Páginas vistas en total

lunes, 6 de diciembre de 2010

el salesiano Tito Solari viajó a La Paz y se presentó ante los diputados donde expresó "no he tenido intención de ofender a nadie" cuando habló delCT


El arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari, dijo este lunes sentirse "apenado" por sus declaraciones en torno a que niños y jóvenes del Chapare estarían involucrados en el tráfico de drogas, no obstante, señaló que no fue su intención ofender a "algunas personas". Solari - que llegó de Cochabamba a la sede de Gobierno y visitó la Cámara de Diputados para entregar a los legisladores las observaciones de la Iglesia Católica al proyecto de Ley de Pensiones - dijo que su ánimo era manifestar la preocupación de padres de familia y que sintió la necesidad de compartirla con la población boliviana. "Frente a toda esta problemática que sin querer se ha suscitado por una declaración que hice hace bastante tiempo, he quedado adentro con una pena grande y la pena que tengo es que quizás alguna persona se ha sentido ofendida o se ha sentido juzgada por mis palabras. No era mi intención, eso yo quiero de veras disculparme y pedir a esas personas que mi ánimo no era esto", dijo en declaraciones a la prensa local. "Construyamos el bien que necesita el país colaborándonos no enfrentándonos", dijo al pedir a los medios de comunicación usar un mensaje que nos ayude a acercarnos ver lo que hay positivo de ambas partes para poder construir. "Eso haría un bien enorme y es nuestra voluntad", insistió El prelado afirmó que es importante que no sólo la Iglesia, sino toda la sociedad y sus instituciones tengan que pensar en proteger a los menores. "Todos estamos en eso. Yo dije una cosa buscando un bien y ha causado un efecto que para algunos es negativo y esto lo he sentido y lo siento. Me da pena eso y sufro también. Esto a mi me va a servir para procurar que todas mis declaraciones vayan en sentido de construir puentes, de buscar el bien el señor ha venido para eso y nosotros tenemos que seguir ese ejemplo", añadió. El 20 de noviembre, Solari, Arzobispo de Cochabamba, exteriorizó su preocupación por la creciente actividad de narcotráfico en jóvenes del trópico cochabambino, zona que visitó en los últimos dos meses y en la que recibió testimonios de papás, maestros y religiosos. "Siento una preocupación grande porque hay jóvenes de los colegios de secundaria que, en la noche, salen para trabajar en el tráfico de cocaína", manifestó Solari, quien en dos oportunidades aseguró que no se trata de una denuncia contra el Gobierno central, sino de un tema de conocimiento general y de intranquilidad en la región afectada. Las declaraciones de monseñor Solari provocaron la reacción del Gobierno, parlamentarios del MAS y pobladores del Chapare, que descalificaron las declaraciones del prelado y lo declararon "persona no grata".