Páginas vistas en total

jueves, 21 de junio de 2012

Los Tiempos reproduce textos de la oficial ABI y de otras agencias sobre la acción protestaroria de las mujeres de policías y sargentos que sube de tono


Las esposas de policías, sargentos y uniformados de baja graduación tomaron el control de las instalaciones de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) en demanda de similar aumento salarial al que reciben los militares, la anulación de la Ley 101 que impide a los efectivos subalternos el derecho a la defensa y el debido proceso que garantiza la Constitución Política del Estado. A pesar del uso de la fuerza y gases lacrimógenos consolidaron la vigencia de la medida de presión en contra del Gobierno.
Tras 60 minutos de forcejeo y discusiones las esposas fueron gasificadas por los oficiales de la Policía lo que generó el enfrentamiento entre uniformados vestidos de civil, que apoyan las medidas de presión, contra los oficiales de la UTOP, destrozos de un vehículo y motocicletas. Los oficiales buscaron resguardar las armas de fuego y los equipos antimotines, no obstante fracasaron en su intento y el conflicto se desbordó.
Los policías que apoyaron a las esposas se encargaron de sustraer ese armamento y las granadas de gas. Al promediar las 13.30, el comandante de la UTOP, oficiales y suboficiales de alto rango fueron expulsados de esta instalación policial, quienes no lograron retomar el control de la principal unidad antidisturbios de la entidad verde olivo en el país.
La tensión se apoderó desde las 12.30 hasta las 13.45 en las instalaciones de la UTOP, situada en el primer perímetro de seguridad de la plaza Murillo. El presidente de la Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos, Clases y Policías (Anssclapol), Edgar Ramos, dijo que la calma violvió a esas dependencias y se logró el acuartelamiento de los efectivos, tal como lo hicieron ayer en el Distrito Policial 1, ubicado en la zona de San Pedro.
La dirigente de este sector Guadalupe Cárdenas dijo que estas tomas y los acuartelamientos en La Paz, Beni, Cochabamba, Sucre, Santa Cruz, Potosí y el resto del país, busca lograr una profunda reflexión en las autoridades del Órgano Ejecutivo y sobre todo en el presidente Evo Morales para lograr la nivelación salarial igual o similar a lo que perciben los sargentos y suboficiales de las Fuerzas Armadas.
"Las tomas se están dando en diferentes unidades del país, no estamos entrando para robar o dañar las instalaciones, lo que queremos es que los 33.000 policías se unan a la lucha para lograr el incremento ansiado, la eliminación de la Ley 101 y la jubilación al 100 por ciento", dijo.
Por su parte, el presidente de Anssclapol, Edgar Ramos, dijo que esta lucha por un mejor salario será hasta las últimas consecuencias: "Las medidas se ratificaron a nivel nacional… No hay motín, pero si existe malestar y acuartelamiento en todo el país, un número importante de policías ya no salió a patrullar, sólo operan grupos especiales. Esperamos que el Gobierno nos convoque para lograr el aumento salarial digno".
En tanto, los policías en la ciudad de Sucre se acuartelaron y evalúan tomar otras medidas de presión, mantienen contacto a nivel nacional con lo que sucede en la sede de Gobierno, Cochabamba, Santa Cruz, Beni, Potosí y Oruro. Lamentaron la incapacidad y subalternización al poder político del MAS por parte del comandante interino de la Policía, Víctor Maldonado, quien pretende dar de baja a los policías que asuman las medidas de presión.
El Alto Mando de la Policía se reunió por más de dos horas en Palacio Quemado con los ministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana y de Gobierno, Carlos Romero, pero al finalizar el encuentro nadie quiso hablar del conflicto policial.
COCHABAMBA: Las esposas de los policías de Cochabamba mantiene la toma de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) y otras instancias, exigiendo mejoras salariales y cuestionando la Ley 101 que les impide a sus esposos el derecho a la defensa y el debido proceso que garantiza la Constitución.
Masificaron la huelga de hambre que sostienen desde el martes pasado y anuncian radicalizar sus protestas con otras acciones para lograr la atención a su pliego petitorio. La dirigente de las esposas de los policías de baja graduación, Carmen Grájeda, confirmó la toma pacífica de la UTOP como una forma de sensibilizar a las autoridades de Gobierno y la masificación de la huelga de hambre con la apertura de más piquetes de ayunadoras.
"Nuestra lucha es por una vida más digna que le es negada  a nuestros esposos, quienes no pueden protestar por la rigidez de las normas de la institución; pero aquí estamos las mujeres para defender sus intereses y de nuestros hijos", dijo.
La dirigente dijo que las esposas exigen un trato salarial similar al que reciben los militares, quienes no enfrentan los riesgos y peligros que viven a diario los policías en tiempos de tanta inseguridad, piden el 100 por ciento de jubilación y la abrogación de la Ley 101, por ser atentatoria a la Constitución Política del Estado (CPE).
Grájeda también dijo que demandan el pago de un bono de riesgo, así como los militares reciben un "bono lealtad", ya que no saben si sus esposos volverán a sus casas en ataúd o sin brazos". Asimismo, exigen la derogación de la Ley 101, a la que consideran una "ley mordaza maldita" porque atenta contra sus derechos constitucionales.