Páginas vistas en total

jueves, 16 de diciembre de 2010

Bolivia Hoy abre su portada con ésta patética nota. Deponen al gobernador Mario Cossío en Tarija

Las instituciones cívicas de Tarija, determinaron para este jueves y viernes un paro cívico con movilizaciones y bloqueos en defensa del gobernador Mario Cossío y en rechazo a su posible suspensión.

El anuncio lo dio la presidenta del Comité pro Intereses de Tarija, Patricia Galarza, ante los aprestos del gobierno por destituir a Mario Cossío y posisionar a un masista en esas funciones.

La gobernación denunció con grabaciones que desde el gobierno se ha venido planificando su destitución y este miércoles se anunció que el senador Darío Gareca será incluido en la denuncia de conspirar un golpe de estado contra la gobernación tarijeña.

La asambleísta Sara Cuevas dijo que la justicia tiene que ser para todos no solo para los oficialistas. "Esperamos que la imputación sea la brevedad posible", dijo refiréndose a Gareca.

En la grabación Gareca habría dicho que "sería con el caso Imbolsur" que se destituiría al gobernador Cossío, pero que para ello el gobierno ni el MAS no tenían que ser mencionados.

Mario Cossío y 11 asambleístas iniciaron este miércoles una huelga de hambre, innmediatamente de iniciada la sesión que debía tratar su destitución, en protesta porque su denuncia con pruebas no estaba siendo ejecutada por la justicia.

La huelga se instaló en el mismo hemiciclo legislativo de Tarija, de donde el MAS intentó desalojarlos con la policía, según denunció Cuevas.

Mientras que Cossío dijo que las actividades el en la gobernación seguirán con normalidad, ya que se ha instruido que continúen con todos los temas pendientes. "Hay mucho por hacer y mucho por luchar", dijo el gobenador.

Dijo también que lamentablemente han utilizado a un fiscal y un caso estúpido para intentar darle un golpe de Estado.

Esta medida de presión ha recibido el apoyo de autoridades y cívicos de otros departamentos que ven con preocupación que el gobierno está actuando en forma dictatorial para tomar el poder donde perdió en las elecciones.

La posible suspensión de Cossío debe darse por mayoría absoluta de la Asamblea departamental, vale decir 16 de los 30 asambleistas.

El MAS tiene 11 legisladores, el PAN 5 y los indígenas 3. Camino al Cambio de Mario Cossío cuenta con 11.