Páginas vistas en total

lunes, 22 de agosto de 2011

qué hay de común entre Gadafi y Evo? que son amigos, que el primero le dió sus primeros miles de dólares para armar las revueltas en Bolivia y especialmente que AMBOS SIENTEN PASION POR QUEDARSE EN EL PODER





Evo y Gadafi su pasión por el poder

Mauricio Aira


Cuando Muamar Gadafi tomó el poder hace 42 anos todo el mundo simpatizó con él, especialmente los jóvenes líderes del mundo árabe y en general del tercer mundo que lo vieron como un modelo de revolucionario, valiente y generoso.

No tardó en mostrarse estrambótico luciendo trajes brillantes uno para cada ocasión, que nos recuerda a Evo que no se cansa de mudar de ropa, y que goza con fotografiarse con atuendos de todos los colores, de cada una de las regiones del país, los fotógrafos que suelen acompañarle en sus viajes pagados con recursos del Tesoro, han contabilizado hasta ahora 250 trajes diversos que el propio Evo, ha anunciado que están destinados al museo de su original Orinoca lugar donde nació y que se está transformando en una reliquia y más de uno de sus adeptos ha señalado que se convertirá en patrimonio de la humanidad.

Desechó la corbata y se ha mandado a confeccionar al menos 50 chaquetas azul, negro con cintillos adornados con figuras tiahuanacotas que su canciller y jefe de protocolo han imitado sin aspavientos, ha impuesto jurar los cargos con el puno en alto y la mano en el pecho, obligando inclusive a sus colabores de religión cristiana a desechar el juramento tradicional con la cruz.

No faltan historiógrafos que consideran a Gadafi un hábil político que a los 27 años se convirtió en autócrata aferrándose al poder con mano dura sin ceder un ápice a la oposición. Evo llegó al poder electoralmente, en una carrera política trazada para imponerse por el terror  y el miedo “votamos por EM para tener algo de tranquilidad” dijeron sus electores puesto que lo vieron tumbar un gobierno tras otro con su método de bloqueo, paro, abucheos y silbatinas, insultos a sus oponentes.

Gadafi practicó el terrorismo, subsidió a los subversivos y guerrilleros como IRA, Sendero Luminoso, las FARC, sin faltar Evo Morales y sus “cocaleros” al que donó sin disimulo grandes sumas en dólares para que pusiera en marcha su toma del poder. El mundo no tardó en aislar a Gadafi por sus actos hostiles y hasta criminales, por lo que tras varias décadas de ostracismo resolvió reconciliarse (es tan grande su pasión por el poder) y pidió perdón, llegando a reconocer su responsabilidad en la destrucción de un avión de Pan Am sobre Escosia con la muerte de casi 300 personas a cuyas familia indemnizó copiosamente, para que los gobernantes le levantasen el veto.

Gadafi como García Linera el segundo de Morales, es único en su discurso, en sus sofismas y prestigitaciones, político astuto, sobreviviente político de las más asombrosas circunstancias. Arropado por el poder, aunque sin imponer lo nombre presidente o primer ministro, sino simplemente “el líder de la revolución” que de a poco se fue separando del mundo árabe porque quizá fundar su propia falange musulmana, lo que le valió “la excomunión” de los ortodoxos y ayatolas.

A diferencia de Evo que ni siquiera terminó la escuela primaria, Gadafi se doctoró en Derecho y recibió en Inglaterra formación militar. Evo no logró llegar a la secundaria, pero su staff propagandístico se las arregla a cambio de generosas recompensar, como perdonar impuestos y disimular faltas, que lo declaren “doctor honoris causa”. Su corifeos dicen, para aprender lo que él sabe, no se necesita ir a la universidad.

Qué no hizo Gadafi para mantenerse en el poder, crímenes, persecusion a los demócratas libios, cárcel para sus detractores porque no toleró critica alguna y se fue cerrando al punto de mantenerse semiaislado hasta cuando sus asesores comerciales y de imagen fueron negociando de apoyo comprando acciones de empresas fantasmas, invirtiendo gruesas sumas en actividades legales y otras no tanto, metiéndose en las economías de países como Italia y Francia y Alemania que empezaron a temer por el real poder interno que Gadafi estaba logrando merced a sus hábiles maniobras, provocó recelo especialmente en el mundo árabe que no lo veía con buenos ojos.

