Páginas vistas en total

lunes, 19 de noviembre de 2012

"Chenk`o. Chamuchina" caos, confusión. el Censo está resultando la "manzana de la discordia", Marianela Montenegro nos ofrece un cuadro a pocas horas del suceso


A menos de 24 horas, de la realización del Censo Nacional de Población de Vivienda 2012, lo que ningún opositor, medio de comunicación o analista podía prever es que las poblaciones masistas se agarren a dentelladas y obstaculicen uno de los mecanismos indispensables para la planificación de las políticas públicas de Estado. Actitudes que ponen en evidencia dos elementos, la falta de credibilidad en lo que vaya hacer el gobierno con esos datos y la forma irresponsable en la que se esta encarando
Primero fue el lio limítrofe entre Oruro versus Potosí, después comenzaron los regionales entre Colomi versus Villa Tunari; Ivigarzama versus Chimoré; Yacuiba versus Villa Montes y como una impresionante mancha de aceite las disputas regionales se multiplicaron. Todo esto a efecto de lo que el partido de gobierno viene pregonando en el área rural: “mas gente igual a mas recursos y mas escaños parlamentarios.
Algo digno de análisis, las poblaciones citadas, especialmente las situadas en la provincia Chapare de Cochabamba están consideradas como reductos masistas inexpugnables, donde la figura y carisma de Juan Evo Morales Ayma tenía un respaldo unánime. Ahora esos masistas se olvidaron de la veneración a su Jefe Supremo y se agarraron a dinamitazos, bloquearon la carretera entre Cochabamba y Santa Cruz (principal infraestructura vial de Bolivia) y pusieron a Bolivia en la mira internacional como un país ingobernable.
En los seis años y medio de poder de Evo Morales, la carretera que atraviesa la zona del Chapare nunca había sido bloqueada, además, el conflicto entre Colomí-Villa Tunari determinó el retorno pronto del presidente de Cadiz (España), donde participaba en la Cumbre Iberoamericana.
Desde hace días Morales había pedido por todos los medios que los conflictos de límites sean tratados después del censo “Algunos municipios, están con amenazas de movilización, de emergencias; se equivocan. Repito, temas (de) límites después resolveremos. Hay que garantizar el censo en bien de sus pueblos y en bien de todo el pueblo boliviano”, expresó en la pasada semana en la población beniana de San Ramón.
“Las transferencias que vienen del Tesoro General (de la Nación) depende de cuánta población tiene ese municipio. Entiendo perfectamente que algunos alcaldes quieran invadir a otro municipio para tener mayor territorio por tanto más población y tener más plata, (pero) eso se decidirá después (del censo)”, insistió el Mandatario.
En el fondo de toda la cuestión subyace el aspecto económico. Desde la Ley de Participación Popular, dictada en 1996, en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada a la de Coparticipación Tributaria con recursos del Impuesto Directo de los Hidrocarburos, un habitante es un recurso financiero
“En algunos municipios hay enfrentamientos  de límites y porque hay conflictos de límites algunos alcaldes o algunos dirigentes dicen (que) no nos vamos a hacer censar, vamos a quemar las papeletas o las boletas del censo; si hacen eso sólo están perjudicando a su pueblo”, dijo Morales.
Bolivia tiene 239 municipios y existen 105 conflictos limítrofes, entre municipales y departamentales, según información del Ministerio de Autonomías. El primer mandatario reconoció que el censo, al implicar la futura distribución de recursos según la población de cada región, de alguna manera reactivó los conflictos de límites. Pero también se comprueba que los más angurrientos son los alcaldes y dirigentes vecinales masistas que se vienen peleando a dentelladas por los recursos.
Los municipios en conflictos con otro serán censados con el código cero, que significa que la asignación demográfica queda pendiente hasta que esas zonas en conflicto resuelvan su diferendo. A este mismo procedimiento pueden adherirse otros municipios que tienen críticas a la cartografía. De los 339 municipios existentes, 314 no tienen sus límites completamente definidos y de ese total solo un porcentaje que no llega al 10 por ciento amenazó con las movilizaciones frente al censo
La nueva Ley de Delimitación de Unidades Territoriales es la que fijará en definitiva los limites departamentales, provinciales y regionales. Pero algunos no pudieron esperar vienen obstaculizando la realización del citado censo por falta de credibilidad del gobierno, hecho que no se dio en el último censo del 2001.