Páginas vistas en total

viernes, 31 de diciembre de 2010

medio en broma medio en serio la anécdota que Barrientos regaló a Arguedad insinúandole el suicidio...


Mentiras presidenciales y la Smith&Wesson

Mauricio Aira

En algún momento de 1968 Antonio Arguedas ministro de Gobierno del Presidente Barrientos recibió como regalo del Jefe de Estado un flamante Smith & Wesson en elegante caja de madera barnizada. El ministro que había estudiado derecho y tenido devaneos izquierdistas, había ingresado a la fuerza aérea a instancias de René Barrientos su amigo personal. Inteligente y buen comunicador Arguedas se había ganado la confianza del aviador y en cuanto accedió al poder merced a un golpe de Estado contra el Constituido Victor Paz Estenssoro, se prestó a desempeñar cargo de tan alta responsabilidad.

Desde aquel momento Arguedas empezó a maquinar sobre la manera de causarle a Barrientos el mayor daño posible desde el poder e ideó y llevó a cabo la apropiación del diario del Che Guevara que cobró tanta celebridad. Arguedas pidió a Victor Zannier, su camarada de ideales de otra época que se encargara de la tarea de hacer llegar a manos de Fidel Castro el documento manuscrito, no sin antes sacarle unas copias. Victor contó a sus amigos más próximos la aventura que le significó cumplir el pedido de Arguedas realizando un periplo por media Europa para finalmente llegar a España desde donde un enviado suyo, entregó además del libro, un macabro trofeo “las manos del Che” que por recomendación de un agente de la CIA le habían sido cercenadas dizque para “facilitar su identificación” Varias decenas después Zannier publicó toda su patética historia en un anexo del un diario respetable de “la llajta”.

La historia de Arguedas es igualmente dramática y patética por cuando interpretó el regalo de Barrientos como una invitación al “suicidio”. Arguedas vivió con ésta obsesión aunque nunca pudo comprobar que Barrientos había tenido en verdad, la “intención de suicidarlo” hasta que murió el caudillo militar en un “accidente del helicóptero presidencial” en el pueblo de Arque del departamento de Cochabamba. El propio Arguedas que había pasado varios años en Cuba acogido al asilo político murió en La Paz en circunstancias misteriosas.

Se estarán preguntando los lectores que tiene que ver “Smith & Wesson de Barrientos” con el Sr. Presidente. Y es que ante todo lo andado hasta hoy especialmente las últimas 72 horas después del “gasolinazo” algunos piensan que lo mejor que podría pasarle al ocupante del Palacio Quemado sería que alguno le haga llegar otra cajita dorada como regalo. Veamos por partes.

Producido el gasolinazo, alza desmedida del precio de los carburantes por efecto de una disposición gubernamental, el Presidente propagó la nueva de un mensaje suyo a la nación para comunicar las maneras de paliar el impacto brutal de un aumento promedio del 75% en el precio de diesel y gasolinas. Todos los ciudadanos esperaron con ansias el tal mensaje que llegó repleto de mentiras como se pudo debelar a poco de ser emitido en cadena nacional de estaciones de radio y estaciones de televisión. Se esperaba que el DS 748 fuera derogado, lo que no ocurrió. Que se dieran anuncios para contrarrestar los efectos del gasolinazo, en la canasta familias y los pasajes del autotransporte. En su lugar el Presidente formuló propuestas a mediano plazo y anuncios demagógicos neoliberales como el de otorgar un “doble aguinaldo dentro de un año” que no quedó claro si para todos o sólo para los sectores que anunció privilegiar: militares, policías, maestros y sanitarios éstos dos últimos que aunque le son contrarios, son temidos por su capacidad de movilización y su resistencia.

En la pretensión de justificar el DS 784 aseguró que no existía otra forma de frenar la sangría de las finanzas públicas prometiendo que el dinero sería destinado a proyectos para los rurales, sin decir exactamente de cuáles podría tratarse, pues no con conocidos. Demagogia empleó el Presidente en ofrecer que toda la soya el arroz, el maíz y el trigo serían comprados por el Estado a un precio 10% mayor al del mercado. En realidad solo palabras, según se puede apreciar por la anómala empresa de compras de su administración EMAPA que se dedicó a vender lo poco de mercadería que le quedaba en almacén a precios altos, aumentados a un porcentaje mayor del dispuesto por el propio DS.

