Páginas vistas en total

viernes, 10 de agosto de 2012

hacer crecer su aparato político, para el copamiento de las instituciones, para esto sirve el Censo según el MAS. (El Día, SC)


¿Para qué sirve un censo? Sirve para construir más escuelas, para saberlas ubicar mejor, para saber si es necesario más hospitales o qué enfermedades atacar con mayor eficacia. Sirve para orientar a la gente sobre cómo producir más, para conocer las necesidades de la población en todos los sentidos y dirigir adecuadamente las acciones del Estado, de los sectores productivos, las empresas, las universidades y todos quienes tienen alguna responsabilidad de trabajar por el bien común. ¿Para qué quiere el Gobierno del MAS hacer el Censo del 21 de noviembre? La pregunta es absurda, puesto que todo, absolutamente todo lo que ha hecho el régimen gobernante desde que asumió el poder el 22 de enero de 2006, ha sido orientado únicamente para alimentar y hacer crecer su aparato político que ha copado la integridad de las instituciones republicanas. La justicia, el Congreso, la Policía, las Fuerzas Armadas, los sindicatos, las organizaciones de control y fiscalización, todo es usado en este momento para apuntalar y capitalizar el poder hegemónico. Que nadie crea entonces que en Censo va a tener otro sentido que no sea ese.

El Estado boliviano ha perdido complemente su vocación y su orientación destinadas a resolver los problemas de la gente, a gestionar respuestas eficaces contra la pobreza y organizar a la sociedad hacia la prosperidad individual y colectiva. Como en el pasado, el Estado sigue siendo un mero instrumento al servicio de unas élites que se dedican al saqueo y buscan la perpetuación en el poder. 

Lamentablemente entre quienes dicen ser opositores tampoco existe una conciencia clara sobre el verdadero propósito que debe cumplir un censo. Unos pelean por más representación política, otros buscan una repartija de recursos más conveniente para su región o para su municipio, todo dentro de una lógica funcionaria que de la misma forma que lo hace el centralismo, puja por la acumulación de poder y recursos que se acaban en la burocracia y en la reproducción de las élites dominantes. Existe muy poca conciencia sobre la necesidad del cambio de rol del Estado, cuya función es estimular la prosperidad social y no quedarse en el papel paternalista que acumula y reparte.

Es obvio que las preguntas engañosas, la creatividad con la que se inventan etnias y se excluyen categorías culturales tan importantes, buscan cómo hacer un mal dibujo del país con el objetivo de mantener vigente no sólo el nuevo stablishment configurado a partir del 2006, sino también perpetuar el modelo de Estado centralista, la mentalidad rentista de la población y por sobre todas las cosas, seguir sacándole provecho a la patraña indigenista que, como se ha comprobado, se ha vuelto multiuso, pues sirve para mantener una sublime imagen internacional, para dividir a la ciudadanía, para confrontarla y más que nada, para configurar un neocolonialismo interno que viola los derechos humanos y amenaza con trastocar definitivamente el perfil del Estado boliviano con fines muy oscuros. La instrumentalización del Censo tiene muy poco que ver con la búsqueda de respuestas al desarrollo material y humano de Bolivia. Es una herramienta más de los que buscan de manera enfermiza acrecentar su poder. Naturalmente es una gran oportunidad perdida para el país de buscar el verdadero camino para salir de la pobreza.
Las preguntas engañosas, la creatividad con la que se inventan etnias y se excluyen categorías culturales tan importantes, buscan cómo hacer un mal dibujo del país con el objetivo de mantener vigente no sólo el nuevo stablishment configurado a partir del 2006, sino también perpetuar el modelo de Estado centralista.