Páginas vistas en total

martes, 15 de abril de 2014

Juan León Cornejo "más son sus disparos a sus pies, Evo no acierta con sus consignas a la mala para doblegar al disidente" el caso de los ex-funcionarios y el Raúl, "El tiro por la culata" se impone el Control Remoto", el libro no el método

Empeñado como está el presidente en su nueva campaña electoral, que en realidad comenzó  en el 2006, tal vez le convendría un minuto de respiro. Porque mientras más se empeña en ganar adeptos y mostrar que todo está bien, más son los tiros que su gobierno se dispara al pie por la absurda pretensión de imponer consignas a la mala para doblegar la disidencia con el solo argumento de la fuerza que permite detentar algún nivel de poder político.

Por ese camino, el resultado final es siempre adverso, por mucho que satisfaga el gustito inicial de suponer que se doblegó al adversario. El poder político es siempre coyuntural. Y si no se lo aplica con inteligencia, es también perjudicial.

Ahí está el ejemplo de las últimas horas en el penal de Palmasola, en Santa Cruz.  Exfuncionarios del gobierno denunciaron que fueron golpeados por encapuchados para atemorizarlos a fin de que se abstengan de presentar pruebas sobre manipulación política de la justicia. Además de golpearlos se les requisó y secuestró todos los papeles que tenían en sus celdas.

A la mala, no hubo caso. Lejos de amedrentados, están más bien decididos a presentar denuncias que, por anticipado, no necesitan ya prueba de veracidad. La golpiza y el atropello a sus derechos prueban que hay gente que teme lo que puedan decir. El que nadie tiene, nada teme, dice el refrán popular que el presidente repite con relativa frecuencia.

Más allá del atropello abusivo e inconstitucional, el intento fue estúpido. Pretender encontrar en las celdas documentos o pruebas que avalen esas denuncias es absurdo. Dadas las características del sistema carcelario, que los ahora damnificados conocen muy bien, no hay que ser muy inteligente para suponer que no guardan consigo nada de valor. Y creer que todo pasará desapercibido es también tonto. Basta un celular para tomar fotos y filmar. Sobre todo cuando hay cicatrices que no dejan los pétalos de rosa. La consecuencia era lógica. "Lo único que están logrando, dijo uno de los golpeados,  es refrescarnos la memoria y si antes hablábamos de 40 casos, ahora podremos hablar de 100 o más". ¿Otra perlita?.

El afán absurdo de desmerecer la investigación de los medios de prensa "paraestatales" de Raúl Peñaranda, La idea de los acólitos del gobierno -entre ellos su ministra de comunicación- de restarle mérito profesional porque nació en Chile fue bastante estúpida. Los ataques previos prueban que pecado tienen quienes tanto temen lo que dice el libro, que se agotó en su presentación. A la mala, no hay caso. El uso del poder para imponer, golpear, perseguir, amedrentar, rebuscar argumentos políticos, económicos, administrativos, étnicos o de fanatismo nacionalista para avasallar al adversario es siempre negativo. Y ya que nos miramos en espejo ajeno, ahí está lo que le ocurre a Nicolás Maduro en Venezuela.