Páginas vistas en total

domingo, 11 de mayo de 2014

excelente crónica Pablo Ortiz de El Deber. muy completa. Percy Fernández "El toca culo"entre otros adjetivos recorrió la noticia y provocó escándalo a nivel global. veamos su origen y el desenlace en la acusación. el final, está por verse. son las mujeres las más activas y las más ofendidas.

Al principio fue un hecho más. Al mediodía del 30 de abril, un canal tituló: Otra de Percy Fernández. La imagen debajo del sello de pantalla muestra a una mujer que está por sentarse al lado de un hombre mayor. El hombre, Percy Fernández, la saluda con un beso y comienzan las quejas. “Me da un beso y me hace comer su pelo”, dice, mientras pone la yema de los dedos de su mano izquierda sobre el muslo de la mujer, sobre la humanidad de Mercedes Guzmán, reportera de la Red Uno. Pronto, la mano se abre y rodea el muslo. Guzmán ríe, nerviosa. Su mano solo alcanza para sujetar el dedo índice de Percy Fernández, del alcalde. Forcejea, se libera y el hombre vuelve a quejarse. “Déjeme que la agarre, tacaña. Tacañera es eso”. Ella trata de cubrirse, de ocultarse debajo de una hoja de papel apenas más grande que su mano, de evitar un nuevo toque. La risa nerviosa se ha convertido en una mueca. Ahora la risa se oye, ya no se ve. Viene de fuera del cuadro, de los militantes, que festejan la ‘hazaña’ del alcalde. 



Al principio era Otra de Percy Fernández. El video circuló por WhatsApp para risa de algunos, al igual que se había difundido la imagen del alcalde besando por la fuerza a una ingeniera, tocando a la concejala Desirée Bravo, a la exsecretaria de Gestión Ivonne Satt o a las candidatas a Miss Santa Cruz que lo visitaron en abril de 2013. No había víctimas. Bravo había dicho que le acomodó la chompa y Satt que le tocó la cartera. Las mises nunca dijeron nada.
Era solo Otra de Percy, hasta que surgió una víctima y una amenaza. Mario Antonio Espíndola Bernal, el esposo de Mercedes Guzmán, se sintió ofendido. “Tiene máximo hasta mañana para disculparse públicamente con mi esposa y mi familia. Voy a demostrarle que el dinero y el poder coyuntural político es nada a la hora de hacerse respetar”, escribió en su estado de Facebook y todo comenzó a cambiar. Había una víctima, por más que sea un esposo herido en su honorabilidad.
Internet y sus demonios“La culpa, el sentimiento de culpa, las mujeres lo llevamos en la sangre”, dice la mujer de rostro grácil y formas alargadas. Es lunes 5 y todo parece haberse diluido. Percy Fernández ya no es tema del momento en las redes sociales y acaba de difundir un video en el que se disculpa, acaba de cumplir el mandato del esposo ofendido. Por la tarde, la diputada Marcela Revollo había presentado una demanda por abuso deshonesto, una figura legal eliminada del sistema jurídico boliviano, y la gente, en las redes, se preguntaba por qué Mercedes Guzmán no le había dado un sopapo a su agresor. 

