Páginas vistas en total

miércoles, 2 de noviembre de 2011

La Protesta es un portal del Partido Socialista Bolivia y se refiere a Evo como al gran traidor de toda la historia

Después del gran triunfo de la marcha
Evo vuelve a traicionar

Evo Morales pasará a la historia como el gobierno que más ha mentido y traicionado a su pueblo. Esto no significa olvidar lo que fueron los anteriores gobiernos neoliberales, su racismo y su absoluta sumisión a las transnacionales y terratenientes. Pero de ellos esperábamos poco porque sabíamos a qué intereses defendían. En cambio Evo subió prometiendo nacionalización y se entregó a las transnacionales, prometiendo terminar con el latifundio y defendió a los latifundistas, dijo ser “indígena” y fue el gobierno que reprimió violentamente a los indígenas de tierras bajas.
Como si quisiera superarse cada día en su infinita capacidad de mentir, después de firmar hace poco más de una semana una ley que dice que la carretera no pasará por el Tipnis, Evo sigue diciendo que la carretera por el Tipnis es “necesaria” y que “todos se la piden”. El gobierno utiliza el concepto de “intangibilidad” del Tipnis para decir que los indígenas no pueden tener ningún proyecto productivo, ni siquiera los que ya fueron aprobados por el gobierno hace años, y que no dañan el Tipnis como el de cría de lagartos y explotación de sus pieles, y el turístico. Esto lo hace con el pérfido objetivo de que los propios indígenas pidan que cambie otra vez la ley.
El hipócrita neoliberal Juan Ramón Quintana dice que “descubrió” que los indígenas crían lagartos, cuando esto ocurre hace años y el gobierno lo conoce perfectamente. En cambio permite que los menonitas destruyan decenas de miles de hectáreas de bosques y desertifiquen regiones enteras con su agricultura irresponsable, pese a haber una resolución desde hace tres años de expulsarlos, y pese a que el propio Quintana es el responsable de ADEMAF, organismo estatal encargado de cumplirla (denuncia del ex viceministro de tierras Almaraz). 
Y ahora vuelve a intentar convencer de que “hace falta” un nuevo gasolinazo. Reiteramos lo que dijimos antes y que fue demostrado por los especialistas. El gasolinazo sólo favorece a las petroleras y no al pueblo. Si Evo quiere imponer un nuevo gasolinazo es porque obedece a las transnacionales que son las que quieren el gasolinazo. El país subsidia la importación de gasolina sólo porque YPFB no produce combustible y a las transnacionales no se les da la gana de producir gasolina en Bolivia. Porque hay suficientes zonas petroleras para explorar y explotar, ya descubiertas por YPFB antes de la capitalización. 

Por un Encuentro Nacional indígena, obrero y popular

Después del gran triunfo que significó la aprobación de la ley por el TIPNIS, con la marcha indígena y la movilización popular, es necesario frenar contundemente esta contraofensiva del gobierno para intentar imponer sus planes económicos, en un contexto de crisis mundial y exigencias redobladas de las transnacionales y la banca imperialista.
Dos veces el pueblo movilizado derrotó al gobierno en los últimos meses. Con el levantamiento contra el gasolinazo, y con el TIPNIS. Se mostró que la movilización unitaria puede triunfar.
Pero nos faltó y nos falta una centralización de la lucha, construir una agenda nacional, retomando la Agenda de Octubre, la lucha por la nacionalización sin indeminización de petroleras y transnacionales mineras, la industrialización para que haya trabajo para todos, la defensa de la tierra y territorio, la lucha por un salario digno acorde a la canasta familiar.
La COB se declaró en emergencia y convocó a un ampliado, ante el incumplimiento de los acuerdos de reactivación productiva y aumento salarial.
Está bien el ampliado, pero la COB tiene que estar a la altura de la circunstancias y convocar a los dirigentes del movimiento indígena, de la CIDOB y CONAMAQ a unirse convocando a un gran encuentro nacional de organizaciones obreras, populares, indígenas y campesinas, estudiantiles, para elaborar una Agenda Nacional, que tiene que partir de las demandas indígenas, de la demanda salarial y de la Agenda de Octubre, nacionalización sin indemnización de las transnacionales mineras e hidrocarburíferas e industrialización, única forma de lograr una real “reactivación del aparato productivo” que reclama la COB, así como la lucha por expropiar a los latifundistas, expulsando a colonizadores parasitarios como los menonitas y entregando toda la tierra de los actuales latifundios a los campesinos sin tierra y con tierra insuficientes para que produzcan alimentos para el pueblo y productos para una industria boliviana.
Llamamos a los sectores combativos como la COD de Oruro, la Federación Minera, a las Federaciones de Maestros combativas como la de maestros urbanos de La Paz, Cochabamba y Oruro, la de maestros rurales de La Paz, a los dirigentes populares independientes, como los sectores disidentes de la Fejuve de El Alto, a reclamar este Encuentro Nacional de Organizaciones populares o a convocarlo, de negarse la COB a hacerlo.