Páginas vistas en total

miércoles, 14 de septiembre de 2011

María Galindo de Mujeres Trabajando suma su voz en apoyo de la marcha del TIPNIS que se va convirtiendo en columna vertebral de la lucha social capaz de reflejar la iniquidad del MAS. (Página 7)


    Desgarra sentir la marcha de los y las indígenas del TIPNIS, desgarra la muerte de dos niños, desgarran los abortos de dos compañeras integrantes de la marcha, desgarra que un Gobierno popular desprecie la vida y la palabra de los y las marchistas como otrora lo hicieron los de la derecha con ellos, desgarra que se formule la propuesta de una tercera carretera de integración al Beni que absurdamente pretende atravesar un parque nacional por la mitad, desgarra la falta de transparencia en el contrato, desgarran todos y cada uno de los detalles grandes y pequeños de la marcha en defensa del TIPNIS. Así el TIPNIS se va convirtiendo a su paso lento y duro en una columna vertebral de la lucha social en Bolivia y al mismo tiempo se va convirtiendo en un espejo capaz de reflejar todas y cada una de las contradicciones, falsedades e hipocresías de este Gobierno. Un Gobierno frente al cual y de cara a lo que ocurre en el TIPNIS me declaro desilusionada, frustrada, impotente, asqueada, y mil veces indignada. Quiero detallar algunas cuestiones que creo necesario repetir, afirmar y gritar. No tengo ningún ánimo de ser original y mucho ya se ha escrito sobre esta marcha y al mismo tiempo mucha confusión se ha generado, confusión devenida de los muchos oportunistas que agarraron la marcha como un juguete con el cual usar palestra, aparecer y lanzar una vez más algún argumento contra Evo. Los antievistas casi se regocijan sobre la marcha porque les resulta útil y fácil utilizarla desde sus cómodos sillones de espectadores. También ha contribuido a generar una inmensa confusión la cantidad de descalificaciones que ha ido sacando el Gobierno. Desde la ciudad es urgente afirmar que el TIPNIS es de todos y todas, es de la sociedad boliviana en su conjunto, es de la región, del continente y de la humanidad misma, por eso nuestro deber es respetar ese pequeño pedazo de paraíso. Desde la ciudad es urgente decir que la defensa del TIPNIS no es cosa de los y las indígenas de la CIDOB, sino que podemos y debemos involucrarnos respetando la primera palabra que les corresponde precisamente a las y los hermanos de la CIDOB. No es una actitud cómoda defender el TIPNIS desde la ciudad, supuestamente gozando de agua potable, luz eléctrica, acceso a la tecnología y la salud, primero porque no es cierto y aquello de lo que se goza en la avenida Arce no es lo mismo de lo que se goza desde Villa Ingenio por muy ciudad que sea. La ciudad es un infierno de miseria, carencias y privilegios que es urgente empezar a poner en cuestión como modelo de bienestar. Es urgente el trabajo de desmontar y contra-argumentar a favor de la marcha en todas las ciudades del país. Sobre el financiamiento de la marcha como una oscura intención del imperialismo norteamericano -cuando el propio Gobierno actualmente sigue trabajando con Usaid, cuando en su tiempo Evo Morales fue apoyado en sus diferentes marchas por las oeneges y cuando Usaid ha estado en la zona con una serie de proyectos no convierte a la zona del TIPNIS en territorio de penetración ideológica imperialista-, eso es simplificar, subestimar a la gente, mentir descaradamente. Es urgente hacer un paralelismo entre el discurso que está desplegando el Gobierno frente a la marcha -por parte de sus ministros de Comunicación y Presidencia- y la retórica usada otrora por la derecha cuando de descalificar movilizaciones populares se trataba. Si el Gobierno de Evo Morales quiere hacer la consulta sin respetar la prevalencia indígena como consulta vinculante, hecho que está en la actual Constitución, tampoco podemos aceptar una consulta a los colonizadores de la zona; proponemos entonces un referéndum nacional con paralización de obras hasta que el país se haya manifestado al respecto. Entre tanto, sólo pienso que la marcha debería volverse muchas marchas más en defensa del TIPNIS y bajo el techo de los y las indígenas habitantes del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure, para que siga siendo tal y para que en nuestro país salgamos de este falso lodo de engaño en el que se ha ido convirtiendo el Gobierno del MAS, que cada día miente más y más. María Galindo es miembro de Mujeres Creando.