“La víctima tiene temor a decir no, no me toqués -dice la mujer de rostro grácil y formas alargadas-, tiene miedo a denunciar cuando sufre violencia, porque la revictimiza”. Ella es parte de Agitadoras sociales, un grupo de jóvenes que acaba de convocar a una marcha denominada Movilización contra el fenómeno perciano y demás metemanos. Otra mujer, menuda, de pelo resguardado detrás de una pañoleta, dice que Fernández es un personaje en posición de poder que cree que puede tocar, besar a la fuerza a las personas que considera inferiores. “Tiene la autoridad, la ventaja, el derecho que cree que le da ser hombre, ser alcalde, ser poderoso, ser macho”, agrega. 
Ellas saben que se enfrentan a una persona aceptada, admirada, por cuatro de cada cinco habitantes de esta ciudad. Lo viven, lo respiran en la calle. A la joven de la pañoleta un vecino le dijo: “Uh, bah, pero qué es una manito”. En el perfil de Facebook de Agitadoras sociales, los partidarios de Fernández lo pintan como el último camba auténtico, como una especie en peligro de extinción al que hay que sacarle cría: lo ven como un patriarca.
Salir a floteEn otro video, en el de disculpas, Fernández dice: “Nunca ha sido mi intención ofenderla, ni lo he hecho. Pido disculpas reiteradas a usted y a toda su familia”. Eso fue suficiente para calmar la amenaza de presentar una demanda de acoso sexual hecha por el esposo de la periodista. También bastó para que dos abogados reconocidos dijeran que la demanda por acoso sexual contra el acalde ya no prosperaría en la justicia. Incluso el fiscal de Distrito de La Paz opinó igual al recibir la denuncia de Revollo. Solo las abogadas mujeres piensan lo contrario y creen que Fernández debe ser condenado a una pena de entre cuatro y ocho años de cárcel por el delito de abuso sexual. Eso, tal vez, fue lo que hizo que el alcalde trate de disculparse dos veces y acepte los términos impuestos por Espíndola.

Arleti Tordoya, encargada de la oficina de apoyo jurídico de Mujeres Creando Santa Cruz, explica que la Ley 348 convierte el acoso sexual en un delito de acción pública y, por lo tanto, debe ser investigado de oficio por la Fiscalía. “Acosó públicamente a una mujer. Es una autoridad y creemos que lo público también refleja lo privado y que es probable que el mismo manejo cochino lo haga en la administración pública. Es posible que haya más mujeres vulneradas en sus derechos laborales”, señala Tordoya.
Es jueves 8 y en el garaje de la Unidad de Víctimas Especiales de la Fiscalía, Guadalupe Pérez, de Colectivo Rebeldía, le grita a un funcionario que no saldrá de allí, le exige que le hable con respeto. Ella es parte de la Plataforma de Lucha Contra la Violencia a la Mujer y acaba de presentar una querella contra el alcalde por abuso sexual. No es la primera vez que la plataforma denuncia al edil, ya lo hizo cuando ocurrió el incidente con Bravo, pero ella nunca se consideró víctima. Guzmán sí se considera víctima, pero asegura que no confía en la justicia boliviana. “A la justicia no se le pide perdón, que lo perdone Dios. Los hechos quedan y las víctimas quedan”, dice Pérez.

Teresa Torrico, la abogada que firma la demanda, explica que la Constitución protege a la mujer y que la Fiscalía debe cumplir con su trabajo y juzgar a Fernández, mientras Pérez grita detrás de ella: “¿Qué espera la Fiscalía para aplicar la ley, que muera otra periodista?”. La Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia fue agilizada en marzo de 2013 luego de que Hanaly Guaycho fuera asesinada durante el Carnaval por su esposo, el policía Jorge Clavijo. Ellas, las denunciantes, no quieren que Mercedes Guzmán sea otra víctima más, quieren que sea la última 
  Acoso sexual (Ley 348) 
Inciso I. La persona que valiéndose de una posición jerárquica o poder de cualquier índole hostigue, persiga, exija, apremie, amenace con producirle un daño o perjuicio cualquiera, condicione la obtención de un beneficio u obligue por cualquier medio a otra persona a mantener una relación o realizar actos o tener comportamientos de contenido sexual que de otra forma no serían consentidos, para su beneficio o de una tercera persona, será sancionada con privación de libertad de cuatro (4) a ocho (8) años. 
Inciso II. Si la exigencia, solicitud o imposición fuera ejercida por un servidor público en el ámbito de la relación jerárquica que ostenta, será destituido de su cargo y la pena será agravada en un tercio.
Las redes sociales fueron el catalizador del descontentoPercy Fernández fue, de muchas formas, trending topic (tema del momento) en Twitter y Facebook. La etiqueta #PercyElSucio, #PercyMosca, #RechazoALosPercyMoscas y otros, se encargaron de enlazar el rechazo cosechado por el alcalde. En YouTube, el video colgado en la cuenta de EL DEBER recibió más de 300.000 visitas en una semana y su visualización se duplicó entre el miércoles y el jueves. Eso coincidió con las notas sobre el incidente publicadas por El País de Madrid, Clarín y La Nación de Argentina. En este diario llegó a ser la tercera noticia más leída durante el miércoles.

