el socialismo en esta arma en consonancia con el proceso de cambio. Bases. El Jefe militar descartó la instalación de enclaves de potencias extranjeras en territorio boliviano. Confianza. Evo Morales ratificó al Alto Mando militar por su actuación en defensa de los recursos naturales. Denuncia. El General Cueto reveló que se organizaba un plan para reducir la capacidad operativa del Ejército.