Páginas vistas en total

domingo, 3 de febrero de 2013

José Gramunt desgrana uno tras otro "los problemitas" que según Evo, le provoca la derecha para debilitar a su Gobierno plara humillar y perjudicar su proyecto "Bolivia cambia. Evo cumple"


El Sr. Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, el jueves pasado denunció que, tanto la derecha nacional como la internacional están sembrando algunos “problemitas” con la intención de debilitar al gobierno masista y que tratan de humillar y perjudicar el gran proyecto de “Bolivia cambia. Evo cumple”.
“Problemitas”, que el mismo Presidente señaló, aunque muy brevemente. Entre ellos, la rebeldía de los pueblos originarios del TIPNIS. Tipnistas los llamó el Sr. Presidente, permitiéndose así crear un nuevo vocablo para aumentar el número de palabras registradas en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua Castellana.
¿”Problemita” el proyecto de construcción de una un carretera que cruzará el parque ecológico Isiboro-Sécure? ¿Problemita la invasión depredadora de los parques naturales? Los invasores protegidos por el Gobierno sí que merecen un calificativo muy poco honroso como es el de cocaleros.
¿Problemita la red de extorsionadores, abogados, jueces y fiscales que operaban desde los despachos de ciertos ministerios y que, una vez encarcelados algunos supuestamente culpables, han pasado a ser una historieta de la que ya nadie habla, gracias a las maniobras distractivas que suele practicar el Gobierno cuando prevé la amenaza de una campaña de desprestigio? Así que el olvido de las extorsiones le hace un favor a los ministros que fueron señalados como posibles aliados de los delincuentes.
¿Problemita la derrota de la bella Jessica en las elecciones para gobernador del Beni, a pesar de los millonarios recursos que don Evo derrochó en la campaña electoral a favor de la mencionada ciudadana Jordán? Jordán, con acento en la a, que sería la identidad boliviana de la candidata, o Jordan sin acento, que sería la versión inglesa de la misma persona.
¿Problemita la aparición del empresario judeoamericano Jacob Ostreicher sospechoso de lavar dinero negro?
¿Problemita la desconfianza en los resultados del Censo de Población y Vivienda 2012, recogidos manualmente y no por medio de la depurada tecnología, tal como se nos prometió, de tal manera que el empadronamiento no asegura el número real de las personas que habitan este país?
¿Problemita la repartija de dinero y de curules parlamentarios, asignados a tanto por habitante?
¿Problemita la amenaza permanente de los choferes, siempre listos a bloquear caminos así como a obligar a los ciudadanos a ir de casa al trabajo, mitad a pie, mitad andando?
¿Problemita, tan sólo problemita, la tozudez del presidente chileno, Sebastián Piñera que se niega a restituir a Bolivia, a cambio de gas, el mar cautivo?
Por lo dicho hasta aquí, a Don Evo, los problemitas, que yo llamaría problemazos, no le impiden gobernar. Bolivia cambia, Evo cumple. Sin duda es un hombre de suerte. Sólo que la derecha, contumaz, le crea problemazos con el fin de que él no pueda cumplir lo que le queda por hacer, como ha prometido.