Para la experta en redes sociales Karen Saavedra, las redes sociales se convirtieron en catalizadores del descontento social que generaron las acciones de Percy Fernández. Mientras este descontento creció, el video y la molestia se hizo viral y se convirtió en noticia internacional de importancia.
“El alcalde pulpo, el alcalde tocaculos, el alcalde manolarga”, fueron algunos de los títulos con los que CNN, El País, The Clinic y Clarín trataron la noticia.
En los comentarios en los medios electrónicos el rechazo a Fernández es mayoritario y no entienden cómo la ciudad más grande, próspera y progresista de Bolivia tenga una autoridad así y la haya relegido cuatro veces. Hasta allí también han llegado los seguidores del alcalde, que lo defienden a capa y espada en duelos verbales.
  DETALLES 
UN DELITO QUE CUESTA QUE  LAS MUJERES DENUNCIENEl miedo y lo cultural se confabulan para mantener el delito de acoso sexual fuera de los juzgados. En Mujeres Creando no hay casos.
Solo se lo asume en el campo laboralSegún Arleti Tordoya, en la oficina de Mujeres Creando no se reciben denuncias por acoso sexual. Sólo llegan afectadas por este delito cuando el acoso se da en el ámbito laboral y pone en riesgo la fuente de trabajo. En la Casa de la Mujer, no se tipifica este delito, pero se registra una denuncia de abuso sexual cada dos días.
El protagonismo de la redEl esposo de Guzmán cree que las redes sociales han demostrado que son un canal importante para manifestarse en el mundo. Cree que los líderes políticos que se creen poderosos ya no pueden hacer de las suyas.
El alcalde no respondió un cuestionarioEl lunes 5 de mayo Séptimo Día envió un cuestionario para al alcalde, a través del correo electrónico de la secretaria de Parques y Jardines. Las preguntas planteadas no fueron respondidas hasta el cierre de  la edición de este suplemento. Las preguntas todavía aguardan respuestas para ser publicadas.
  ENTREVISTA  “Las autoridades deben actuar de oficio”Mario Antonio Espíndola - - Esposo de Mercedes Guzmán --Salió en defensa de su esposa y consiguió que el alcalde presente dos veces sus disculpas. En las redes sociales recibió mucho apoyo, y solo las feministas critican el hecho de que hayan sido ‘dos machos’ los que se pusieron de acuerdo sobre la dignidad de una mujer.

 ¿Por qué cree que el posible acoso hacia su esposa generó esta repercusión y no quedó en nada como otros hechos?Primero, la firmeza con la que se le pidió las disculpas publicas. Segundo, somos periodistas con trayectoria y tenemos muchos amigos que están con nosotros y se reflejó en las redes sociales y los medios de comunicación. Por último, la acción de irrespeto para con Mercedes fue evidente.

 ¿Qué creé que hizo que Percy le conteste dos veces?
Una vez que hice público en el Facebook mi indignación, el apoyo y la repulsa contra Percy fue un tsunami, el acto bochornoso y la falta de respeto a la dignidad de Mercedes fue reflejado de inmediato con mayor fuerza incluso a nivel nacional e internacional. Creo que esos aspectos le hace pensar a cualquiera dos veces para no seguir cometiendo errores.

 ¿Qué cree que hizo diferente el caso de Mercedes?
Supongo que el fenomenal apoyo que recibimos. Se han comunicado de diferentes partes del mundo con la idea de parar de una vez por todas este tipo de abusos contra la dignidad de la mujer, ademas de la firmeza con la que le reclamamos la satisfacción pública.

 ¿Cómo ve las demandas contra el alcalde?
Las ofensas a la dignidad de las personas en general deben tener una sanción de la justicia y las autoridades deben actuar de oficio, para eso están.