Necesitaba una ideología y creo su partido verde, el Libro Verde era como su biblia desde 1970 una mezcla alternativa de capitalismo socialista (¿?) combinado con principios del Islam que los propios musulmanes reprobaron pero lo soportaban por su “generosidad” especialmente en Palestina, Libano, Siria. El libro o “su doctrina” derivó en apoyarse como Evo en “los movimientos populares” (dicho sea de paso ahora son “fuerzas populares”) que Gadafi llamó “estado de masas” al estilo de los comités populares de los países que integraron el imperio soviético. Gadafi como Evo se denominan “hermanos y guías de la revolución” así pretenden mantenerse por encima de los funcionarios que ocupan una pega y por ende son sujetos de obedecer al líder. Gadafi ni Evo obedecen a nadie que no sea su ambición por el poder.

Benjamín Barber un político estadounidense lo califica como un intelectual. Gadafi es reflexivo y filosófico lo que contradice con su autocracia. Es fundamentalmente un beduino que viene del desierto y vive en una tienda de campaña, costumbre que le salvó varias veces la vida, mientras sus colaboradores murieron aplastados por los edificios que fueron bombardeados.

Como quien busca distraerse Gadafi entrenó guerrilleros africanos en campos especiales a los alojó y alimentó por algunos meses, lo que le valió el rechazo de la comunidad internacional. Evo muy bien aceitado por su comandante y jefe Chávez ha concebido la creación de un cuartel en Cochabamba para instruir a los oficiales de “los bolivarianos” en espionaje, contraespionaje, insurgencia, terrorismo y guerra de bajo intensidad. Por el momento se ha mantenido en secreto parte de las actividades de la Academia Militar del ALBA (Acuerdo de los países bolivarianos fundado por Chávez)

Rechazado por el mundo árabe Gadafi mudó sus apoyos y planes al mundo africano y exteriormente se fue caracterizando como tal. Evo que en 2006 contaba con erigir UNASUR fue limitando este plan, especialmente por la menor ayuda de Chávez y la deserción de naciones como Paraguay, Uruguay, Chile y Perú. A los originarios que los tenía como incondicionales les fue discriminando con un trato diferenciado del que ofrece a quechuas y aymaras y al resto de 34 nacionalidades que ha puesto, bastante forzadamente en la CPE fabricada en el cuartel de La Glorieta (Sucre) y revisada sin discusión alguna en Oruro (Departamento en que nació Morales)

Cuando Gadafi cumplía 39 años de estar en el poder alegró al mundo con su frase “Ya no habrán guerras, ni ataques, ni actos de terrorismo” y prometió a “sotto voce” la erección de la democracia. Aspecto que no cumplió y que significó el principio del fin. Los políticos libios formados en el exilio se organizaron para liquidar su régimen. Evo está dando pasos muy atrevidos en lo institucional como convocar a elecciones para elegir tribunos de una lista única, lo que sumado a los crímenes de su gobierno, a los encarcelamientos sin proceso ni sentencia, a las persecuciones de cientos de ciudadanos que están exiliados en Perú, Chile, EEUU, Brasil y Paraguay, se coloca en situación de auto marginamiento, con problemas diarios de corrupción, narcotráfico e injusticia. Los esfuerzos de su Vice García y sus seguidores próximos de convertirlo como a Gadafi en “guía espiritual de los pueblos originarios” han resultado en fracaso total.

Gadafi como Evo han venido concentrando en sus manos el control absoluto y autoritario del país. La disidencia ha sido aplastada y los medios de comunicación o están en sus manos, en Bolivia con honrosas excepciones o ejercitan un indisimulado control por el avisaje y la extorsión. Los DDHH son violados en ambos regímenes, lo último en Bolivia la violación a la intimidad de la comunicación telefónica violada por el propio Presidente que hace tan sólo unas horas, se acusó de haberla cometido.

El hecho final es que Gadafi ha sido llevado a la dramática disyuntiva de rendir su poder a los rebeldes que lo tienen cercado en Trípoli o morir bajo un mortífero bombardeo de las fueras de la OTAN, a Evo le toca ceder en el reconocimiento de los originarios del TIPNIS o afrontar una rebelión que en poco tiempo se generalizará y echará por tierra sus proyectos hegemónicos de un gobierno de 50 años.