Páginas vistas en total

lunes, 28 de febrero de 2011

se puede apreciar en el testimonio gráfico de LT el grado de destrucción que provocaron los deslizamientos en LP


como si el demonio habría intervenido provocando la desgracia de los paceños. es la fatalidad que el pueblo atribuye a los malos espíritu, es el brujerío, "el kéncherío", algo como el embrujamiento que cunde por todo el país. llámeses "la niña o el niño" lo cierto es que miles de bolivianos en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, El Beni se encuentran sin vivienda. lo perfieron todo, aunque salvaron la vida. las imágenes que nos ofrece Los Tiempos son impresionantes y reflejan el grado de angustia que ha provocado entre los vecinos. ahora corresponde actuar primero con alimentos, con ropa, con medicinas y viviendas eventuales. la Iglesia, las escuelas, los cuarteles tienen que habilitar ambientes de modo que nadie se enferma o vea multiplicados sus males por falta de comida, de medicinas, de un techo donde cobijarse. "el kéncherío", el embrujo o malefecio ha invadido Bolivia que necesita de agua bendita y eliminar los demonios, que se lanzen al barranco para que no puedan volver a salir y se los lleve lejos, muy lejos la fangosa corriente de aguas servidas que merodean la urbe.