Páginas vistas en total

martes, 22 de febrero de 2011

otra vez? no se cansa Evo de hacerse la víctima y denunciar que el Imperialismo y la oposición lo quieren desbancar? un viceministro hace denuncias


aparece en La Tercera de Santiago, Chile
El gobierno del Presidente boliviano, Evo Morales, denunció un presunto "complot" internacional para desprestigiarlo, informa hoy el diario oficial Cambio.

El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, afirmó que el "imperialismo" (Estados Unidos) y la oposición boliviana impulsan la "conjura" contra Morales, para crear la imagen falsa de que en este país no hay democracia ni libertad de expresión, pero sí persecución política y violación a los derechos.

Cárdenas hizo su denuncia tras asistir en Ginebra con la ministra de Justicia, Nilda Copa, al 78 Periodo de Sesiones del Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial.

"Se está armando una especie de conjura contra el gobierno boliviano a partir del hecho de que el imperio norteamericano no ha logrado posicionar, en el imaginario internacional, que el gobierno boliviano es muy permisivo con el narcotráfico", aseguró.

Cárdenas cita como evidencia cuatro convocatorias del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos al gobierno de Morales entre abril de 2010 y febrero de 2011, para rendir "exámenes" sobre la situación de los derechos humanos en este país.

Para el viceministro, lo "raro" es que la ONU pidió a Bolivia en esas reuniones informes sobre los medios de comunicación.

"Nos dicen que la Ley 045, Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, está poniendo en riesgo la libertad de expresión", dijo Cárdenas, y agregó que quien visite Bolivia podrá "constatar" que "hay avance de los derechos humanos", en parte por dicha ley.

Según Cambio, el viceministro dijo que la oposición y el "imperialismo" buscan mostrar "que en Bolivia no hay democracia, hay persecución política, hay atentado a la libertad de expresión y se vulneran los derechos humanos, para justificar una andanada de ataques internacionales al proceso boliviano".

Para ello, agregó, EEUU "fabricó" delegados falsos de grupos indígenas bolivianos: "Organizaciones no gubernamentales financiadas por el imperio -dijo- se hacían pasar por dirigentes indígenas y daban informes contrarios al proceso".