Otra mentira es la imposibilidad de comprar producción agrícola bastante esmirriada por la alteración del calendario agrícola. Ofreció créditos hasta de 300 mil dólares por municipio para programas de riego que de ninguna manera podrían estar listos para ser ejecutados hasta dentro de muchos largos meses. En el tema de los tractores, algún periodista le recordó lo sucedido con “los tractores iraníes de pasada importación” dijo otra mentira que estaban funcionando en muchos municipios lo que no es cierto. “Reconozco que me equivoqué hablando de los tractores, que no tienen repuestos o no se adaptan a todo terreno”. Poco creíble entonces el ítem de un fracaso estruendoso. Dejando de lado las cifras que ofreció de un plan de inversión en hidrocarburos que fueron pocas, el tono del resto del discurso fue el mismo de siempre echarle la culpa a la oposición, a los gobiernos anteriores. O sea MÁS de lo mismo de siempre. Ninguna variante.

Asi cuando ya no tiene qué ofrecer la incertidumbre es un sitio común. Los precios de la economía popular siguen en alza, no hay pan, no hay carne, ni arroz, ni azúcar, ni lo mas elemental y esto porque estamos tan sólo al comienzo de la crisis secuencia fatal del “gasolinazo” adjetivo que quisieron los de su aparato propagandístico que fuera borrado del léxico de estos días, pero no ha sido posible porque el pueblo ya está harto de tanta mentira y de la distorsión a que sus voceros nos quieren conducir. Por todo ello, no sería nada mala la idea de mandarle una cajita de madera bien barnizada con una Smith & Wesson porque de aquí para adelante ni sonar con el Nobel, ni con ser guía espiritual, ni abanderado del tema ecológico, ni defensor de las masas, todos sus ideales y atributos puestos al descubierto.

Para continuar con la ironía referir la afirmación de Morales “la culpa del gasolinazo la tienen los burros” que llevan a sus espaldas el combustible en botellas de gaseosas y que a paso cansino atraviesan las fronteras de ida y vuelta. “No hemos podido con ellos”, afirmó ni siquiera las fuerzas armadas socialistas han podido detener a los burros, ni abrir las botellas, sino que han visto pasar mañana, tarde y noche a los animales”. Lo más curioso es que acto seguido, como premios a sus burradas los militares reciben un 20% más de salario…!qué iniquidad! ¡Qué contradicción! Del modo que lo dijo “ininteligible y contradictorio” uno no sabe si los burros son los contrabandistas o los encargados del contrabando son los burros…y como anotó Bajo el Penoco, “si lo que Evo dice es cierto y en verdad los burros son tan eficientes habría que encomendarles que pasen por la frontera otra clase de cargamento, lo que explicaría las protestas permanentes de Brasil y Chile por la presencia de tanta cocaína boliviana transportada en inteligentes burros”.

Decepcion porque el Presidente no hizo alusión a lo social, ni a las 3 decenas de naciones en que dividió al Estado Pluri, nada de las falencias ni de los aciertos, nada de la seguridad interna ni de los riesgos que entraña el contrabando a la inviolabilidad del territorio. No hubo la menor referencia al estado de la Democracia, al parecer ya no cree en ella, porque los atropellos contra ésta dama se cometen más frecuentemente y se ha halla indefensa y mustia. Nada sobre los linchamientos, ni sobre crímenes colectivos en “tierra de nadie” donde al parecer la señora Democracia no es reconocida. El informe no mencionó una sola palabra sobre el empleo de los ingentes recursos que ingresaron al país por la bonanza en los hidrocarburos, cuando en Noruega por ejemplo se ha creado un fondo que atesora estos recursos y que podrían servir para medio siglo de existencia de aquel reino si acaso una catástrofe natural o de agresión le privara de ingresos normales, para que explique porqué la economía boliviana no crece como en otros países del continente más al contrario en pleno Siglo XXI es víctima de “gasolinazos” que enfrenta a sus hijos en lugar de unirlos.

Y ya en serio, qué triste que Evo Morales hubiese dejado pasar una oportunidad de oro para sincerarse y confesar sus desaciertos ante la Comunidad Nacional cansada de una conducta errática que está socavando los cimientos de la ¡Patria grande, justa y democrática que todos deseamos!